sábado 10 de febrero de 2024 - 5:13 PM

Noticias
Suscriptores

Secuelas en el páramo: Otra mirada del incendio en Berlín, Santander

Luego de 20 días de ocurrido el voraz incendio que azotó un extenso terreno en el páramo de Berlín, en Santander, campesinos, autoridades, academia y sociedad civil sacan las cuentas de las afectaciones que las llamas dejaron en el ecosistema, en la economía y hasta en la forma de ver a esta ‘joya’ natural.

Comprometidos con la verdad

Sabemos que te apasiona estar bien informado y que quieres seguir conectado con el periodismo independiente, de calidad y las buenas historias. Por eso, te invitamos a considerar adquirir una suscripción digital.

¡Mira esta propuesta exclusiva para ti!

Beneficios
  • Acceso ilimitado a www.vanguardia.com y contenido EXCLUSIVO para suscriptores.
  • Versión digital del periódico impreso, acceso a las últimas 30 ediciones.
  • Boletín electrónico con recomendaciones de nuestros editores.
  • Sopa de letras y sudokus interactivos.
  • Videos, fotogalerías e infografías.
  • Mejor experiencia de lectura con menos publicidad.
  • Descuentos en productos y experiencias a través del Club Vital.
Suscríbete por 12 meses y te damos 15
OFERTA ESPECIAL
Precio regular: $179.500 Paga: $118.800
Suscríbete
*No incluye periódico impreso
OFERTA ESPECIAL
Paga 12 meses y te damos 15 Precio regular: $179.500 Por $118.800
Suscríbete
*No incluye periódico impreso

Si tienes acceso a la suscripción digital pero no parece cargar correctamente el contenido, refresca tu acceso aquí.

Nuestra mejor noticia

En Vanguardia queremos que te mantengas bien informado. Te invitamos a considerar ser suscriptor digital y seguir conectado con el periodismo independiente y de calidad, investigaciones, buenas historias y todos nuestros contenidos.

¡Mira esta propuesta exclusiva para ti!

Beneficios
  • Acceso ilimitado a www.vanguardia.com y contenido EXCLUSIVO para suscriptores.
  • Versión digital del periódico impreso, acceso a las últimas 30 ediciones.
  • Boletín electrónico con recomendaciones de nuestros editores.
  • Sopa de letras y sudokus interactivos.
  • Videos, fotogalerías e infografías.
  • Mejor experiencia de lectura con menos publicidad.
  • Descuentos en productos y experiencias a través del Club Vital.
Suscríbete por 12 meses y te damos 15
OFERTA ESPECIAL
Precio regular: $179.500 Paga: $118.800
Suscríbete
*No incluye periódico impreso
OFERTA ESPECIAL
Paga 12 meses y te damos 15 Precio regular: $179.500 Por $118.800
Suscríbete
*No incluye periódico impreso

Ya tengo mi suscripción:

o ingresa

Ingresar

Olvidé mi contraseña

Límite de dispositivos diarios alcanzado

Has alcanzado el límite de dispositivos diarios desde los cuales acceder a nuestro contenido.

Durante 72 horas ardió el páramo en la vereda Ucatá del municipio de Tona, en pleno corregimiento de Berlín. Las llamas y el humo espantaron a animales, cambiaron la rutina de los campesinos de la zona, liberaron toneladas de carbono al ambiente y convirtieron en ceniza a las plantas.

Comunidad, cuerpos de socorro, autoridades y voluntarios trabajaron para extinguir las llamas. Cuando el fuego se apagó, realmente se vislumbró la magnitud de los daños.

$!Secuelas en el páramo: Otra mirada del incendio en Berlín, Santander

Don Orlando Velandia es presidente de la Junta de Acción Comunal de la vereda Ucatá. Desde hace más de 60 años vive en el páramo y es la primera vez que le toca vivir una emergencia de tal magnitud.

Lea también: ¿Por que los frailejones del páramo de Berlín resistieron el voraz incendio?

Este hombre se dedica a la ganadería y el intenso fuego acabó con cuatro hectáreas de pasto con las que alimentaba a sus vacas.

“Dependemos del pasto para alimentar al ganado. Mientras tanto la producción de leche merma. Tenemos que comprar alimento para mantenerlas y volver a sembrar en las áreas que se quemaron”, indicó el líder comunal.

$!Secuelas en el páramo: Otra mirada del incendio en Berlín, Santander

Además, el fuego también arrasó con cerca de 50 hectáreas de predios particulares de las familias Pérez y Conteras. La gran cantidad de humo que se produjo afectó decenas de cultivos de papa negra, papa criolla y fresa con las que se sostenían estas familias y otras personas a las que se les tienen arrendadas parcelas de cultivos.

Le puede interesar: Se unieron y recuperaron escuela afectada por grave incendio en páramo de Berlín

La forma en las que los campesinos percibían el páramo cambió. En la zona existían varios campos de pino que no se volverán a sembrar por miedo a que, por su alta combustión, estos acrecienten algún incendio que pueda volver a ocurrir.

“Es triste y desolador ver como en cuatro días quedó el paisaje. Muchos animalitos murieron y la vegetación se destruyó. Queremos volver a ver reverdecido nuestro páramo”, indicó don Orlando Velandia.

Un valle de frailejones entre cenizas

$!Secuelas en el páramo: Otra mirada del incendio en Berlín, Santander

¿Qué fue lo más fuerte del incendio para los frailejones? A la pregunta, el biólogo Fernando Cáceres, director general de Biótica Consultores Ltda y especialista en Preservación y Conservación de los recursos naturales, respondió: “Todos los años, especialmente, a principio de año es cuando empiezan a aflorar, es decir, arrancan su ciclo reproductivo hasta que se producen los frutos y las semillas. Para esta época era este ciclo de reproducción”.

El especialista hizo una precisión un páramo es un grupo de muchas especies que interactúan, pero el frailejón es la más representativa a la vista. Hay pastos, turberas, musgos, ericáceas y microorganismos relacionados con el suelo.

Vea también: Video: Los frailejones sobrevivieron al fuego, expertos dan esperanza de recuperación

Las llamas llegaron a esta veintena de frailejones en plena época reproductiva, incluso algunos ya tenían flores, como se retrató en fotos de meses anteriores. “Uno de los graves efectos de este incendio es la interrupción de ese ciclo natural reproductivo”.

$!Secuelas en el páramo: Otra mirada del incendio en Berlín, Santander

Pero hizo una salvedad, dependiendo del grado de afectación del suelo, “es lo que queremos medir en estos momentos”, hay posibilidad de que muchos frailejones sobrevivan por su misma capacidad de soportar el fuego, pero también si el incendio fue superficial, debe haber bancos de germoplasma, “esas semillas guardadas en el suelo esperando el momento idóneo para brotar... Hay que darle el crédito al ecosistema porque tiene esa capacidad de resiliencia”, resaltó Cáceres.

A lo que añadió que con otros colegas y entidades ambientales evalúan esa capacidad de recuperarse y con base en esa información, se planteará si se le ayuda o se deja que el ecosistema se recupere solo.

Lea además: Historias de esperanza tras el grave incendio en el páramo de Berlín

Otro efecto drástico de la deflagración fue que diezmó significativamente la capacidad de captación de carbono que tiene el páramo, “prácticamente sí se perdió en un porcentaje altísimo”. Al contrario, sí salió mucho carbono a la atmósfera por cuenta del incendio.

$!Secuelas en el páramo: Otra mirada del incendio en Berlín, Santander

¿Es verdad que la recuperación del área de páramos afectada durará entre 50 años y 60 años? El empresario santandereano aseguró: “El dato es un poco apresurado para hablar de datos exactos porque en la naturaleza nada está determinado y estandarizado porque la biodiversidad y la riqueza de un ecosistema tienen mucha variabilidad”.

El biólogo se tomó unos segundos y explicó lo siguiente: cada especie y cada individuo pueden tener respuestas diferentes, por ejemplo, hay frailejones con unas etapas de su vida en las que su desarrollo es lento o limitado, pero eso depende de la especie.

Vea también: Un ‘cementerio’ de frailejones en el páramo de Berlín, en Tona

“En Colombia tenemos varias especies de frailejones, muchas son endémicas de diferentes tipos de páramo, pero al mismo tiempo están adaptadas a condiciones extremas, incluyendo los incendios forestales. Entonces esos datos de los tiempos, normalmente, salen de los cálculos que un frailejón se demora un año en crecer un centímetro, hacen una regla de tres y con eso sacan el resultado”, puntualizó Cáceres.

$!Secuelas en el páramo: Otra mirada del incendio en Berlín, Santander

Cáceres conoce muy bien la vida de un frailejón porque los ha estudiado, por ejemplo, sostuvo que los frailejones son de la misma familia de los girasoles (son Asteraceae), entonces tiene una etapa en la que el adulto ya produce flores, estas son polinizadas, luego sale un fruto, este da semillas que caen al suelo, unas germinan y otras se guardan como germoplasma (inactivas) hasta que las condiciones están para su desarrollo.

El incendio tocó la vida personal del biólogo, para él, fue un momento impactante encontrarse en medio de esa desolación porque el páramo es uno de los ecosistemas que más le gustan.

“Se activa la sensibilidad, por eso traté de decirle al equipo de Biótica: tenemos que hacer algo desde nuestra función social, no solo como empresa, sino como profesionales del área ambiental. Por ejemplo, en la zona ya había tomado fotografías de un colibrí endémico de los páramos, saber que esas especies se fueron o se murieron ahí. Esto le toca a uno las fibras más sensibles”, relató Cáceres.

Pero al mismo tiempo expresó que por su conocimiento sobre la dinámica de los ecosistemas lo hizo aterrizar rápido y saber que tienen esa capacidad de resiliencia y de recuperarse. “Ese día me acuerdo de que encontramos varios ratoncitos de páramo y logramos rescatarlos”.

Ante este panorama, unas 20 personas del sector privado y público se han reunido desde el día de la tragedia para levantar los insumos y construir una hoja de ruta para evaluar el daño ecológico y social, formular una estrategia y plan de acción para el manejo del daño del área afectada, todo saldrá de un diagnóstico.

Las lluvias ‘abrieron’ la esperanza

$!Secuelas en el páramo: Otra mirada del incendio en Berlín, Santander

El agua que cayó del cielo al páramo durante los últimos días cambió el panorama de tragedia a esperanza. Las gotas que cayeron sobre los frailejones activaron sus hojas más altas e hicieron que se abrieran para atrapar el líquido.

En palabras del tecnólgo forestal del acueducto metropolitano de Bucaramanga, Javier Leal, “recorrimos la zona afectada y nos llevamos una sorpresa. Más del 80 % de los frailejones que se afectaron con el fuego tienen sus penachos vivos. En el incendio cerraron sus hojas para proteger las yemas terminales y ahora están floreciendo. Estas plantas están vivas”.

$!Secuelas en el páramo: Otra mirada del incendio en Berlín, Santander

El funcionario dijo que en cerca de seis meses se sabrá qué cantidad de frailejones sobrevivieron al incendio. Sin embargo, el espectáculo visual que representan estos penachos verdes entre el paisaje calcinado es realmente conmovedor, es la vida resurgiendo entre las cenizas.

La ‘cuna’ de frailejones

$!Secuelas en el páramo: Otra mirada del incendio en Berlín, Santander

Desde hace tres años el acueducto de Bucaramanga estableció en la zona de Plan de Mesa de la vereda Ucatá un vivero en el que crecen frailejones bebé de la especie Espeletia Stanleyana.

El ingeniero Javier Leal explicó que a esta ‘cuna’ son llevadas plántulas de frailejón que crecen en el páramo y se les brinda las condiciones para que puedan desarrollarse. “Tomamos plántulas que crecen muy juntas unas de otras en el páramo y que cuando van adquiriendo altura establecerán una competencia y algunas morirán. Preferimos rescatarlas, criarlas y luego transplantarlas en lugares en los que haya ausencia de esta especie”, aseveró.

Otra de las estrategias que utiliza el acueducto es tomar semillas de las flores de frailejones adultos y llevarlas al vivero para hacerlas germinar. Este proceso está en fase de investigación.

$!Secuelas en el páramo: Otra mirada del incendio en Berlín, Santander

El ‘niñero’ de estos bebés es José Moreno, guardabosques del acueducto. El hombre llega a las 7:00 a.m. al vivero, les pone riego, limpia el área en las que se encuentran las bolsas que contienen las plantas y ayuda a que estas reciban luz y aire.

“Es un trabajo hermoso, es una oportunidad que no la tiene todo el mundo. Estoy orgulloso de cuidarlos”, expresó José Yamel.

$!Secuelas en el páramo: Otra mirada del incendio en Berlín, Santander

Cuando estas plántulas adquieren una altura de más de cinco centímetros están listas para ser sembradas nuevamente en el páramo. Se prevé que varios de estos frailejones sean plantados en las áreas en las que sus predecesores no lograron resistir al calor abrazador de las llamas.

La esperanza de vida de los bebés frailejón trasplantados supera el 99 %.

Cabe destacar que de esta ‘guardería’ han salido cerca de 4.000 frailejones que fueron sembrados en predios que se están recuperando y donde antes había agricultura y ganadería.

Establecerán un ‘modelo’ del páramo

$!Secuelas en el páramo: Otra mirada del incendio en Berlín, Santander

Durante este fin de semana un grupo de especialistas arribó al Refugio Piedra Parada de Berlín para analizar un ecosistema similar al que se vio afectado por el incendio y así tener una referencia para establecer planes de recuperación de las áreas afectadas.

“Queremos que el Refugio se transforme en un gran laboratorio ‘in situ’ al aire libre para que los expertos puedan adelantar sus estudios de propagación de especies de páramo y con esta información podamos liderar proyectos de restauración de áreas de páramo”, explicó el gerente de Piedra Parada, Nicolás Mantilla.

$!Secuelas en el páramo: Otra mirada del incendio en Berlín, Santander

Asimismo, en el vivero que opera en este lugar se adelantó una jornada de siembra de frailejones que fueron apadrinados por voluntarios. Estos serán trasplantados a una zona húmeda en la que nace el agua.

Los daños para el acueducto

$!Secuelas en el páramo: Otra mirada del incendio en Berlín, Santander

El 70 % de los predios donde ocurrió el incendio son del Acueducto Metropolitano de Bucaramanga (amb), por lo menos 245 hectáreas. Es una extensión menor, si se compara con todos los terrenos a cargo del amb, que suman 12 mil hectáreas en zona de páramo y bosque de niebla.

Alejandro Estrada, gerente del amb, indicó que el predio afectado hace unos años recibió un proceso de recuperación porque el terreno estaba dedicado a lo agroindustria. El amb lo compra y le cambia el uso, era para la conservación de fauna y flora.

“Es una pérdida significativa, considerando que hemos dedicado 16 años a la restauración de un terreno que, al momento de su adquisición, se encontraba severamente afectado por actividades humanas como la siembra de cultivos de cebolla, papa y la práctica de la ganadería. Desde el inicio, nuestro enfoque ha sido revitalizar el área con las mismas especies autóctonas, dando origen a la creación de la guardería de frailejones y el vivero de especies de alta montaña”, señaló Estrada.

A renglón seguido aseveró que el área afectada es pequeña en relación con lo grande que es el páramo, que se extiende por 150.000 hectáreas entre los Santander, en este sentido, la seguridad hídrica no se vería afectada.

“Todavía no tenemos un dato de todo lo que se perdió, no sabemos si es restaurar o reforestar. Eso será producto de un diagnóstico que se hará entre muchas instituciones, sector público, Gobierno nacional y empresarios. Pero vemos una gran esperanza por el hecho de que la guardería se pudo proteger y ahí nos ahorramos años de recuperación. Si se hubiera quemado, tendríamos que empezar de cero y no empezamos de cero”, detalló Estrada.

Al preguntarle sobre cuántos recursos se invertirán para recuperar esa zona, el gerente aseguró que no hay una cuantía estimada, eso se sabrá cuando se tenga más información del diagnóstico de la afectación, incluso reveló que al ser un evento imprevisible, el amb no tiene un presupuesto para esos sucesos, pero sí tiene bolsa de recursos para reforestación y recuperación de cuencas.

Asimismo, reconoció que los técnicos del acueducto tienen suficiente información sobre la flora del páramo, pero poca sobre la fauna. “Hemos encontrado muchas manos que quieren colaborar, pero estamos tratando de tener una solo línea, junto con la Alcaldía de Bucaramanga, Gobernación y Ministerio de Ambiente. Ya tenemos una mesa de trabajo para coordinar la recuperación”.

Luego de 20 días de ocurrido el voraz incendio que azotó un extenso terreno en el páramo de Berlín, en Santander, campesinos, autoridades, academia y sociedad civil sacan las cuentas de las afectaciones que las llamas dejaron en el ecosistema, en la economía y hasta en la forma de ver a esta ‘joya’ natural.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Image

Comunicador social - periodista egresado de la Universidad Autónoma de Bucaramanga. Llega a Vanguardia en el 2012 al equipo web, trabajando en temas de movilidad e infraestructura. Ganador del premio departamental de periodismo Luis Enrique Figueroa en la categoría mejor trabajo audiovisual para Internet, en los años 2016 y 2021 y del Premio Silvia Galvis 2021.

@milvelosa

mvelosa@vanguardia.com

Image

Periodista económico en Vanguardia. Ganador del premio Simón Bolívar a mejor reportaje en audio en 2023. Magíster en Estudios Políticos, de la Universidad de Caldas. Comunicador Social – Periodista, de la Universidad Pontificia Bolivariana.

@MiguelOrlandoAM

malguero@vanguardia.com

Lea también
Publicidad
Publicidad
Noticias del día
Publicidad
Tendencias
Publicidad
Publicidad