martes 18 de junio de 2019 - 12:00 AM

Diez años velando por la felicidad de 3.200 “bebés canguritos”

Con 24 años, Janeth Guiza dio a luz a Johan Sebastián, su primer hijo, quien nació prematuro. Pesó 1.500 gramos y tuvo que permanecer 26 días en una incubadora.

Debido a su bajo peso ingresó al programa ‘Madre Canguro’ del Hospital Universitario de Santander, HUS, una iniciativa que brinda servicios integrales para el adecuado desarrollo de los bebés que nacen con menos de 2.500 gramos y con menos de 37 semanas de gestación.

“Ser madre canguro es un privilegio, fue toda una experiencia de aprendizaje para mí y mi hijo. Descubrí la importancia de la lactancia materna y de crear un vínculo con el bebé. Hoy Johan está bien, nunca ha sufrido una enfermedad”, relata Janeth.

Tres años después, esta madre regresa al programa. Hace dos meses nació Cristian Silvestre, su segundo hijo, quien también fue prematuro.

“Al igual que su hermano, Cristian pesó 1.500 gramos, pero tuvo que estar un mes y veinte días en incubadora. Salimos del hospital la semana pasada y estoy lista para ser de nuevo madre canguro”.

Rubiela Cosme, una madre primeriza procedente de Puerto Wilches, sin el apoyo de sus parientes y con escasos recursos económicos, también acude al programa.

Lea también: En Bucaramanga se rompen barreras para la maternidad

Ella y su hijo Daniel Alejandro reciben el cuidado y cariño que necesitan para poder enfrentar el bajo peso y la prematurez del bebé.

“Aquí me han brindado apoyo, me han enseñado cosas que no sabía. Incluso me han regalado pañales y me remitieron a una fundación donde me puedo quedar mientras mi hijo sube de peso”, aseguró.

Como estas, son miles de historias las que se han escrito durante los 10 años de labores ininterrumpidas que cumple el programa.

Cuando tan solo era un plan piloto, se atendieron 199 niños.

Contacto piel a piel

A través de una faja, madre e hijo mantienen contacto piel a piel, un método sencillo y eficaz que proporciona bienestar, tanto a los bebés como a sus madres, promueve la ganancia de peso, ayuda a que salgan temprano de las unidades de cuidados intensivos y disminuye el riesgo de enfermedades intrahospitalarias.

“Cuando la mamá tiene a su bebé pegado al pecho 24 horas está creando un vínculo. Estar sincronizado con los latidos del corazón, con la respiración, la voz y el olor, los hace niños más tranquilos, seguros y afectuosos”, explicó Alcira Acevedo, psicóloga del programa.

Los menores y los padres o cuidadores que hacen parte del programa son atendidos en dos fases, que incluyen talleres de lactancia materna, alimentación complementaria, valoración por pediatría, enfermería, psicología, terapias físicas, ocupacionales y de fonoaudiología.

“En la primera fase nos aseguramos que el recién nacido alcance los 2.500 gramos de peso y cumpla las 40 semanas. Cuando llega a este peso sale de la posición canguro pero sigue en el programa hasta que cumpla las 40 semanas”, señala la psicóloga.

La segunda fase va hasta el primer año de vida. Durante ese período se hace un seguimiento para detectar alteraciones o secuelas del menor.

Una red de apoyo

Aunque la mayoría de madres que integran el programa tienen carencias afectivas, emocionales, sociales y económicas y se presenta una alta tasa de madres adolescentes, solteras o en extraedad, el programa ‘Madre Canguro’, además de velar por la salud del menor, se ha convertido en una red de apoyo para estas madres.

“Muchas de estas mamás no tienen el apoyo de sus parejas o familias. Lo único que tienen son sus hijos y con ‘Madre Canguro’ buscamos generar ese lazo afectivo, que el menor se sienta amado, cuidado, deseado. Demostrarle a las mamás que hay una razón por quien luchar”, agregó Alcira.

En la actualidad, el programa ‘Madre Canguro’ del HUS atiende a usuarios de los diferentes municipios de Santander, Bolívar, Magdalena, Norte de Santander y Arauca. El pasado 30 de mayo cumplió diez años de operación. En este tiempo se han atendido a 3.200 menores.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad