miércoles 16 de diciembre de 2020 - 12:00 AM

¿Qué le depara a la causa opositora en Venezuela?

El objetivo de lograr la transición y elecciones libres se ha quedado en el camino, mientras la oposición sigue dando la pelea por mantenerse a flote como alternativa de cambio en un país en crisis.
Escuchar este artículo

¿Qué sigue? Es la pregunta que ronda en el ambiente después de la consulta popular convocada por la oposición, en la que durante cinco días 6,4 millones venezolanos rechazaron las elecciones legislativas del pasado 6 de diciembre y la continuidad del gobierno de Nicolás Maduro.

Si bien una mayoría de venezolanos ha dejado claro su hastío y descontento con el gobierno chavista en el marco de esta consulta que se cerró el pasado sábado con una votación presencial, también es evidente una indiferencia de la otra mitad del país que no votó.

Y así quedó reflejado en los datos de participación: la oposición perdió 1.933.758 votos respecto a las elecciones legislativas de 2015, cuando obtuvo 7.728.025, que la llevó a presidir un Parlamento con amplia mayoría en cabeza de Juan Guaidó.

Además: Elecciones en Venezuela: La “farsa” de la legitimidad

Para muchos la consulta, que no tiene carácter vinculante ni validez como proceso electoral, deja más dudas que certezas.

Jaime Rendón, director del Centro de Estudios e Investigaciones Rurales de la Universidad de La Salle, observa una Venezuela que está en una encrucijada: entre una oposición que no transciende y un gobierno que no va para ningún lado, y por el contrario se profundiza más la crisis política, social y económica del país.

En su opinión, los resultados electores de este mes lo que muestran es un cansancio en la población venezolana, no solo frente al régimen, sino frente a una oposición que está dividida y plantea propuestas intranscendentes para lo que debe ser la solución política a una crisis que se torna inaguantable.

“Esto va a llevar a la gente a que salga a las calles a protestar, a pesar de la represión”, sentencia Rendón.

Sobre el papel de la comunidad en este contexto, considera que está dividida en torno a Venezuela, lo cual le resta fuerza a la causa opositora.

Para él es un hecho que los venezolanos reclaman caras nuevas, opciones distintas.

“La gente quiere nuevos liderazgos y nuevas condiciones políticas, ni Guaidó ni otros líderes de oposición son una carta confiable para la población venezolana, y obviamente tampoco lo es el régimen”, insiste el docente de la Universidad de La Salle.

Es más, pone de ejemplo el hecho de que la oposición liderada por Guaidó y Leopoldo López hiciera una apuesta por la abstención en las legislativas del 6 de diciembre, la cual puede leerse de varias maneras.

O que la gente no tuvo miedo de las amenazas del gobierno de Maduro, o que se siente cansada de la oposición y sus líderes, que son percibidos como un espectro político que no avanza y no propone, explica el experto.

Lea también: El dilema entre el boicot o medirse a Maduro

Esta situación, advierte Rendón, va a conducir a que las condiciones internas de Venezuela se sigan deteriorando el próximo año, sin una solución a la vista. Y mientras, la oposición intenta mantenerse vigente.

En la misma línea, Camilo Cruz Merchán, docente de la Facultad de Ciencias Políticas y Gobierno de la Universidad Pontificia Bolivariana, UPB, en Bucaramanga, señala que la consulta fue un intento de la oposición venezolana de seguir activa y de mantener una movilización electoral en momentos en que el gobierno chavista realizó una elección legislativa polémica.

$!¿Qué le depara a la causa opositora en Venezuela?

Continuidad a la Asamblea de 2015

Según Cruz Merchán, es posible entrever que la oposición lo que busca es darle legitimidad a la continuidad de la Asamblea Nacional (Parlamento) elegida en el 2015, y de paso, desconocer los resultados del 6 de diciembre.

Sin embargo, cree que las cosas no son tan fáciles de llevar a la práctica.

El docente de la UPB explica que dirigentes opositores como Henrique Capriles se han opuesto a este tipo de acciones, y públicamente lo ha manifestado, en contraposición a Guaidó y Leopoldo López, “porque sería de facto hacer lo mismo que hace el chavismo”.

La apuesta de Capriles ha sido negociar una transición del poder en Venezuela.

Tenga en cuenta: El fiel de la balanza

Pero a diferencia del excandidato presidencial venezolano, Guaidó está apelando a la continuidad de su estatus después de las elecciones legislativas, y una vez se instale la nueva Asamblea, el próximo 5 de enero durante cinco años.

“Realmente lo que cabría esperar es un respaldo a esta posición que van a adoptar Guaidó y López, es decir darle continuidad a la Asamblea de 2015”, reitera Cruz Merchán.

En ese orden de ideas, plantea que la gran incógnita es qué va a pasar con la oposición venezolana de cara al futuro.

Lo anterior, si se tiene en cuenta que los comicios del 6 de diciembre demostraron un desencanto con el proceso electoral en general, donde la población cada vez más se siente menos representada por ambos bandos políticos, subraya el docente universitario.

Cómo lo va a capitalizar
Nadia Pérez Guevara, docente de Ciencia Política de la UPB en Bucaramanga, y del Instituto de Estudios Políticos de la Unab, destaca que la consulta sí tiene unos efectos políticos importantes, gracias a que permitió una movilización de electores, más del 30%, que a pesar de ser baja dice que envía un mensaje a la comunidad internacional.
No obstante, agrega que los efectos hay que medirlos al mediano plazo, en términos de presión que se pueda ejercer en el exterior, con Estados Unidos y la Unión Europea, para propiciar un acercamiento a una posible transición en Venezuela.
Además sostiene que habrá que esperar si la oposición logra capitalizar esta votación popular, aunque se desconoce el nivel de rechazo hacia el gobierno de Nicolás Maduro y las legislativas porque no hay resultados a las tres preguntas de la consulta.
También Pérez Guevara menciona que se esperaba una participación más alta, “pero estamos ante una oposición que está debilitada y con una falta de capacidad de liderazgo” que conecte con la gente.
Si no hay un acuerdo entre líderes y un gran acuerdo nacional para consolidar su discurso, la investigadora augura un complicado panorama para la oposición venezolana.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Image
Ángela Castro Ariza

Periodista de Vanguardia desde 1996. Egresada de la Universidad Autónoma de Bucaramanga. Miembro del equipo de la página internacional. Editora nocturna.

@acastro72

acastro@vanguardia.com

Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad