sábado 26 de marzo de 2022 - 12:00 AM

Diga no a la mendicidad y a la explotación infantil

En Bucaramanga y el área metropolitana hay cerca de 2 mil 100 habitantes de calle y varios de ellos utilizan niños para pedir limosna.

Con sencillas obras teatrales, que se presentan en sitios públicos del área metropolitana de Bucaramanga, se adelanta una jornada de prevención y de conciencia ciudadana sobre la importancia de frenar los casos de explotación infantil.

Y es que para nadie es un secreto que las ventas informales, las labores de limpieza, los domicilios en plazas de mercado y tiendas, sumados a los aberrantes episodios en donde los niños son usados para la mendicidad, son algunos de los ‘trabajos’ a los que están siendo obligados muchos de los menores.

Estos flagelos se recrudecieron tras la pandemia y los procesos de migración. El uso de niños en actividades relacionadas con la indigencia y la explotación infantil se evidencian en aceras, parques, salidas de iglesias y en vías de la ciudad.

La Gobernación de Santander se ha encargado de liderar esta campaña preventiva y ha evidenciado la instrumentalización de la que son objeto los infantes. También desde el Concejo de Bucaramanga se ha denunciado el presunto alquiler de menores para pedir dinero en las calles.

El mensaje de la campaña es claro: es preciso identificar y realizar una búsqueda activa de niños, niñas y adolescentes en situación de trabajo infantil o de mendicidad en puntos de la capital del Departamento y en los vecinos municipios del área.

La estrategia no es gratuita. De hecho, en lo que va corrido del presente año se han denunciado seis presuntos casos de mendicidad ajena con menores de edad en Bucaramanga.

Lea además: Cruzada cívica para salvar el Parque de Las Cigarras

En más de una ocasión se están utilizando niños de familias migrantes, tal y como se evidenció hace unas semanas cuando se descubrió a una mujer que pedía dinero en el Centro de la ciudad junto a una niña de dos años.

El año pasado, alrededor de 50 menores de edad fueron ‘rescatados’ de las calles mientras se encontraban acompañados de adultos que en esos momentos pedían dinero en esquinas y escenarios públicos.

Diga no a la mendicidad y a la explotación infantil

Las brigadas se realizan en zonas en donde se han detectado casos de niños usados por personas mayores para la mendicidad, tales como: Ciudad Norte, la Avenida Quebradaseca, el Centro y el Parque San Pío, entre otras áreas.

De acuerdo con Leidy Romero Cordero, quien hace parte del equipo que trabaja en los escenarios públicos creando conciencia sobre esta penosa situación, “lideramos esta campaña para invitar a la gente a denunciar estos delitos”.

La recomendación para las personas es que, en vez de dar limosna informen a los necesitados en dónde pedir ayuda. Y mientras cala esto en la ciudadanía, las autoridades seguirán realizando intervenciones en zonas de alta concentración de mendicidad con el fin de ofrecer servicios sociales, de salud, de educación, de migración, así como garantizar la protección de derechos de los niños y adolescentes.

En la mayoría de los casos de explotación infantil es incierto el destino que se le da al dinero que la gente les da a quienes utilizan a estos niños a la mendicidad.

Esas monedas que se obsequian, en más de una ocasión, pueden servir para que los adultos o los mismos niños compren licor y estupefacientes, o incluso sirven para financiar redes de explotación sexual de menores en la capital santandereana.

$!Diga no a la mendicidad y a la explotación infantil
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Image
Euclides Kilô Ardila

Periodista de Vanguardia desde 1989. Egresado de la Universidad Autónoma de Bucaramanga y especialista en Gerencia de La Comunicación Organizacional de la Universidad Pontificia Bolivariana. Miembro del equipo de Área Metropolitana y encargado de la página Espiritualidad. Ganador del Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar.

@kiloardila

eardila@vanguardia.com

Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad