jueves 24 de septiembre de 2020 - 12:00 AM

Vacuna ‘made in USA’: Una poderosa arma electoral

La comunidad científica ha advertido que la vacuna contra la COVID-19 no está sujeta al calendario político en EE.UU., y que no se pueden tomar atajos para desarrollarla en un país donde la segunda ola de coronavirus cobra fuerza.
Escuchar este artículo

Los 200 mil muertos y los siete millones de contagiados de la COVID-19 en Estados Unidos, el país más afectado por la pandemia, tienen la reelección de Donald Trump ‘pendiendo de un hilo’, o literalmente de una vacuna, antes del 3 de noviembre.

A menos de dos meses de las elecciones y en medio de una contienda electoral muy reñida, donde el rival demócrata Joe Biden aventaja por estrecho margen en los sondeos a Trump en el ámbito nacional, el acceso a la futura vacuna del coronavirus puede marcar la diferencia entre ganar o perder en las urnas.

El tema, en la recta final de campaña, se ha convertido en una poderosa arma política. Trump y Biden se acusan mutuamente de politizar la potencial vacuna, y de socavar la confianza de los estadounidenses sobre la eficacia y la seguridad de la misma.

Lea también: Una pandemia que pasa factura al populismo

Incluso, expertos del mismo Gobierno y los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades de EE.UU. han terciado en la polémica, y han desmentido al propio presidente, coincidiendo en que la vacuna no llegará a la población a escala masiva, hasta 2021.

Hay que recordar que las dos principales candidatas a convertirse en vacunas contra el coronavirus en Estados Unidos son desarrolladas por los laboratorios estadounidenses Pfizer y Moderna. Ambas avanzan en fase III, la última etapa de ensayos clínicos en humanos.

David Castrillón, docente e investigador de la Universidad Externado de Colombia, señala que, al inicio del año parecía que Trump tenía garantizada la reelección, pero todo cambió con la pandemia.

En ese orden de ideas, afirma que con las 200 mil víctimas y una economía en caos, (hasta agosto pasado había 13,5 millones de desempleados en el país), Trump hoy se enfrenta un entorno electoral muy difícil.

Por esa razón cree que el presidente republicano ha insistido en el desarrollo y la aprobación de una vacuna antes de las elecciones, “mostrándose así como el salvador del pueblo estadounidense y de todo el mundo”.

Sin embargo, advierte que este tipo de proceso para acelerar la consecución de una vacuna pone muchas vidas en riesgo y lo califica como una “grosería política”.

Tenga en cuenta: Voto por correo en Estados Unidos: ¿viable, legítimo o confiable?

No es la primera vez que esto ocurre. Castrillón se refiere a que Trump, quien ha defendido que no minimizó la amenaza que suponía la pandemia, pregonó en su momento los supuestos beneficios del tratamiento con plasma y la hidroxicloroquina, solo para después desmentirlo.

Para él no es de extrañar que muchos en Estados Unidos no confíen en una vacuna, aludiendo a una reciente encuesta que reveló que solo el 51% de los ciudadanos se aplicará la vacuna si estuviera hoy disponible en el mercado.

$!Vacuna ‘made in USA’: Una poderosa arma electoral

Los demócratas, por su parte, agrega el experto, han criticado al presidente Trump, acusándolo de presionar a la ciencia y las farmacéuticas con fines políticos, porque saben muy bien que está en juego la Presidencia.

Además: Vacuna de COVID-19 se politiza en plena campaña en EE.UU.

“Esta es una muestra más de un Estados Unidos fragmentado, uno en el que aun frente al tema de salud, republicanos y demócratas no se ponen de acuerdo”, explica Castrillón.

Deterioro político

Por primera vez estamos viendo en términos mediáticos “la puja de poderes dentro de los entornos estatales regulatorios de la enfermedad” y del manejo de la pandemia, identifica el politólogo e investigador Sebastián Polo.

Aunque es consciente que la vacuna sí podría fortalecer a Trump frente a una posible reelección si llega a ser aprobada previo a los comicios de noviembre.

Entonces, en su criterio, la idea es entender que no necesariamente el entorno de la COVID-19 es la reelección de Trump, “sino el nivel de deterioro político en Estados Unidos, que está dispuesto a a prometer cualquier cosa con tal de mantener el poder”.

Discusión ética

La viróloga María Fernanda Gutiérrez, del Departamento de Microbiología de la Pontificia Universidad Javeriana, considera que se trata de un problema de ética, y para la ciencia y especialmente para los laboratorios de esta envergadura, el compromiso con el mundo es suficiente grande.

Pone de ejemplo, que el caso de AstraZeneca asociada con la Universidad británica de Oxford, de mostrar el proceso,” es una demostración de que están tratando de ser transparentes”.

La experta reconoce que a estas alturas todas las farmacéuticas que están desarrollando vacunas están siendo presionadas para acelerar el proceso para hallar una cura al virus, independiente de que uno de ellos sea Donald Trump. En la actualidad, nueve proyectos de vacuna están en la fase más avanzada.

$!Vacuna ‘made in USA’: Una poderosa arma electoral
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad