miércoles 08 de julio de 2020 - 12:00 AM

“Gripecita”, así vio Bolsonaro la COVID-19 que ahora le infecta

Desde que habló por primera vez sobre el coronavirus en marzo, Bolsonaro acumula declaraciones polémicas sobre el virus, que han chocado con varios gobernantes regionales y han provocado la salida de dos ministros de Salud.
Escuchar este artículo

Gripecita”, “histeria” o “sobredimensión de su poder destructor”. Así ha calificado el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, el impacto del coronavirus, el patógeno que ha contraído y ha infectado a más de 1,5 millón y matado a más de 65.000 personas en ese país.

Bolsonaro, uno de los pocos líderes mundiales que han restado importancia a la pandemia, anunció ayer que es positivo y ha comenzado a ser tratado con cloroquina, un medicamento cuya efectividad cuestiona la comunidad médica.

Lea además: Una pandemia que pasa factura al populismo

El dirigente, quien dice haber sentido síntomas leves de la dolencia, había comunicado en marzo pasado que las tres pruebas que se realizó entonces le dieron negativo.

Al mandatario ultraderechista se le ha visto en los últimos cuatro meses saltarse las recomendaciones médicas de distanciamiento social en varias ocasiones, provocando aglomeraciones con la participación en manifestaciones a su favor.

Ha pedido el fin del confinamiento para no perjudicar a la economía, e incluso ha vetado el uso obligatorio de mascarillas en comercios, iglesias, escuelas y cárceles en Brasil, el segundo país del mundo más azotado por la pandemia.

“Confieso que creí haberlo contraído hace unos meses” debido a su “dinámica actividad” y “permanente contacto con el pueblo”, dijo el mandatario, quien agregó que se siente “perfectamente bien” y que ya se trata con cloroquina, un antipalúdico cuya eficacia contra el coronavirus defiende pese a las dudas que existen en la ciencia.

También dijo que los síntomas son “leves”, que se comprobó con una radiografía que sus pulmones “están limpios” y subrayó que se siente “sin pánico”, aunque respetará los “protocolos” de la cuarentena en su residencia oficial durante las próximas dos semanas, pues “valen para todo ciudadano”.

Críticos y opositores del presidente brasileño le desearon ayer una pronta recuperación, pero le aconsejaron que reflexione sobre la prevención y cuidados ante la pandemia. También la Casa Blanca le deseó una “rápida recuperación” a Bolsonaro, estrecho aliado del mandatario estadounidense, Donald Trump.

$!“Gripecita”, así vio Bolsonaro la COVID-19 que ahora le infecta

El virus crece, pero baja letalidad

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, subrayó ayer que la pandemia se está acelerando, como muestra el creciente número de casos diarios, aunque se ha estabilizado su letalidad, ya que “muchos países han logrado reducir el número de muertes”.

“Se tardaron 12 semanas (los tres primeros meses de 2019) para alcanzar 400.000 casos de COVID-19, y sólo el pasado fin de semana ya hubo ese mismo número de nuevos casos en el mundo”, ejemplificó Tedros. Las cifras, añadió, muestran que “claramente no se ha alcanzado el pico de la pandemia”.

$!“Gripecita”, así vio Bolsonaro la COVID-19 que ahora le infecta
Dato
El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, informó ayer que dio negativo a la prueba de coronavirus, requisito para viajar a Washington y poder reunirse con Trump.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad