viernes 05 de junio de 2020 - 9:00 AM

Exreina diagnosticada con COVID-19 en Bucaramanga donaría su plasma para posible tratamiento

Escuchar este artículo
María Claudia Peñuela Cornejo, exseñorita Santander, se postuló para hacer parte de la investigación que busca encontrar un posible tratamiento para salvar pacientes con COVID-19 en Colombia.

En medio de la alerta por COVID-19, el pasado 13 de marzo llegó a Bucaramanga procedente de España. Debido a la alerta por COVID-19, prefirió hospedarse en el hotel Dann de bucaramanga, cumpliendo con lo estipulado en las resoluciones 380 y 385 de 2020.

Cinco días después, las autoridades de salud le notificaron a la exseñorita Santander la mala noticia. Se había convertido en el segundo caso confirmado en Santander.

Es como una lotería. Yo no salí a buscar el virus, simplemente me tocó esta lucha,
comenta la tercera finalista del concurso Señorita Colombia 2001.

Este caso generó polémica por un conflicto entre la paciente y los administradores del hotel, que escaló a los estrados judiciales. Esta situación generó un ‘linchamiento’ social contra la mujer recriminada a través de las redes sociales. “Creo que la gente actuó de esa manera producto de la ignorancia y el pánico”, lamenta.

Plasma para salvar vidas

Tras recibir dos resultados positivos y casi un mes después de su diagnóstico, a María Claudia Peñuela le anunciaron que le había ganado la batalla al coronavirus el pasado 13 de abril. Para estar más segura, se tomó dos pruebas de forma particular que constataron el resultado negativo.

Al entender que la vida le daba una nueva oportunidad, Peñuela prometió que iba a hacer todo lo que estuviese a su alcance para continuar la lucha contra el virus, que ya deja al menos 35.120 contagios en Colombia, de los cuales 116 se reportan en Santander.

Tras conocer que en el país se estaban realizando investigaciones para aplicar posibles tratamientos a pacientes internados en clínicas del país, Peñuela se ofreció para hacer parte de estos experimentos.

El Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos, Invima, aprobó protocolos para la aplicación de dichos ensayos. Los investigadores asumen que los pacientes que se curan tienen anticuerpos y otras sustancias del sistema inmune que podrían ayudar a quienes tienen la enfermedad activa.

Peñuela afirma que además de enviar una carta a Julio César Aldana Bula, director del Invima, instauró un derecho de petición en esta entidad. “Allí les explico cuál fue mi experiencia, estoy esperando que me llamen quienes adelantan las investigaciones en Medellín o Bogotá. Hoy por hoy soy una paciente recuperada, realmente quiero que me tengan en cuenta en el estudio”.

La exreina confía en que en el área metropolitana de Bucaramanga se también se podrían desarrollar estos procesos científicos gracias a las fortalezas en el sector de la salud, que “cuenta con reconocidas instituciones como la Foscal, la Cardiovascular y el Hospital Internacional. También destaco el trabajo de la academia, representada por las facultades de salud de la UIS, la Unab y la Udes”.

La mujer considera que en Santander estas instituciones podrían ponerse al servicio de la región para investigar los beneficios del plasma tal cual se ha hecho en otros lugares del mundo y que hoy cuenta con permisos para estos efectos en ciudades como Bogotá, Cali y Medellín.

Solidaridad

En Colombia la cifra de casos diarios cada día crece más. El pasado jueves en el país se reportaron 1.766 contagios y 42 muertes. Este ha sido el día con máxima cifra de infectados desde que se confirmó el primer caso, el pasado 6 de marzo. Las víctimas mortales ya son 1.087 en total.

Ante este panorama, Peñuela solicita a los ciudadanos actuar con responsabilidad y obedecer las recomendaciones de las autoridades para disminuir la velocidad de propagación del virus.

Además, resalta que es momentos de ser más solidarios con los demás. “Lo único que quiero es poner un granito de arena con mi humilde contribución para ayudar a quienes tienen riesgo de morir. Ya pasé por eso y sé lo traumático que es y el miedo que produce. Quisiera evitar que las personas lo sigan padeciendo”.

Sobre su caso particular, afirma que además de la enfermedad también tuvo que lidiar con el rechazo social. “Fue un episodio muy difícil, bastante triste. Nunca pensé esa reacción por parte de la gente. Sufrí mucha discriminación en las redes sociales. Soy santandereana y sentir ese rechazo para mí fue deprimente. Soportar las críticas fue bastante cruel, pero todo esto ya fue superado...”.

Actualmente, la mujer goza de un buen estado de salud tras su completa recuperación, incluso afirma que el dolor emocional que se le generó ya está sanando. “Por eso es que tengo la intención de ayudar a los pacientes que están padeciendo. Emocionalmente me siento agradecida porque esta situación fue una oportunidad para crecer espiritualmente y como persona. Veo esta experiencia como una oportunidad favorable para colaborar y devolver gratitud y generosidad a la comunidad”.

$!Exreina diagnosticada con COVID-19 en Bucaramanga donaría su plasma para posible tratamiento
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.