miércoles 13 de marzo de 2019 - 12:00 AM

Cierran centro de salud por amenazas al personal médico

Hasta que las autoridades competentes no brinden garantías de seguridad, el Isabu no habilitará el lugar, localizado en el norte de Bucaramanga.

La mala conducta de un ciudadano, que terminó representando una amenaza para la integridad física de los funcionarios del centro de salud IPC, ubicado en el barrio La Juventud, en el norte de Bucaramanga, desencadenó su cierre inmediato e indefinido.

Desde hoy, la atención de más de cinco mil usuarios que están allí adscritos se brindará temporalmente en los centros de salud de Regaderos, Kennedy, Villa Rosa y San Rafael, también de la capital santandereana.

Juan Durán, gerente del Instituto de Salud de Bucaramanga, Isabu, comunicó que el personal médico tiene temor de regresar a su sitio de trabajo. La justificación es que sienten que no cuentan con las mínimas garantías para preservar su vida.

Este miedo, según se pudo establecer, es el resultado de una situación de intimidación y riesgo, provocada por una persona que presuntamente padece una enfermedad terminal.

“El lunes (11 de marzo) este sujeto llegó al centro de salud y agredió verbalmente a los funcionarios. Los amenazó. Luego el martes (12 de marzo) regresó para atacar físicamente a un funcionario y a amenazar al resto de las personas”, puntualizó Durán.

Lea también: Paciente con jeringa con sangre llevó a cierre de centro de salud en Bucaramanga

Esta no es la primera vez que se tienen problemas con el agresor. En múltiples oportunidades ha registrado comportamientos reprochables con el personal que allí labora.

De hecho, tras el desarrollo de las primeras situaciones, el hombre se había dejado a órdenes de la justicia.

“Fue detenido por la Policía, puesto a disposición de un juez de control de garantías. Nosotros interpusimos una demanda penal, debido a las agresiones y las amenazas. El Código Penal contempla amenazas contra la salud pública. La persona permanecía en institución carcelaria, mientras se adelantaba todo el proceso del juicio. Sin embargo, un juez lo dejó en libertad hace unos días”, acotó el gerente del Isabu.

No obstante, recalcó que la única manera de que se evalúe la apertura del centro de salud es garantizando la seguridad y tranquilidad de todos.

El año pasado

En octubre de 2018, el Isabu denunció que un paciente con una jeringa llena de sangre actuó violentamente contra los profesionales de la salud que se encontraban en las instalaciones de este mismo centro de salud. No conforme con intentar destruir puertas y vidrios, gritaba que contagiaría a todos con el virus del Sida.

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad