lunes 26 de abril de 2021 - 12:00 AM

Santandereanos con ansiedad y depresión, una cifra alarmante

La pandemia puso a prueba la salud mental de las personas y esto se ve reflejado en las cifras que recién fueron reveladas por el Gerente de la E.S.E. Hospital Psiquiátrico San Camilo. Una experta explicó además qué está pasando en el departamento.

El Hospital Psiquiátrico San Camilo, el único público de su tipo en el nororiente colombiano, durante los últimos cinco años mantenía una ocupación en el área de hospitalización de entre el 86% y 90%. Sin embargo, en los últimos meses, con la crisis generada por la pandemia del COVID-19, este porcentaje se incrementó al 96% y al 100% desde el mes pasado.

Lo más preocupante de la situación es que dicha institución está recibiendo en promedio 30 ingresos diarios a la unidad de urgencias, y al menos la mitad de esos pacientes requieren hospitalización, por exacerbación de patologías psiquiátricas como trastornos bipolares, ansiedad, intentos de suicidio y episodios de depresión severa, entre otros.

Con respecto al tema de consultas, Pedro Javier Gutiérrez, gerente de la E.S.E. Hospital Psiquiátrico San Camilo, comunicó que generalmente al mes se recibían entre 1.200 y 1.400 pacientes, actualmente se están atendiendo 1.900.

“Las estadísticas nos han demostrado que por cada 10 pacientes que se atienden en consulta, cinco están relacionados con temas de pandemia, pues es claro que se han agravado los casos a raíz del confinamiento familiar. En estos momentos podemos decir que la salud mental está perjudicada en todos los rangos poblacionales, no podríamos hablar de uno específico”, afirmó.

Según Gutiérrez, a raíz del mismo confinamiento y de las nuevas medidas decretadas para la contención del SARS-CoV-2, en la región, los ciudadanos han presentado crisis emocionales y mentales, lo que se refleja en la actual ocupación total del centro médico.

Lea también: La capacidad hospitalaria en el Psiquiátrico San Camilo se agotó

“Se han desatado trastornos de ansiedad, pánico, depresión y abuso de sustancias psicoactivas al encerrarse. El confinamiento confirmó que, en Santander, se aumentó en un 50% la violencia intrafamiliar, debido a que muchos hogares empezaron a fracturarse. Hay unas estadísticas que nos dicen que, por cada 10 pacientes, cuatro han padecido de depresión y han sido diagnosticados; otras nos dicen que, por cada 10 pacientes, siete han sentido síntomas de depresión como ansiedad, insomnio, pánico, angustia, no son diagnosticados como tal pero sí han padecido de esos síntomas”, expuso.

De acuerdo con lo mencionado por el gerente, toda esta crisis mental que se ha desencadenado con ansiedad, depresión, intentos de suicidios y suicidios, se debe a la incertidumbre y desesperación de las personas, especialmente de aquellas que están en casa, que perdieron el trabajo y/o que por alguna razón no tienen un rumbo claro de lo que van a hacer.

“Nosotros tenemos la línea de la amistad (305 393 1600 ó 697 0878) que fue habilitada en abril del año pasado. Le pedimos a todos los santandereanos que llamen (está habilitada las 24 horas), que la utilicen por si ven que está pasando algo en la casa, por si ven a algún familiar con ansiedad o depresión”, indicó.

Con respecto al tiempo de hospitalización, se pudo establecer que una persona puede durar hospitalizada entre ocho y diez días. No obstante, hay pacientes que duran entre 15 y 25 días, debido a que son patologías psiquiátricas de mayor complejidad.

“A raíz de la alerta roja estamos tratando de disminuir esta estancia hospitalaria a unos cuatro o cinco días, para darle la oportunidad a los pacientes que están esperando también de su hospitalización. Esto no depende de la gerencia, ni de los psiquiatras, porque hasta que el paciente no esté estable no se le puede dar salida “, precisó.

Síntomas

Johanna Patricia Mogollón Díaz, médico-psiquiatra de la E.S.E. Hospital Psiquiátrico San Camilo de las unidades Clínica Mujeres y Consulta Externa, aseguró que uno de los síntomas habituales de descompensación de un paciente ansioso es la preocupación excesiva ante situaciones, momentos o temas. “Esto genera que el cuerpo se active teniendo temblor, sudoración, visión borrosa, mareo y hormigueo en el cuerpo, entre otros síntomas. Lo que hay que hacer es tomarse la medicación o, en su defecto, consultar al médico”.

Si el tema es depresión, los síntomas son diferentes.

A juicio de Mogollón Díaz, “habitualmente está la experiencia de estar triste, pero las personas pueden llamarlo de diferente manera y eso puede acompañarse de deseos de llorar, pérdida del apetito, aumento del apetito, pérdida del sueño o aumento del sueño y suele también tener idea de desesperanza”.

En los casos más graves, está la idea de muerte y justo ahí es cuando se le debe dar manejo con hospitalización.

“Cuando hay una idea estructurada de muerte, es necesario consultar así no se tenga un trastorno psiquiátrico. Las alucinaciones no son exclusivamente de la esquizofrenia, ahora estamos viendo ansiedad con psicosis, depresión con psicosis o simplemente personas que por la presión emocional empiezan a ver cosas que nos son reales, escuchar voces que no son reales y que generalmente están impregnadas de lo emocional”, acotó.

El Instituto Nacional de Medicina Legal confirmó que en el primer trimestre de 2021, al menos 37 personas se quitaron la vida en Santander, de los cuales 6 eran menores de edad. Entre enero y diciembre 2020, la cifra llegó a 118, de los cuales 14 no habían superado los 18 años de edad.

En ambos periodos estadísticos, los hombres son los que más deciden acaba con su vida.

Voz del experto

La médico-psiquiatra de la E.S.E. Hospital Psiquiátrico San Camilo subrayó que los casos de salud mental se han disparado desde el inicio de la pandemia; particularmente, en los últimos dos meses se ha tenido un aumento en los casos de ansiedad y depresión.

“Los casos de ansiedad están exacerbados en cuanto a la sintomatología, igualmente que los casos de depresión, Pero adicionalmente otras patologías como el consumo por sustancias psicoactivas se ha aumentado y en algunos casos los pacientes llegan desorganizados con cuadros psicóticos donde no tenemos opciones más que hospitalizar para controlar y regular un poco la violencia con la que estos pacientes llegan”, agregó.

De acuerdo con la experta en la materia, la ansiedad está disparada por la incertidumbre que produce la pandemia, porque los recursos emocionales de las personas están desbordados.

En razón a esto, lo recomendable es:

1. No descontinuar los medicamentos indicados.

2. Reformulación de los medicamentos por parte de las EPS, para evitar que el paciente no los tenga a tiempo.

3. Acudir a otras medidas no farmacológicas como grupos de Whatsapp, asimismo líneas de ayuda.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Image
Ingrid Paola Albis Pérez

Periodista egresada de la Universidad Pontificia Bolivariana. Miembro de Vanguardia desde 2010. Trabajó con Q’hubo Barrancabermeja en 2016 cubriendo temas judiciales. En la actualidad es reportera de la sección Área Metro, apoya en la elaboración de contenidos digitales y transmisiones en directo y es la encargada de la campaña ‘No te quedes callada, denuncia si fuiste agredida’ donde se manejan temas de violencia contra la mujer.

@PaolaAlbis

ialbis@vanguardia.com

Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad