miércoles 01 de mayo de 2019 - 12:00 AM

El fiel de la balanza

El llamado de la oposición a la “calle sin retorno” contra el gobierno de Nicolás Maduro, ha elevado la tensión política en Venezuela, donde se insiste en jugar la carta del levantamiento cívico-militar.
Escuchar este artículo

El frenesí por los acontecimientos que tuvieron lugar ayer en Venezuela, ha dejado en evidencia la estrategia más temeraria hasta ahora de la oposición: un levantamiento cívico-militar para derrocar el gobierno de Nicolás Maduro.

Pero la apuesta del autoproclamado presidente interino Juan Guaidó, sumado a la puesta en libertad del líder opositor Leopoldo López, quien ayer acabó refugiado en la Embajada de Chile acompañado de su familia, podría terminar siendo otra salida en falso, una “embarrada estratégica” o un “teatro mediático” como ya ha ocurrido en el pasado, tal y como sucedió con el fiasco de la caravana humanitaria en la frontera colombiana.

Isaac Bigio, analista internacional, no ve claras las perspectivas de éxito de esta estrategia de la oposición, y de que se cumpla la fase final para derribar al chavismo.

Un dato, que según él, llama la atención es que Guaidó y el jefe de su partido Voluntad Popular Leopoldo López, aparecen solos comandando este alzamiento, el cual parece haber sido planeado por el partido Voluntad Popular, que nuevamente pretende imponer hechos consumados al resto de los antichavistas para que se les unan.

A su juicio, después de más de tres meses de haberse autojuramentado como presidente, Guaidó venía fracasando en todos sus planes y estaba perdiendo capacidad de movilización. “Se trata ahora de su principal y última jugada de la cual depende su futuro y hasta su condición de “presidente encargado”, señala.

Así pues, al lanzarse con esta acción, “él quiere galvanizar al antichavismo para que salga masivamente a las calles”, especialmente hoy, primero de mayo, y a provocar un levantamiento militar o, si es el caso, una intervención extranjera.

El riesgo, advierte Bigio, es que “si el movimiento de Guaidó no logra captar otros cuarteles, puede acabar siendo aislado y derrotado, lo cual sería utilizado por Maduro para consolidarse, arrestar a Guaidó y a toda la directiva de Voluntad Popular, a quienes acusan de terroristas, y preparar nuevas elecciones legislativas”.

En el bando contrario, destaca que mucho de lo que vendrá ahora, dependerá de la capacidad del oficialismo de movilizar a sus bases. Incluso, hace énfasis en “una masiva movilización popular contra el golpe y si este es derrotado, el proceso venezolano podría ir radicalizándose”.

También le puede interesar: ¿Y después qué?

Alta tensión

En esa misma línea, Olga Illera, analista internacional y vicerrectora de la Universidad Militar, alerta un mayor malestar en las calles y manifestaciones masivas de lado y lado, lo que propiciará un momento de gran tensión y preocupación para Venezuela y la región.

Si bien identifica la gran dificultad que ha tenido la oposición para movilizar, ordenar y contrarrestar, opina que lo interesante del día de ayer, es que hay cierto respaldo de los militares que es un tema que podría voltear la situación, pero con base en la división actual, lo ve muy difícil.

Igualmente insiste en que en cualquier golpe de Estado, como tal, hay que garantizar dos elementos básicos: simultaneidad y apoyo mayoritario de los militares “que históricamente han participado mucho en la toma del poder político en Venezuela”.

Lo que en otras palabras significa, que sea una sublevación militar en muchos sitios al tiempo y controlando zonas estratégicas con un número significativo de altos mandos militares. Sin embargo, asegura que ese no es el caso de este momento en Venezuela.

“Lo que está pasando es un hecho aislado, y será una actividad que va a resultar más un tema mediático y de aumento de tensión, pero que no logra ser un movimiento de incentivación de la toma de poder”. Es más, Illera aspira a que esta nueva estrategia no se convierta en una “embarrada estratégica” más de la oposición, aunque admite, que un gran avance ha sido el reconocimiento político que ha alcanzado Guaidó a nivel internacional.

Pero también dice, se le abona al régimen de Maduro que “ha sido muy inteligente en la forma en que se conformó, en la medida en que el chavismo logró canalizar todos los mecanismos ideales para lograr montar una estructura que mantuviera su proyecto en el poder”.

“Yo no acusaría a la oposición por su debilidad, sino al oficialismo por su inteligencia”, reitera la experta.

Lo que observa Ronal Rodríguez, investigador del Observatorio de Venezuela de la Universidad del Rosario, es que la oposición ha jugado “papeles perversos, en diferentes momentos”, especialmente con el golpe de Estado de 2002, cuando decidió jugar esa carta no democrática, porque eso legitimó en definitiva a Hugo Chávez como líder democrático a nivel internacional.

La diferencia ahora, según el experto, es que en este momento Maduro no es visto como un líder democrático, “Chávez siempre logró mantener o fingía democracia para permanecer en el poder, esas formas se perdieron y eso es lo que le da un mayor viento de cola a la posibilidad de una oposición en el día hoy”.

En ese orden de ideas, Rodríguez considera que se ha llegado a un cruce de situaciones que hace que la dinámica de la oposición tenga un mayor eco, “y la escena de hoy de Juan Guaidó con el fondo de Leopoldo López, es fundamental para animar y activar la movilización de calle”, que ellos han querido y que incluso habían convocado el 23 de febrero, sin éxito.

En este momento, Venezuela vive un punto de no retorno, se rompió el “status quo”, que se formó después del 23 de enero pasado, subraya el investigador.

Y además, se atreve a asegurar que la movilización social es la repuesta o el camino para salir de esta situación compleja.

Así las cosas, las cartas están sobre la mesa, y es crucial que la oposición logre articular a los diferentes actores y sectores para poder mantener una movilización de calle importante y esté por fin, a la altura de las circunstancias.

También le puede interesar: ¿Se desdibuja Guaidó?

$!El fiel de la balanza
$!El fiel de la balanza
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad