domingo 17 de mayo de 2020 - 7:00 AM

Fátima: un intercambiador de adiciones, dudas y retrasos

El gobernador Didier Tavera y el alcalde de Floridablanca Héctor Mantilla despidieron su mandato inaugurando con bombos y platillos el Intercambiador de Fátima. Cinco meses después, la obra aún no se entrega. ¿Por qué? Fallas en los diseños y hasta riesgo de colapso entre las posibles causas.
Escuchar este artículo

A finales del 2019, las salientes administraciones del alcalde de Floridablanca Héctor Mantilla y el Gobernador Didier Tavera inauguraron con ‘bombos y platillos’ el intercambiador vehicular de Fátima. A pesar de las fotos, las luces y las declaraciones a la prensa sobre su “deber cumplido”, hoy cinco meses después del acto protocolario, la megaobra, que suma $67 mil millones de inversión, aún no está en funcionamiento.

13

Meses de atraso cumple la obra del Intercambiador de Fátima. El plazo de ejecución era de 16 meses y debió entregarse en abril de 2019.

Mientras la comunidad florideña reclama por los perjuicios causados por las demoras en la obra, una disputa en redes sociales entre el exalcalde Héctor Mantilla y el exsecretario de Planeación de la administración Tavera, Mauricio Mejía, evidenció que algo pasó en la construcción de este puente que no supieron los santandereanos y que llevó a sus adiciones y retrasos.

En un cruce de trinos, Mejía llamó a Mantilla “irresponsable” en el manejo de los recursos de Fátima y aseguró que el puente tuvo problemas en su construcción que fueron ocultados a los ciudadanos, a lo que el exalcalde replicó: “Las palabras aguantan todo, sobre todo cuando es fácil mentir y decir sandeces”. Mejía respondió: “No se preocupe (Héctor Mantilla), más rápido cae un mentiroso que un cojo... “

¿Qué pasó en la construcción del intercambiador de Fátima?

La Unidad Investigativa de Vanguardia le puso la lupa a esta controvertida obra, que ha sido adicionada en un 40% de su valor y que desde hace cinco meses se encuentra suspendida debido a las constantes prórrogas y suspensiones.

El Intercambiador de Fátima es una obra que fue planeada para ayudar a mejorar el flujo vehicular en la intersección vial que une la Transversal Oriental con las vías a El Reposo, Zapamanga y Altoviento.
$!Fátima: un intercambiador de adiciones, dudas y retrasos
¿Quiénes están detrás de Fátima?

La mañana del 24 de agosto del 2017, la Gobernación de Santander, a cargo de Didier Tavera, y la Alcaldía de Floridablanca, en cabeza de Héctor Mantilla, suscribieron un convenio interadministrativo para la construcción del intercambiador de Fátima, por $51 mil millones: $45 mil millones para la construcción del paso elevado y $6 mil millones más para la vías alternas, con una plazo de ejecución de 16 meses.

Fátima: un intercambiador de adiciones, dudas y retrasos

A este valor estimado se llegó gracias a una consultoría contratada por la administración Mantilla con el consorcio Intercambiadores 2016, conformado por Consultores Solano Navas Ltda (30%); la empresa bogotana La Vialidad Ltda (25%) y la firma boyacense APP Control e Ingeniería SAS (45%) para los estudios y diseños tanto del intercambiador de Fátima como la ampliación del puente vehicular de Papi Quiero Piña. La consultoría valió $728 millones.

Aunque ambas administraciones asumieron en partes iguales el costo de la obra, la entidad encargada de contratar la construcción del intercambiador fue la Alcaldía de Floridablanca, mientras la Gobernación asumió la interventoría del contrato.

Una vez firmado el convenio interadministrativo, la Alcaldía de Floridablanca inició el proceso licitatorio para contratar la construcción del intercambiador.

Desde el inicio de la convocatoria pública, el Comité de Transparencia por Santander advirtió presuntas irregularidades en el proceso de licitación del intercambiador de Fátima y la ampliación del puente de Papi Quiero Piña, por $81 mil millones.

La veeduría cuestionó que en los prepliegos de la licitación no se presentaba ningún documento técnico de los proyectos que indicara la magnitud de las obras, ya que en el Secop no se encontraban ni siquiera los planos más representativos; era casi una propuesta “a ciegas” sobre unas cantidades específicas.

Fátima: un intercambiador de adiciones, dudas y retrasos

Así mismo, Transparencia advirtió sobre requisitos habilitantes tan específicos, que según la veeduría “rayaban con el direccionamiento del proceso”. Sin embargo, la administración Mantilla continuó con el proceso.

Al final, el contrato de construcción del intercambiador fue adjudicado al Consorcio Vial Floridablanca, conformado por MR Ingenieros SAS (59%) y Petrolabin SAS (41%). MR Ingenieros es representada legalmente por Óscar Mauricio Moreno Rodríguez y Petrolabin por Miller Castaño.

Tanto Moreno como Castaño son conocidos por su cercanía al exrepresentante a la Cámara y excandidato a la Alcaldía de Bucaramanga Fredy Anaya.

2

Obras se contrataron con la misma licitación: el Intercambiador de Fátima y el de Papi Quiero Piña.

“La obra la ejecuta Miller Castaño y Mauricio Moreno, pero la gestión la hizo Fredy Anaya”. La afirmación la hace una fuente que participó del proceso de construcción del intercambiador y que habló bajo la condición de preservar su identidad. Según ella, la gestión del excongresista consistió en ayudar a que se adjudicara la obra a su círculo cercano, pero no tuvo nada que ver con su ejecución.

Esta versión es desmentida rotundamente por Anaya: “No tengo ni idea de la contratación del intercambiador de Fátima, pero como resulta que de todo yo soy culpable.... Sí conozco a Miller y a Moreno, pero con ninguno tengo relación alguna comercial, ni tengo ninguna ‘vela en ese entierro’”.

Fátima: un intercambiador de adiciones, dudas y retrasos

El contrato tuvo un valor inicial de $48.563 millones, fue firmado el 26 de diciembre del 2017 y establecía un plazo de 16 meses. Debía estar listo en abril del 2019.

Lo que mal comienza...

Aunque el contrato se firmó en diciembre del 2017, las obras no comenzaron a ejecutarse sino cuatro meses después, debido a demoras de la Gobernación de Santander para contratar la interventoría.

“Mi labor era licitar las obras y la Gobernación licitaba las interventorías”, explica Héctor Mantilla”. “Yo licito las obras una vez se firma el convenio... En el caso de Fátima con un tiempo estimado para ejecución de 18 meses según los diseños.

Sorpresivamente, la Gobernación se demoró muchísimo en la licitación de la interventoría y cuando la licita, la licita por menos tiempo, solo por un año, y ese es el agravante que impide que hoy se puedan reanudar los contratos.
Héctor Mantilla, exalcalde de Floridablanca.

Según Héctor Mantilla, “pese a que el Alcalde (Miguel Moreno) tiene la plata, si las interventorías no tienen adicionado el plazo y la plata, pues Miguel no puede reanudar las obras”.

Por su parte, Mauricio Mejía, secretario de Infraestructura de Santander para la fecha, encargado de la contratación de la interventoría, reconoció que aunque sí hubo demoras, los retrasos no superaron dos meses.

Fátima: un intercambiador de adiciones, dudas y retrasos

“El proceso de la interventoría se demoró, porque hubo 12 oferentes y estaba tan reñido que hasta el final el quinto en el orden de elegibilidad tenía opción de quedarse con el contrato”, explicó Mejía.

“El proceso de la interventoría se demoró, porque hubo 12 oferentes y estaba tan reñido que hasta el final el quinto en el orden de elegibilidad tenía opción de quedarse con el contrato. El oferente que iba ganando fue acusado de haber presentado una certificación inexacta, nos tocó corroborar esa información con el Área Metropolitana de Barranquilla, dicha certificación llegó un mes después y ahí sí pudimos adjudicar”, explicó Mejía.
Mauricio Mejía Abello, exsecretario de Infraestructura de Santander

Finalmente, el 19 de febrero de 2018 la administración Tavera adjudicó la interventoría al Consorcio Fátima 2018, conformado por Consultores Especializados SAS (60%) y Álvaro García (40%).

Sin embargo, solo hasta el 2 de abril del 2018, supervisor, contratista e interventor firmaron el acta de inicio del tal anunciado Intercambiador de Fátima.

“El puente se iba a caer”

Aunque después de los retrasos en la contratación las obras del intercambiador avanzaron según el cronograma, todo cambió en noviembre del 2018. Cuando se inició el retiro de la formaleta que sostenía el puente sur del intercambiador, se escuchó un estruendo y el puente cedió a tal punto que el proceso tuvo que ser suspendido.

Fátima: un intercambiador de adiciones, dudas y retrasos

“El puente se iba a caer”, afirmó la fuente que participó de la construcción. “El constructor arranca a construir, sin revisar los diseños, porque no quiere gastar más en revisarlos. Ahí es donde se da el problema. Cuando la obra está ejecutándose y se procede a retirar la formaleta que sostiene el puente sur, se evidencia que la estructura va a colapsar. Ahí el constructor se da cuenta, pide revisar los diseños, porque se está construyendo según lo que dicen los planos, y se da cuenta que los diseños estaban mal”.

Fátima: un intercambiador de adiciones, dudas y retrasos

Esta afirmación es corroborada por otra fuente que también pidió reserva: “... cuando le fueron a quitar la formaleta del sector sur, el puente empezó a irse y a traquear, por lo que les tocó suspender el retiro de la formaleta y cuando fueron a revisar, efectivamente el puente se había ido y los ingenieros concluyeron que si se quitaba la formaleta, el puente se iba al suelo”.

5

centímetros es la deformación que se visibilizó en el centro de la luz en el arco largo del puente, según un documento que conoció la Unidad Investigativa.

Ante esta situación, dicen las fuentes, el constructor se ve obligado a revisar los diseños y plantear una solución para evitar que el puente colapsara.

“Tocó contratar a otros expertos que hicieran otros diseños que salvaran el puente y ahí es donde aparecen las platinas que ahora están atornilladas a la estructura, porque esas son las que están evitando que el puente se caiga”, señaló una de las fuentes.

La versión es corroborada por la otra: “Cuando se dan cuenta del error, se rediseña el puente. La obra dura parada tres meses por este problema. El puente norte tenía el mismo problema y tuvieron que rediseñar y poner las platinas para salvar lo que ya estaba construido. Eso realmente costó $700 millones, pero se presentó por más; con lo de ley salió por $1.300 millones”.

Fátima: un intercambiador de adiciones, dudas y retrasos

A pesar de estas afirmaciones, el exalcalde Héctor Mantilla desmintió dicha versión. “Esas son unas versiones que salieron a la luz pública a principio del año pasado por parte de unos enemigos viscerales del proyecto en las que aseguraban que el puente se iba a caer, pero eso es totalmente falso. Nosotros demostramos que eso no era cierto, nunca pasó. El verdadero retraso que me impidió a mí poder inaugurar la obra fue que la Gobernación el año pasado se demoró en adicionar los recursos (de la interventoría)”.

Fátima: un intercambiador de adiciones, dudas y retrasos

Pero la fuente del constructor lo desmiente: “El exalcalde Héctor Mantilla sabía perfectamente todo lo que estaba pasando. Todo lo que él dijo de que se estaban haciendo pruebas y por eso se paró la obra es mentira”.

Una auditoría desconocida

La Unidad Investigativa tuvo acceso al documento final de una de las auditorías contratadas en diciembre del 2018 por el Consorcio Vial Floridablanca para analizar la integridad física de la obra del intercambiador de Fátima, luego de que días antes se escuchara el estruendo y se evidenciará cierto desplazamiento en el puente sur.

Fátima: un intercambiador de adiciones, dudas y retrasos

“El día miércoles 28 de noviembre del presente año (2018) durante el procedimiento de retiro de la formaleta se evidenció que el tablero se estaba levantando de su apoyo del arco corto aproximadamente 1 centímetro y en el centro de la luz en el arco largo se había deformado 5 centímetros”, se lee en el documento firmado por uno de los ingenieros calculistas más reconocidos de Santander.

“El análisis del efecto de la torsión en la viga teniendo en cuenta que con la magnitud del torso de aproximadamente 780 toneladas era necesario ya que superan lo establecido en la norma. No se muestran planos a riostra o diafragma en el punto medio de la luz de la viga en contravía de lo expuesto”
Agrega el informe de auditoría

Al ser consultado sobre dicho informe, el exalcalde Mantilla negó conocer su existencia.

“Nunca se nos informó ni por la interventoría ni por el contratista. Es un tema que si se dio no fue oficial y quisiéramos saber cuáles fueron las empresas que conceptuaron eso. Todo estuvo en el marco del desarrollo normal de las obras, que como todas las obras pueden tener complicaciones, pero siempre son solucionadas”, acotó Mantilla.

Fátima: un intercambiador de adiciones, dudas y retrasos

La Unidad Investigativa consultó con varios ingenieros civiles sobre las conclusiones de la auditoría al intercambiador de Fátima y todo llegaron a la misma conclusión: el puente iba a colapsar.

“Aunque es muy complicado dar un concepto sin tener todos los datos completos: planos, visita de obra, entre otras... en primera impresión lo que ese informe indica es que definitivamente hubo problemas en el proceso constructivo, partiendo que el diseño no fue idóneo”, señaló Rodrigo Fernández, expresidente de la Sociedad Santandereana de Ingenieros.

Fátima: un intercambiador de adiciones, dudas y retrasos

“Falló porque es un puente curvo, la inercia del puente no está en el centroide. Por estar en curva su peso no era central y la cantidad del peso que tenía hizo que el puente se fuera hacia atrás. Por eso el puente trató de hacer un giro en reversa, de milagro no se cayó”, señaló otro ingeniero quien pidió reserva.

Refuerzos para salvar el puente

Las fuentes coinciden en afirmar que el contratista se confió de los diseños y no hizo la respectiva revisión como lo indicaba el contrato, por el contrario, procedió a construir según lo que estaba diseñado y esto fue lo que llevó al problema con el puente sur. Cuando se suspende la obra, dicen, se contrató a una firma para salvar lo construido.

Fátima: un intercambiador de adiciones, dudas y retrasos

Semanas después del incidente, el contratista reinició los trabajos sobre el puente sur. Antes de retirar las formaletas, el Consorcio Vial Floridablanca colocó una platina metálica debajo del paso elevado, que une la estructura con la columna que sostiene el puente. “Al primero (puente sur) le hacen todos los ajustes: al tablero le tuvieron que hacer una riostra y le colocaron una platina con muchos tornillos para darle soporte al puente y no dejar que se cayera”, afirma una de las fuentes que pidió reserva de su identidad.

Dicha platina no estaba contemplada en el diseño original.

Fátima: un intercambiador de adiciones, dudas y retrasos

Esta solución ha sido cuestionada por los expertos. “Cuando uno diseña un puente. Cuando uno diseña una estructura nueva, uno no crea ningún híbrido de esos, eso es un híbrido en que prácticamente hubo un reforzamiento posterior por medio de esas platinas y pernos que le colocaron por alguna circunstancia que advirtieron posteriormente y creo que en ese sentido sucedió. Es sin duda un remiendo”, señaló el ingeniero que no quiso ser identificado.

4

Meses adicionales se necesitarían para terminar la obra, que fue inaugurada por Héctor Mantilla al finalizar su gobierno.

El entonces secretario de Infraestructura de Floridablanca, Édgar Rojas, insiste en que nada raro pasó en esta construcción. “Es absolutamente falso que el puente se iba a caer ¿Qué sucedió?... estos puentes al ser curvos tienen una zona que tiende a ser crítica por su gran concentración de carga.... La forma correcta de retirar la formaleta era desde la zona de mayor solicitud de carga hacia la zona de menor solicitud de carga, o sea del centro hacia afuera, y comenzaron a hacer el proceso al contrario, desde afuera hacia el centro. Claro, cuando llegaron a la zona de mayor solicitud de carga, y solo tenía una columna de formaleta, la formaleta que estaba arriba se deformó... Eso es esperado... en ese momento la gente se asustó, me llamaron y yo les dije pongámoslo en observación a ver cómo se sigue comportando la estructura. Eso hicimos, pusimos en observación la estructura y el asentamiento que se dio fue de 4 cm. Al establecer que no hubo más asentamientos, el constructor, el interventor y yo decidimos entre todos aumentar el tamaño del tope vertical del puente, pero eso realmente lo hicimos por la seguridad de la estructura, no significa que el puente se iba a caer”, afirma el exsecretario.

Fátima: un intercambiador de adiciones, dudas y retrasos

Aunque reconoce que hubo ajustes en los diseños: “Hubo un ajuste, pero lo que se construyó es un 98% o 99% del mismo diseño original “.

La Unidad Investigativa intentó comunicarse con Miller Castaño, socio del consorcio encargado de la construcción de Fátima, pero afirmó no estar al frente de la obra. “Necesito más tiempo para ponerme al día de lo que está sucediendo allá y ahí sí doy una declaración”, señaló Castaño.

¿Prórrogas con actas alteradas?

La Unidad Investigativa tuvo acceso al acta del 18 de julio del 2019, mediante la cual el contratista presenta los avances de la obra y solicita una prórroga. Dentro de los argumentos para justificar la adición, el consorcio constructor señala los ajustes que se hicieron a los diseños de los puentes norte y sur.

Fátima: un intercambiador de adiciones, dudas y retrasos

Según el acta, los ajustes habrían sido concertados en enero del 2019 (más de un mes después del incidente con el puente sur). “...Estos ajustes propuestos son de conocimiento del Municipio de Floridablanca y de la interventoría para su viabilidad técnica y económica. Presentando las justificaciones y especificaciones que de ellas deriven. Durante el desarrollo de la obra, se han venido realizando los mencionados ajustes a los diseños, los cuales surten un proceso de revisión permanente para su inmediata ejecución, ajustes que también pueden presentarse durante el proceso constructivo”, se lee en el acta del contratista.

Es decir, según el acta los ajustes serían los propios de una obra en desarrollo.

No obstante, la fuente anónima del constructor afirma que en la realidad todo fue distinto:

Todo documentalmente se organizó para que cuadrara, las actas se hicieron con fechas anteriores para que pareciera que se había informado a tiempo de todo lo que había pasado, pero todo fue arreglado
Sin advertencias de la interventoría

A pesar de los problemas evidenciados en los informes de auditores privados, ni el interventor ni la supervisora de Fátima advirtieron sobre los hechos que estuvieron a punto de terminar con uno de sus puentes caídos.

Fátima: un intercambiador de adiciones, dudas y retrasos

En su momento, Hugo Salazar, residente de interventoría del Consorcio Fátima 2018, informó que durante el proceso de fundición del puente sur se detectó una anomalía, que tuvo que ser intervenida para prevenir una posible desestabilización de la estructura.

Lo que sucedió fue que cuando se hicieron las formaletas, una de las grúas presentó un leve movimiento. Cuando se movió el sistema de la obra falsa (formaletas y andamios) se hizo muy rápido y el puente se trató de mover.
Hugo Salazar, residente de la interventoría.

Adicionalmente, varias actas de novedades y aprobación de adicionales de tiempo y dinero no cuentan con la firma de Cristina Angarita, supervisora de las obras del intercambiador de Fátima. Al ser consultada por esta redacción, Angarita se negó a pronunciarse.

“No tengo autorización para dar alguna declaración de mi parte”, indicó la Supervisora de la obra.

Esta redacción intentó por diferentes medios comunicarse con Luis Alfonso Martínez, representante legal del Consorcio Fátima 2018, encargado de la interventoría, para conocer cuál fue su actuar frente a lo sucedido con el puente sur, pero no respondió las llamadas de Vanguardia.

Fátima: un intercambiador de adiciones, dudas y retrasos
Millonarias adiciones en el contrato de obra civil

El 30 de julio del 2019, seis meses después del incidente con el puente sur, Floridablanca aprobó una prórroga al contrato por 60 días, para un plazo total de 17 meses para la terminación del Intercambiador. Un mes después, la Alcaldía firmó una nueva prórroga de un mes, para un total de 18 meses de ejecución.

Sin embargo, el 28 de septiembre del 2019, la administración Mantilla aprobó una tercera prórroga, esta vez por 2 meses y 15 días para finalizar las obras.

Fátima: un intercambiador de adiciones, dudas y retrasos

El 13 de diciembre de 2019, se firmó la cuarta y última prórroga de 15 días adicionales en el plazo del contrato. Sin embargo, el 16 de diciembre, tres días después de haber aprobado la última prórroga, la Alcaldía de Floridablanca aprobó la suspensión del total de las obras del intercambiador, hasta tanto no se apropiaran los recursos adicionales para la interventoría del proyecto, unos $600 millones.

2

Adiciones de valor que suman $17 mil millones fueron autorizadas por el gobierno de Héctor Mantilla, una de ellas a pocos días de que se suspendiera el contrato.

“En septiembre del 2019 se dejó claro que se requería un monto de recursos adicionales cercanos a los $17 mil millones entre las dos obras (Fátima y Papi Quiero Piña), de esos $17 mil millones el municipio financiaba la mitad y la Gobernación la mitad. La parte del Municipio se puso desde septiembre, la Gobernación por su parte solo entró a ponerla finalizando noviembre, eso fue lo que generó que no se pudiera tener control en el desarrollo de la obra, obviamente el contratista disminuyó la velocidad, porque no tenía la plata suficiente, razón por la cual se generaron esas demoras y por eso se pidió la ampliación de tiempo en tiempo en diciembre”, indicó el exalcalde Mantilla.

Fátima: un intercambiador de adiciones, dudas y retrasos

Sin embargo, las adiciones no solo se dieron en tiempo. Fátima ha tenido dos adiciones presupuestales en el contrato de obra y dos en el valor de la interventoría. La actual administración departamental, a cargo de Mauricio Aguilar acabó de apropiar los recursos para el segundo adicional de la interventoría.

En septiembre del 2019, Héctor Mantilla autorizó adicionar $7.879 millones a la obra. Pero 15 días antes de terminar su administración, autorizó una segunda adición, esta vez por $9.671 millones. Tres días después de autorizada la adición, suspendió el contrato.

Una obra que inició costando $45 mil millones, hoy suma $62.351 millones, un 40% más, debido a “mayores cantidades de obras y obras adicionales no previstas”.

Según el exsecretario de Infraestructura de Floridablanca Édgar Rojas, con la primera adición estaban garantizados los recursos para terminar la obra. Afirmó desconocer por qué se autorizó la segunda adición, que se dio un mes después de su salida de Infraestructura.

Así una obra que inició costando $45 mil millones, hoy suma $62.351 millones, un 40% más, debido a “mayores cantidades de obras y obras adicionales no previstas”.

Intervernetoría también tuvo adiciones

La interventoría al contrato de construcción del intercambiador de Fátima también tuvo adiciones. Empezó costando $3.585 millones y terminó valiendo $5.235 millones, 46% más. La primera adición se dio por la Secretaría de Infraestructura departamental a cargo de Carlos Díaz Barrera (septiembre del 2019), por $1.120 millones. Una segunda adición se dio ya en la administración Aguilar, con Jaime René Rodríguez al frente de la cartera de Infraestructura, por $530 millones. A pesar de que se dijo que eso era lo que se necesitaba para reiniciar las obras, estas aún no inician.

Obras del intercambiador durarían cuatro meses más

“Fátima ya está listo, ya tiene la adición, ya tiene el RP listo, estamos esperando que se levante esta restricción, ahora el Gobierno ya dio la orden de abrir las obras, estaríamos a la espera de que se presenten los planes de bioseguridad tal y como lo dice el Decreto 531, una circular conjunta que sacó el Ministerio de Protección Social y el Ministerio de Vivienda, en donde especifica que se debe presentar antes de iniciar, un plan de bioseguridad... y en el momento que cumplan con todos los requisitos se podrá dar inicio a las obras”, explicó el Secretario René Rodríguez.

Según la Alcaldía de Floridablanca, los trabajos en Fátima podrían tardar cuatro meses más.

Aún falta construir una de las vías de acceso al puente, el reparcheo de toda la obra y la construcción de las vías alternas.

Según estos cálculos, solo hasta finales de noviembre, se estaría finalizando las obras.

Fátima: un intercambiador de adiciones, dudas y retrasos

Mientras tanto las comunidades de los barrios San Bernardo, Santa Fe y Zapamanga continúan protestando por una obra que por sus retrasos terminó afectando la calidad de vida, la economía y la movilidad de los habitantes del nororiente de Floridablanca.

Pero eso sí, el Alcalde Mantilla y el Gobernador Tavera no tuvieron ningún reparo en inaugurarla, muy sonrientes, hace cinco meses.

$!Fátima: un intercambiador de adiciones, dudas y retrasos
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad