martes 17 de noviembre de 2020 - 12:00 AM

Así es el proyecto que Veolia pretende ejecutar en Chocoa

Se intervendría un área total de 1.060 hectáreas en zona rural de Girón, de las cuales 100 hectáreas se destinarían para actividades de disposición y aprovechamiento de residuos sólidos, precisó la empresa.
Escuchar este artículo

Veolia está a la espera de que se resuelva favorablemente un incidente de desacato que se abrió, para así poder reactivar las obras en la vereda Chocoa de Girón, en donde pretende construir un sitio de disposición final para desechos.

Mientras un sector de la comunidad mantiene su oposición firme contra este proyecto, las directivas de la compañía hacen énfasis en que la iniciativa va más allá de un relleno sanitario.

Lea también: Planean prolongar la vida útil de El Carrasco hasta 2022

Resaltan, por ejemplo, que se adecuarán múltiples estaciones para el aprovechamiento de residuos como materiales de construcción, orgánicos como restos de comida y vegetación, entre otras materias que se pueden transformar para su posterior venta o uso.

También destacan que dicha iniciativa contempla el cuidado, protección y preservación de decenas de hectáreas naturales que albergan riquezas en agua, fauna y flora.

Pese a las bondades descritas por representantes de la compañía, expertos señalan los aspectos desfavorables del proyecto y algunos de los riesgos que representa su ejecución. (Ver recuadro)

Sobre el proceso legal que está por resolverse, Ismaris Ortiz, gerente Regional de Veolia en Santander, expresó que “tenemos seguridad técnica y jurídica del proyecto. El tribunal ordenó unos estudios hidrogeológicos para validar la existencia o no de nacimientos y la ubicación de fuentes hídricas cercanas. También conminó a la Cdmb para que revisara la viabilidad de la licencia otorgada al proyecto.

“Este proceso se surtió y resolvimos todo lo que nos pidió el tribunal. Estamos 100% seguros de que acatamos la orden judicial”, agregó la representante de la empresa.

Los detalles del proyecto

El Parque Tecnológico Ambiental Chocoa se ejecutaría en un área total de 1.060 hectáreas. Según lo informado, 960 hectáreas se dedicarían para actividades de conservación ambiental como reforestación y cuidado de fuentes hídricas, adecuación de huertas, senderos y miradores para ecoturismo.

En las 100 hectáreas restantes se adecuarían múltiples estaciones con diversa maquinaria y sistemas para la disposición, clasificación y aprovechamiento de los residuos sólidos.

Veolia promete que se aprovechará la mayor parte de los desechos, para que sea poca la cantidad de basura que se tenga que disponer en el relleno que se pretende construir. Conforme con lo explicado, la totalidad de este proyecto se llevaría a cabo en tres fases.

“La primera fase, que consiste en tener una celda lista para brindar una solución a la emergencia sanitaria, la hemos proyectado hacer en cinco o seis meses como máximo. Esta etapa incluye la construcción de un puente sobre la quebrada El Monte, adecuaciones de vías y de todo el sistema de operación y control que se requiere para la disposición final”, precisó Ortiz.

La idea es que, tan pronto esté culminada la celda se inicie la segunda fase, en la cual se instalaría la planta de tratamiento para los lixiviados. Mientras la misma entra en operación estos líquidos putrefactos serán almacenados.

La Gerente de Veolia en Santander enfatizó en que “es muy importante dejar claro que no vamos a realizar ningún vertimiento a fuentes hídricas. El agua que resulte de los lixiviados que se traten será utilizada para riego en la reserva y en las huertas.

“En la segunda fase también daremos inicio a los otros sistemas como la planta de clasificación y aprovechamiento de residuos inorgánicos, la zona de compostaje y el vivero”, agregó la directiva.

Materias como papel, cartón, vidrio y plástico serían separadas para que no vayan al relleno. Con los materiales de construcción se fabricarían adoquines, y se elaboraría abono con la materia orgánica.

En la tercera y final fase se realizaría la intervención correspondiente a las zonas de reserva y ecoturismo, “y la integración al 100% del entorno natural y social. Todo el proyecto lo concebimos para que se ejecute entre dos años y medio y los tres años, como máximo. La ejecución de las tres fases está por el orden de los $25 mil millones”, detalló la Gerencia Regional de Veolia.

La voz del experto

Jairo Puente Bruges, ingeniero químico especialista en medio ambiente, señaló sobre este proyecto que “el relleno sanitario es una tecnología obsoleta. En la conferencia de Río de Janeiro de 1992 se hizo un acuerdo entre países para eliminar los rellenos e incrementar acciones como el reciclaje, debido a los riesgos que representan”.

Uno de los temores que más inquieta a los opositores de dicha iniciativa de Veolia es la posible filtración subterránea o derrame en fuentes hídricas de lixiviados, lo cual podría perjudicar cosechas y el abastecimiento del preciado líquido para consumo humano, advierten los mismos habitantes de la zona.

Los expertos señalan que hay riesgos propios e inherentes en la actividad de disposición final, tales como el transporte de los mismos desechos. “... Incluso en algunos camiones de recolección de residuos se observa que tienen fallas o desperfectos y dejan salir lixiviados”.

Actualmente cada nueve minutos ingresa un automotor cargado de residuos a El Carrasco. El permanente tráfico de vehículos pesados también preocupa a la comunidad, ante la posibilidad de impactos negativos en la tranquilidad de los pobladores y en la fauna que se halla en dicho entorno.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad