lunes 24 de agosto de 2020 - 11:11 AM

#NuestraMemoria: la tradición de las cometas en Bucaramanga

Francisco Vargas o ‘Don pacho’, como lo conocen las personas de su barrio, es el dueño de la Fábrica de Cometas artesanales, una empresa familiar que se mantiene en pie sin importar los fuertes contratiempos que tienen al mundo entero aislado.
Escuchar este artículo

Esta fábrica, ubicada en Piedecuesta, ha ofrecido sus cometas artesanales a Bucaramanga y toda el área metropolitana desde el año 2000, fecha en la que se constituyó como una empresa como tal. Sin embargo, desde tiempo atrás ‘Don pacho’ las vendía a sus vecinos.

“Todo inició cuando hice mi primera cometa, en ese tiempo tenía 25 años y a los niños del barrio les gustó tanto que empecé a hacer para vender. Mis cometas se hicieron famosas, vendía grandes cantidades, entonces decidí crear el negocio junto a mi familia”, relató Francisco Vargas.

Él, junto a su esposa, la Sra ‘Chelita’, y sus tres hijos, son quienes durante todo el año se encargan de fabricar las cometas y atender también la papelería que es la entrada principal para sustentar su hogar.

No obstante, este año las ventas de cometas no pintan prometedoras para la fábrica. La pandemia ha afectado de forma muy grave, debido a que las personas no podrán salir a elevarlas. ‘Don pacho’ asegura que las ventas se han reducido un 90%.

Para agosto, comúnmente conocido como el mes de los vientos, en un año normal las ventas comienzan desde mediados de julio y se logran vender alrededor de ocho mil y hasta diez mil cometas. Y ahora, hasta la fecha lleva tan solo 200 cometas vendidas cuando normalmente debería haber vendido tres mil.

Pero para él esto es una mala racha por la que están pasando, no dejará de vender sus cometas con la esperanza de que pronto todo mejore y vuelva a la normalidad.

“Siempre nos enfrentamos a las adversidades con la esperanza de que los tiempos malos pasarán. Si nosotros perdiéramos la fe, seguramente nadie compraría una cometa, pero el ser humano nunca pierde la fe y no renuncia a sus costumbres y nosotros tampoco lo haremos”, expresó.

Incluso, este hombre de 50 años aseguró que una de sus principales motivaciones son sus clientes quienes le dicen: “Don Pacho yo le compro mi cometa sin falta y si no la elevo este año, la elevo el otro pero a mi hijo no lo dejo sin cometa”.

La unidad de una cometa de 80 centímetros la vende a $2.500 que es el tamaño que por lo general se maneja. La docena cuesta $18 mil. También fabrica manualmente unas cometas mucho más grandes que son de un metro con 30 centímetros. La unidad la vende a $25 mil.

Estilos

Son cientos los estilos que están a la venta al público, pueden personalizarse si así la persona lo desea. Las personalizadas sobretodo son las cometas grandes en las se pueden poner nombres, frases, stickers, carita feliz hasta con tapabocas, otras con forma de hormigas culonas, campesinas y escudos de equipos de fútbol.

Los materiales con las que se realizan son palitos de bambú o guadua, plástico de material de bolsas de basura, pita para amarrar los palitos y para hacer la forma de los hexágonos y silicona.

‘Don Pacho’ no ha desistido en su negocio porque para él hay cosas en la vida que hacen parte de la personalidad de cada persona. “A mí, por ejemplo, me relacionan como Don Pacho el de las cometas. Entonces, ya no es solo un negocio sino que hace parte de mi personalidad. La gente cuando llega la temporada, ven una cometa en el cielo e independientemente si la hice yo o no, la gente dice ahí está Don Pacho”.

Su lema es que tenemos que aprender a aceptar las diferentes dificultades que se presentan en la vida y nunca dejar de luchar por nuestros sueños.

Las personas interesadas en adquirir una cometa o comunicarse con él lo pueden hacer a través del número de celular 320 3523109 o en la página de Facebook Fábrica De Cometas Artesanales Piedecuesta, Bucaramanga, Floridablanca y Girón.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad