sábado 07 de noviembre de 2020 - 12:00 AM

Valle de Guatiguará concebido como Nueva Centralidad Urbana

El objetivo es que esta zona se convierta en un centro de desarrollo urbanístico, económico, ambiental y de progreso planificado para contraponerse al crecimiento acelerado y desordenado que actualmente tienen las ciudades.
Escuchar este artículo

Aunque se puede estar muy lejos de la realidad y quizá del interés del sector privado, la Universidad Santo Tomás Seccional Bucaramanga y el Área Metropolitana de Bucaramanga, AMB, le apostaron al desarrollo del proyecto piloto de Nueva Centralidad Urbana en el Valle de Guatiguará y el Núcleo Urbano de Piedecuesta, el cual fue presentado oficialmente a la comunidad y a las autoridades municipales, metropolitanas y departamentales.

Los esfuerzos de las dos instituciones se concentraron en concebir un nuevo lugar en donde habitar en zona de periferia, pensando en las necesidades futuras de sostenibilidad, soberanía alimentaria, defensa del agua, conservación de los recursos naturales y de inclusión social de todas las comunidades, entre otras. Es decir, el proyecto le apunta a una vivienda productiva en una zona que no es urbana ni rural completamente, debido a que Guatiguará está en el borde.

Lea también: Hoy reabren sus puertas los bares de Floridablanca

La arquitecta Ruth Marcela Díaz Guerrero, asesora de la dirección del AMB y, en su momento líder del componente cultural y participativo del proyecto, explicó que esta zona fue escogida a partir de unos estudios que se hicieron en el marco del Plan Integral de Desarrollo Metropolitano 2016-2026 que realizó el AMB, en el que se tuvieron en cuenta algunos posibles lugares en los cuatros municipios, donde se pudiera tener unos puntos de desarrollo que empezaron a llamarse como nuevas centralidades.

“No son unos lugares concretos, son como unas expectativas de desarrollo sobre el territorio urbano, pensando básicamente en el crecimiento de la población, en cubrir las necesidades de vivienda, pero que no se trate de buscar sitios donde aparece la vivienda sola. Este sería el primer proyecto de este tipo que se desarrolla en la región y sería la primera zona concebida como centralidad urbana”, indicó Díaz Guerrero.

El desarrollo de este piloto contó con la participación del Estudio de Arquitectura Internacional y Diseño Moneo Brock, con sede principal en Madrid, España, ganador del Premio Pritzker, equivalente al Nobel de arquitectura.

“Este proyecto realmente es muy importante, incluso los de Moneo Brock nos dijeron que era la primera vez que lograban materializar, de una manera tan integral, todas las aspiraciones que uno pueda tener sobre un territorio para garantizar ese desarrollo sostenible. Esperamos en algún momento contar con el apoyo de la empresa privada para que se pueda llevar a cabo este proyecto que le apunta a la defensa del paisaje de Guatiguará”, subrayó la arquitecta.

Aseguró que es importante mantener los bosques en las zonas de los valles para garantizar el agua en Piedecuesta y evitar que el calentamiento se dispare.

“Creemos en el desarrollo urbano consciente de la naturaleza, hay que mejorar el desarrollo integral de los cascos urbanos donde ya están consolidados los servicios, antes de urbanizar las zonas rurales porque nos estamos quedando sin terrenos. El descubrimiento más importante del proyecto fue que la zona del Valle de Guatiguará tiene las tierras más fértiles del área metropolitana de Bucaramanga, así que sería un crimen coger esas tierras y echarles cemento por encima y usarla como territorio urbano”, puntualizó.

Cabe destacar que el proyecto piloto de Nueva Centralidad Urbana en el Valle de Guatiguará y el Núcleo Urbano de Piedecuesta, ha sido seleccionado como finalista en la categoría ‘Ordenamiento Urbano y Territorial’, de la Bienal de Arquitectura 2020 organizada por la Sociedad Colombiana de Arquitectos. El evento se llevará a cabo, de manera virtual, entre los días 18 y 28 de noviembre de 2020.

¿Qué se propone?

A través de siete líneas estratégicas, del proyecto piloto, se proponen programas específicos, como:

-Un plan de movilidad rural y urbano saludable y sostenible.

-Programas perfilados a la gestión integral del agua desde su captación, recuperación y manejo de riesgos de inundación.

-Conexión verde con programas de infraestructura, paisajismo y de riesgo de remoción en masa.

-Plan de densificación que propenda por la compacidad, la contigüidad de servicios complementarios y de crecimiento estratégico.

-Agroindustria que recupere las actividades agropecuarias y de mercados locales que promuevan una alimentación saludable y ecoturística.

-Desarrollo local estratégico de gestión ambiental y servicios ecosistémicos que generen energías limpias.

-Plan integral de residuos sólidos bajo el concepto de la economía circular, con acciones de clasificación selectiva de residuos.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad