domingo 17 de marzo de 2019 - 12:00 AM

El siguiente

Avanza la pugna por la postulación demócrata de cara a las presidenciales de 2020. El partido opositor al gobierno de EE.UU. debe cerrar filas para evitar que Donald Trump repita en la Presidencia.

Con las elecciones presidenciales en Estados Unidos a la vista, la carrera por la nominación demócrata para arrebatarle la Presidencia al republicano Donald Trump, el próximo año, no da espera.

Caras conocidas, políticos consagrados o de amplia trayectoria y nuevas apuestas jóvenes, entre ellas varias mujeres, aparecen del lado demócrata, donde el nombre de Bernie Sanders, el alma liberal del partido, cada vez toma más fuerza.

Otros candidatos, bien posicionados, son el exvicepresidente Joe Biden, la congresista progresista Elizabeth Warren y la senadora de California Kamala Harris, quienes han demostrado que pueden convencer a votantes de un espectro político amplio.

Pero lo cierto es que, aún no hay una figura que posea una ventaja clara, lo que sugiere que será una batalla muy competitiva y larga en pos de la postulación demócrata.

El objetivo será buscar la manera de enfrentar el estilo avasallador de Trump en el escenario público.

Tras la dolorosa derrota de Hillary Clinton en 2016, frente a Trump, nominar un candidato creíble y viable que apele a la mayor diversidad posible de votantes será la fórmula ganadora, coinciden los analistas.

No hay que olvidar que en 2016 los demócratas cometieron el error de subestimar a Trump y 2020 ya está muy cerca como para esperar.

Además, un temprano aviso de que van en la dirección correcta fue la derrota republicana en las elecciones de medio término, en noviembre de 2018, cuando los demócratas retomaron el control de la Cámara de Representantes.

Lea además: Trump ya no se manda solo

Al respecto, Camilo Enciso, experto internacionalista de la Universidad del Rosario, opina que Biden tiene más chance que el socialista Sanders, aunque señala que este último demostró ser una candidato fuerte en las pasadas elecciones cuando se enfrentó a Hillary Clinton.

Como se recordará, el senador de Vermont puso contra las cuerdas no solo a Clinton, sino al propio “establishment” demócrata en 2016.

Sin embargo, reconoce que el problema de la nueva candidatura de Sanders, “es que no tiene la capacidad de recoger una parte muy significativa de los votantes demócratas, republicanos e independientes que están hastiados con Trump, su agenda y estilo de gobierno, y que se ubican más hacia el centro”.

La apuesta

Por tal razón, Enciso dice que la apuesta es por un candidato demócrata, mucho más moderado, “pero anclado firmemente en los valores liberales, como Joe Biden, parecería ser un candidato mucho más fuerte”.

A su modo de ver, el partido Demócrata necesita una buena combinación de sangre nueva con personas más experimentadas.

“El Congreso tiene una buena renovación gracias a las últimas elecciones, pero eso tiene que ir respaldado con liderazgo y experiencia desde la Casa Blanca”, subraya.

Bernie Sanders está esperando aprovecharse de este fenómeno de las próximas elecciones presidenciales que son atípicas, pero no en el sentido de su periodicidad, sino de que no se ajustan a las reglas tradicionales de la política, explica por su parte, Diego Cediel, analista político.

Incluso, repara en el hecho de que Sanders ha entrado en ciertas discusiones con la familia Clinton y naturalmente con el expresidente Barack Obama por el rescate a Wall Street, y “su intención de ser candidato correspondería a subirse a los fenómenos de decisiones políticas insospechadas e inesperadas, como lo fue el mismo Trump” en su momento.

Haciendo eco al ‘efecto Trump’, The Washington Post’ ha asegurado inclusive que todo el mundo está pensando en presentarse a la Presidencia de EE.UU., teniendo en cuenta que un magnate inmobiliario y expresentador de un ‘reality show’ sin experiencia política pudo hacerse con la Casa Blanca.

Respuestas insospechadas

“Sanders quiere colgarse a esas respuestas políticas insospechadas, es decir, ya no hacen parte de las proyecciones que los grandes medios hacen, sino que ahora vienen sobretodo justificadas y trabajadas desde las redes sociales, el voz a voz, las cadenas de información, que incluso pueden utilizar fake news y elementos de pos verdad”, describe el analista político.

No obstante, Cediel resalta que el candidato a elegir tiene que ser alguien con un carisma, carrera política muy afecta a los expresidentes del partido Demócrata.

Aunque reconoce que también el partido Demócrata va a apostar por un candidato que rompa esos esquemas, así como lo hizo Trump con los republicanos.

“El partido Demócrata puede dar esa imagen, esa impresión, porque precisamente eso ayudó a la elección de Trump, no era un política tradicional, él decidió entender y recoger una serie de descontentos con los políticos y los partidos tradicionales y forjar un discurso en ese sentido y le resultó”, afirma Cediel.

Error: estrategia anti-Trump

Si bien aún es muy temprano para hablar de candidatos, Fabián Gamba, docente de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad de La Salle, identifica varios políticos que suenan en la liza demócrata para derrotar a Trump en las urnas, como Sanders, Harris y Biden.

Además, señala que existen otros nombres que se barajan, e incluso, indica que no hay una noción clara de que si Hillary Clinton se va a postular, pero recalca que la importancia que están teniendo las mujeres y sus resultados en las legislativas pasadas, podría pensarse en opciones nuevas y progresistas.

Igualmente advierte que en medio de esta lucha por la nominación demócrata se puede caer en el error de “montar unas campañas donde el centro sea oponerse a Trump”.

Basa su argumento en que, particularmente en Estados Unidos cuando las campañas se hacen para oponerse a quien está presidiendo el gobierno, “lo único que se logra es elevar el potencial político de quien está gobernando”.

Lo que, en este caso, significaría que se terminaría virtualmente garantizando la reelección de Trump.

También le puede interesar: El muro que encerró la política de Estados Unidos

Momento interesante

Entonces, resulta obvio que los demócratas se enfrentan a un momento bien interesante porque tienen que empezar a proponer temas centrales para el país, advierte Gamba.

Así pues, agrega que tendrán que empezar a hablar de cuál será su visión del tema migratorio o cuál será su visión del tema de relaciones internacionales o de economía.

Por otro lado, insiste en que una pregunta que será permanente durante mucho tiempo en este escenario de elecciones presidenciales, es qué va pasar con Cuba y los bloqueos comerciales.

Finalmente, Gamba destaca que los demócratas deben aprovechar el momento actual, ya que se encuentran ante un buen panorama, y deben ser estratégicos en cómo elegir a quien los va a representar de cara a unas elecciones presidenciales que están a la vuelta de la esquina.

“Una figura que divide, no aglutina”
La figura de Bernie Sanders es desgastada, ya le conocen su pasado, tiene muchos frentes de ataque, se ha radicalizado en sus posiciones, especialmente durante el segundo periodo de Barack Obama, sostiene el analista político Diego Cediel.
Según él, el futuro candidato demócrata ha de ser “una figura que aglutine y no que divida, Sanders divide mucho y tiene muchas resistencias por su radicalidad”.
De hecho, Cediel estima que Sanders incluso, ha sido muy reacio a las sanciones contra Venezuela y a las negociaciones con los regímenes con Irán y Corea del Norte. “Entonces, es un candidato que bien puede llamarse el de la izquierda radical de Estados Unidos, que en el escenario político estadounidense, puede llegar a ser congresista como ha sido su carrera, pero no llegar a ser Presidente”, concluye el experto.
Fabián Gamba, docente de la Universidad de La Salle
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad