sábado 05 de septiembre de 2020 - 12:00 AM

Transportadores se irán a paro el 22 de septiembre

El gremio asegura que, en estos momentos, las empresas están subsidiando la operación para garantizar la prestación del servicio en toda el área. Escasamente llegan a los 55 mil viajes día, lo que representa pérdidas cercanas a los $1.300 millones.
Escuchar este artículo

Bucaramanga y el Área Metropolitana se enfrentan a un presunto cese de actividades por parte de propietarios de buses y busetas, y conductores del Sistema de Transporte Público Convencional, TPC.

Según lo previsto, el próximo martes 22 de septiembre, este gremio realizará un paro indefinido y se tomará los principales puntos de conexión entre los cuatro municipios. Consideran que, una vez más, las peticiones realizadas ante las autoridades y entes de control se quedaron en compromisos de papel y mesas técnicas.

Edwin Fabián Pinzón, gerente de la Asociación de Inversionistas del Transporte Convencional, Asitransco, comentó que “estamos exigiendo lo mismo que en diciembre y en marzo, porque no nos han cumplido con nada. Está claro que el Área Metropolitana de Bucaramanga, AMB, y la Alcaldía de Bucaramanga no tienen ninguna intención de acceder a nuestras peticiones”.

Las peticiones son efectuar operativos permanentes de control a la informalidad (‘piratería’, mototaxismo, taxi colectivo y urbaneo); y reestructuración de rutas para que realmente se atiendan las necesidades de la comunidad. Se suma también la necesidad de recibir algún tipo de apoyo ante el desalentador panorama que ocasionó la emergencia decretada por el Coronavirus.

“Nos están obligando a trabajar a pérdidas y más ahora que se metió el tema de la pandemia. Si no salimos a trabajar entonces sancionan a las empresas. El problema es que si antes del COVID-19 no movíamos pasajeros, ahora menos. No se trata de que cuando anunciemos paro ahí sí programen operativos y nos citan a reuniones, porque lo que queremos son respuestas inmediatas”, precisó Pinzón.

Lea también: Los puntos de la discusión entre los transportadores y el alcalde de Bucaramanga

“Es entendible la situación”

Ante la decisión de suspender operaciones que, sin duda, afectará la normal prestación del servicio de transporte público para cientos de pasajeros de Bucaramanga, Floridablanca, Girón y Piedecuesta, los gerentes de las empresas aseguraron que están buscando la manera de concertar.

Luis Fernando Sánchez, presidente de Cotrausan, el gremio transportador urbano que agrupa a las empresas Transcolombia, Cotrander, Unitransa y Transgirón, indicó que “los representantes legales de las empresas de transporte estamos invitando al AMB, organismos de control, propietarios, conductores y administraciones de las empresas a unos diálogos, en aras de buscar el bienestar del gremio. Nosotros como empresas legalmente constituidas no podemos parar y apoyar este paro porque debemos garantizar la prestación del servicio público”.

Sin embargo, para Sánchez y empresarios es justificable los motivos de quienes hacen la convocatoria porque están desesperados. La situación es crítica, ya que la producción actual no cubre los costos de operación.

“Nosotros como empresa no compartimos las vías de hecho, buscamos siempre las salidas concertadas. Necesitamos espacios que realmente promuevan acciones reales y no como los que ha ocurrido en los últimos cinco años en los que hemos tenido un sinnúmero de reuniones, sin que a la fecha se haya materializado una solución a la problemática que tenemos de improductividad”, acotó.

Johanny Jaimes, gerente de Transgirón, manifestó que en esta época de pandemia la situación se ha vuelto más crítica, debido a que propietarios y empresas han incrementado los porcentajes de pérdidas.

De hecho, “hemos pensado en buscar personas externas que nos revisen jurídicamente los contratos para mirar de qué manera el AMB y el Gobierno nos pueden resarcir”, subrayó.

Por su parte, Pedro Oróstegui, gerente de Unitransa, considera que esta decisión de los propietarios de parar sus actividades no se trata de una simple protesta, sino de una forma que decir que no pueden operar más.

“Ellos están trabajando, pero subsidian con sus recursos propios y hasta provenientes de otras actividades, la operación de los vehículo. A Unitransa, desde el 16 de marzo, no le ingresa un peso por pago de los propietarios porque no tienen con qué. Si seguimos así lo que seguramente va a pasar es que las empresas con el tiempo van a tener que cerrar por imposibilidad de asumir gastos”, afirmó.

DATO: En 2007, las empresas de transporte público convencional realizaban 580 mil viajes día, en promedio.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad