lunes 16 de agosto de 2021 - 12:00 AM

‘Fuimos abusadas cuando éramos niñas’

A través de la campaña “No te quedes callada, denuncia si fuiste agredida”, un espacio que abre Vanguardia pensando en las mujeres que han sido agredidas, discriminadas, abusadas o vulneradas, una víctima de violencia intrafamiliar pidió a la Fiscalía no aplazar más el juicio oral del proceso penal acusatorio que se adelanta en contra de su expareja, quien casi le causa la muerte.
Escuchar este artículo

Después de varios años calladas, días llenos de confusión y conmovidas por un ingrato pasado, dos mujeres se atrevieron a contar su historia. Fueron abusadas por el mismo hombre cuando eran unas niñas. Lo descubrieron, tras una publicación en redes sociales.

Sin importar cuántos años han transcurrido, rompieron su silencio. Ahora se enfrentan a falsos juicios, comentarios y señalamientos, tras iniciar un proceso judicial contra aquel sujeto. No quieren más impunidad, ni víctimas silenciosas.

Cada caso ocurrió en momentos y lugares diferentes. Valentina, a quien llamaremos así para ocultar su verdadera identidad, fue abusada cuando tenía unos 8 años de edad.

El hombre estaba en su casa. Tenía la confianza de toda la familia. Fue una vez, pero durante mucho tiempo creyó que todo había sido parte de un juego. Apenas empezó a explorar su sexualidad, la verdad ya era otra.

“Yo me quedé sola con él, en la oficina de mi papá, que era ahí mismo en nuestra casa. Me dijo que jugáramos a algo, que cerrara los ojos, que me iba a poner cosas en las manos, y que yo tenía que adivinar qué era. Empezamos el supuesto juego y me empezó a poner objetos que estaban ahí en la oficina. Luego me puso algo blando y pegajoso que yo no logré descubrir”, recordó.

Ella, en sus intentos fallidos por adivinar, lo relacionó con un objeto embadurnado de pegamento.

“Mientras intentaba adivinar, él me decía que lo siguiera tocando. Más adelante entendí que me había puesto a tocar su órgano genital. Lo entendí cuando empecé mi vida sexual y desde ahí me ha afectado mucho. Me perturbó. Mi vida sexual no la he podido llevar de la mejor manera”, aseguró.

Lea más historias en No te quedes callada: Historias de violencia

Según Valentina, cada vez que tocaba a su pareja, su mente viajaba al pasado y se llenaba de rabia. Por supuesto, desde ese instante todo dejaba de ser placentero.

“Se aprovecharon de mi inocencia para esas perversiones. Lo más grave para mí es que él tiene muchos niños a su disposición, incluso es profesor de una vereda y pertenece a una iglesia. Me da temor pensar que hay más víctimas”, acotó.

Valentina casi 20 años después, en un momento de dolor publicó algo en Facebook, sin saber que Sara, la otra víctima de este hombre, estaba leyendo cada palabra luego de ser compartido por varios de sus contactos. A Sara le entró la curiosidad de saber quién era el sujeto que le había ocasionado tanto daño a Valentina, pues, de alguna manera, sintió que guardaba relación con su abusador.

“Tomé las fuerzas para dirigirme a ella, la contacté, le pregunté por la identidad de él. Al darme cuenta que se trataba de la misma persona que abusó de mí durante años, el dolor y los horribles recuerdos me pusieron nerviosa”, sostuvo.

Con Sara todo empezó cuando ella tenía 9 años. Sufría de incontinencia urinaria, entonces se quitaba sus prendas y se arropaba. Él, un integrante más de su familia, aprovechaba para observarla, sobre todo sus partes íntimas.

Con el fin de estar un rato a solas, que no fuera dentro de la misma vivienda, un día él la convenció para que les dijera a los papás que se iría con él. El pretexto: la enseñaría a manejar carro.

“Llegamos al sitio donde supuestamente me iba a enseñar. Me sentó en sus piernas. Estaba excitado y yo sentí todo con mi cola. En otra ocasión, cuando ya tenía como 12 años, todos estábamos durmiendo y justo él quedó al lado de mi cama y estiró la mano para tocar mis senos, lo hizo por mucho tiempo y yo me quedé tiesa, llorando, en silencio”, dijo.

Sara asegura que él siempre estaba por ahí mirándola, cuando se metía a la ducha, cuando se cambiada de ropa. De hecho, muchas veces se desvistió frente a ella, excitado.

373

exámenes médico legales se realizaron entre enero y junio de 2021, por presunto delito sexual con menores y adolescentes en Santander.

“Fueron tantas cosas que no sé ni en qué orden contarlas. Cuando ya tenía 18 años me quedé en la casa de él y fue el peor año de mi vida. Tenía miedo, no podía dormir. Esa casa no tenía puertas y en unas tres ocasiones entró como a media noche para intentar tocarme. Me daba miedo que entrara y fuera a hacerme algo y yo no me diera cuenta”, comentó.

Sara y Valentina aseguran que estas situaciones donde se vulneraron sus derechos nunca se olvidan. “Ahora solo esperamos que se haga justicia porque le ha hecho daño a más gente, hay más víctimas”, afirmaron.

Vanguardia pudo establecer que el proceso judicial ya no continúa con la dos, una lo abandonó.

“La otra chica que denunció conmigo decidió que iba a dejar eso así. A ella la revictimizaron mucho y la mamá ejerció mucha presión, creo que tanta presión logró que se rindiera con la denuncia y me dejó sola en esto. A él le hicieron una entrevista y le preguntaron si sabía de alguna denuncia por abuso sexual y dijo que no, que no pasaba nada, pero ellos ya saben que sí hay denuncia”, agregó Valentina.

Voz del experto

Con base en este caso, Frank Steward Orduz Gualdrón del Colegio Colombiano de Psicólogos, Colpsi, director Especialización en Criminología y Psicología Forense Aplicada de la Universidad Simón Bolívar y director de Psicored SAS, responde:

¿Cuáles son las secuelas emocionales que quedan en las víctimas de abuso sexual?

Las secuelas emocionales en las víctimas pueden ser variadas y cada víctima podría experimentar de forma distinta la situación de abuso, algunas de las víctimas, hombres como mujeres, podrían presentar aislamiento social, dificultades para relacionarse con los demás, sentimientos de culpabilidad y de vergüenza ante el suceso, de inferioridad, problemas de sueño, así como temores y fobias.

¿Cuáles podrían ser los factores protectores que pueden amortiguar el impacto del abuso sexual?

Algunos de los factores que podrían servir de protección ante la experiencia de abuso sexual son:

-Red de apoyo (familiares, amigos)

-Control emocional.

-Autoestima adecuada.

-Estilo de vida equilibrado.

-Aficiones gratificantes.

-Vida social estimulante.

-Mundo interior rico.

-Actitud positiva ante la vida.

¿Cuáles son las consecuencias a corto y mediano plazo de las víctimas de abuso sexual en la niñez?

A corto plazolas niñas tienden a presentar reacciones ansioso depresivas; los niños, fracaso escolar y dificultades de socialización, así como comportamientos sexuales agresivos, tristeza y sentimientos de aislamiento.

A largo plazo pueden desarrollar depresión, ansiedad, consumo de sustancias tóxicas, intento de suicidio y trastorno de estrés postraumático.

¿De qué manera se puede manejar la revictimización en estas personas que fueron víctimas de abuso sexual, que nunca denunciaron o nunca les creyeron porque eran unos niños y ya en su adultez deciden hacerlo?

Habría que diferenciar el aspecto social del legal, en el primero es importante respaldar su acción de hablar del tema, sin juzgarle y brindando un apoyo familiar incondicional. En el aspecto legal es más complejo por que las autoridades deberán recaudar las pruebas necesarias, pero que debido el tiempo transcurrido pudiera no ser fructífera esta labor, es importante que esto lo sepa la persona que ha presentado la denuncia porque de lo contrario podríamos generar una revictimización cuando no se cumplan las expectativas en el proceso judicial.

Violencia sexual: Preguntas y respuestas

¿Qué es la violencia sexual?

Según la Ley 1146 de 2007, “la violencia sexual contra niños, niñas y adolescentes comprende todo acto o comportamiento de tipo sexual ejercido sobre ellos, utilizando la fuerza o cualquier forma de coerción física, psicológica o emocional, aprovechando sus condiciones de indefensión, desigualdad y las relaciones de poder existentes entre víctima y agresor”.

¿Qué tipos de violencia sexual hay?

La violencia sexual se presenta de muchas formas y todas con graves consecuencias: abuso sexual, violación, explotación sexual, trata con fines de explotación sexual y violencia sexual en conflicto armado.

¿Qué tipo de violencia se ejerció en este caso?

Abuso sexual. Es cuando el niño, niña o adolescente es tocado, acariciado o besado indebidamente o involucra aprovechamiento por la edad, condición de discapacidad o incapacidad preexistente.

¿Dónde denunciar un caso de violencia sexual?

En el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Fiscalía, Policía, Comisarías de Familia y Centro de Atención Integral a Víctimas de Abuso Sexual – Caivas.

¿Existe un tiempo límite para poner denunciar un caso de violencia sexual ejercido en contra de un menor?

Así los hechos hayan ocurrido hace mucho tiempo, o no haya pruebas o testigos, la víctima tiene derecho a denunciar ante la Fiscalía para que inicie la investigación pertinente. El silencio o la negligencia van en contra de los derechos de los niños, niñas y adolescentes.

Si deseas que conozcamos tu caso, no olvides escribirnos al correo notequedescallada@vanguardia.com
¡No estás sola!
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Image
Ingrid Paola Albis Pérez

Periodista egresada de la Universidad Pontificia Bolivariana. Miembro de Vanguardia desde 2010. Trabajó con Q’hubo Barrancabermeja en 2016 cubriendo temas judiciales. En la actualidad es reportera de la sección Área Metro, apoya en la elaboración de contenidos digitales y transmisiones en directo y es la encargada de la campaña ‘No te quedes callada, denuncia si fuiste agredida’ donde se manejan temas de violencia contra la mujer.

@PaolaAlbis

ialbis@vanguardia.com

Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad