viernes 23 de agosto de 2019 - 12:00 AM

¿Qué semejanzas y diferencias tenemos con la mejor ciclorruta del país?

El corredor verde La Picacha, en Medellín, fue catalogado como el mejor proyecto de cicloinfraestructura del país. En Vanguardia comparamos los elementos de esta iniciativa, con la que se construye actualmente en Bucaramanga.

Una de las cosas que no funcionaría en Bucaramanga, para un porcentaje de ciudadanos, serían los 17,4 kilómetros de ciclorruta que la Alcaldía pretende dejar listos en diciembre próximo.

Más allá de sentir que es un espacio que se les está imponiendo y que no se cuenta con el área indicada para su ejecución, los opositores sienten que este tipo de infraestructura solo generaría un impacto negativo en el comercio y, por supuesto, en la movilidad.

Contrario a estas afirmaciones, los expertos en el tema aseguran que tal iniciativa conllevará al progreso y desarrollo en la ciudad, solo que para verlo de esta manera es necesario un cambio de paradigmas y la transformación de prácticas cotidianas.

Si bien, en la capital santandereana ya existen 2,6 kilómetros de vía exclusiva para biciusuarios, la inclusión de otros metros más en las zonas Centro, Occidente y Cabecera alteró los ánimos; tanto así que durante las últimas semanas, las protestas en estos puntos han sido repetitivas.

Una de las discusiones, precisamente, es que la puesta en marcha de este proyecto dejaría la circulación de vehículos reducida en solo un carril. Este fue justo el mismo tema que se debatió cuando se proyectaba el corredor verde La Picacha, ubicado en Medellín, entre Parques del Río y la carrera 83. Esta iniciativa hace dos semanas aproximadamente fue catalogado como el mejor proyecto de cicloinfraestructura del país, en el marco del Concurso de Buenas Prácticas en Cicloinfraestructura que se realizó durante el Foro Nacional de la Bicicleta en Cali.

El certamen, organizado por el Ministerio de Transporte, Agencia Nacional de Seguridad Vial, C40 Cities Finance Facility, Foro Nacional de la Bicicleta y la Fundación Despacio, tenía como objetivo visibilizar los esfuerzos de las ciudades para promover las buenas prácticas en política pública orientadas al uso de la bicicleta. Fueron cerca de 20 propuestas de Ibagué, Cali, Montería, Palmira, Villavicencio, Medellín y Bogotá, entre otras localidades, las que se evaluaron.

Lea también: Con demarcación de las vías, la ciclorruta se abre paso

Semejanzas y diferencias

De acuerdo con el Área Metropolitana del Valle de Aburrá, el corredor verde La Picacha, de 3,7 ​kilómetros y dos tipologías principales, bidireccional y unidireccional en el sentido del flujo vehicular, fue pensado como un sistema vial estratégico por tener una distribución equitativa del espacio. Es decir, se decidió en una reducción del carril vehicular para redistribuir el espacio el favor del ciclista y el peatón.

En los nueve corredores que se tienen pensado construir este año en Bucaramanga se proyectó tomar entre 1,5 y 3 metros de un carril o un carril completo para el paso exclusivo de pedalistas.

En La Picacha, la ciclorruta quedó en el costado derecho para garantizar cruces seguros y accesibilidad a peatones y ciclistas.

Manuel Azuero, jefe de gobernanza de la Alcaldía de Bucaramanga, explicó que no se tomará el mismo costado para los nueve corredores contemplados en el proyecto. “En su gran mayoría estarán sobre el margen izquierdo. No todos los tramos son bidireccionales, también tenemos tramos unidireccionales. Es decir, la carrera 21 es toda bidireccional; pero la calle 9 sí es unidireccional, donde los que van subiendo de la UIS a la Santo Tomás van por carril exclusivo de ciclorruta, pero los que van bajando comparten la calzada con el vehículo”.

En La Picacha se instalaron segregadores físicos y remontables para garantizar la seguridad del ciclista.

Azuero indicó que en la ciudad también se instalarán diferentes tipologías de segregadores, de acuerdo con el nivel de tráfico. Por ejemplo, en la carrera 21, donde la congestión es alta, se definió una segregación dura y de alta seguridad; en otros trazados, como el de la calle 41, la segregación será de pintura y taches.

En La Picacha hubo mejoramiento del espacio peatonal con nuevos andenes, eliminación de obstáculos y garantía de accesibilidad universal.

En Bucaramanga, el proyecto no contempló el mejoramiento del espacio público. Sin embargo, se evalúa la posibilidad de agregar obras complementarias en zonas donde definitivamente se requiere la realización de algún trabajo.

En La Picacha fue necesaria una nueva programación semafórica, así como la demarcación de paraderos de transporte público para garantizar la accesibilidad peatonal.

El Jefe de Gobernanza aseguró que en varios tramos de la ciclorruta se realizarán ajustes en la semaforización, para brindar seguridad en las intersecciones; no obstante, se evalúa la posibilidad de agregar una intervención del espacio público alrededor de los paraderos de los buses.

Lea también: Ciclorrutas en Bucaramanga: ¿Por qué hay casos exitosos y otros de fracaso?

Corredores

Estos son los nueve corredores que se construirá en Bucaramanga y que se pretenden dejar listo finalizando 2019

Corredor 1: Calle 9 entre carreras 15 y 27.

Corredor 2: Carrera 21 entre calles 5 y 56.

Corredor 3: Bulevar Santander entre carreras 15 y 28.

Corredor 4: Sector de Real de Minas con carrera 21.

Corredor 5: Conectará a los parques García Rovira y Los Niños, a lo largo de la calle 33.

Corredor 6: Calle 41 - Avenida La Rosita, entre el Parque García Rovira y la glorieta del Parque Mejoras Públicas.

Corredor 7: Carrera 35 y 35a, entre calles 36 y 52.

Corredor 8: Articulación con la Plaza Guarín, en forma de cuadrante.

Corredor 9: Carrera 29, entre calle 41 y Avenida González Valencia.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad