sábado 24 de noviembre de 2018 - 12:01 AM

Trabajando en equipo por los niños del norte de Bucaramanga

Lograr la inclusión social de niños y jóvenes con discapacidad cognitiva no es labor de una sola persona, por eso en Fandic se trabaja con la Rehabilitación Basa en la Comunidad.

Llegar a un país sin conocer a nadie no es impedimento para brindar ayuda a quienes más lo necesitan. Por eso al arribar a Colombia, Marlene Wiens, fisioterapeuta canadiense, sabía que debía empezar a buscar la forma de involucrarse con la comunidad por medio de su profesión.

“Al llegar a Colombia empecé a trabajar voluntariamente con un grupo de personas discapacitadas, uno de los señores de ese grupo me comentó sobre la situación que se vivía del norte, específicamente con los niños discapacitados. Decidimos reunirnos con las madres de los pequeños y nos dimos cuenta que lo que ellas querían era que sus hijos pudieran ingresar a la escuela”, asegura Marlene, fundadora de Fandic.

Con el objetivo de ayudar a esas cuatro madres de familia, Marlene empezó un proceso de acompañamiento y terapia para que los menores pudieran ser aceptados en las instituciones educativas. Fue así como hace más de 20 años se inició el proyecto que hoy en día es Fandic, una fundación sin ánimo de lucro que ayuda y apoya a los menores con discapacidad cognitiva del sector norte en Bucaramanga.

“Marlene conoce a tres jóvenes muy activas en este sector y les propone unirse a la fundación, a ellas se les denominó trabajadoras comunitarias. Ellas empezaron a identificar a las madres con hijos que tenían discapacidad cognitiva, se reúnen e inician un proceso de capacitaciones para la rehabilitación adecuada de sus niños”, afirma Olga Santamaría, directora de Fandic, quien ingresó a la fundación en 1999 gracias a los convenios que Marlene Wiens hizo con otras instituciones como la Universidad de Santander, UDES.

Primeros acercamientos formales

Ya conformada y legalmente constituida Fandic, pero sin un lugar establecido para brindar sus servicios, se realiza el primer acercamiento con un colegio del norte y en uno de los salones más grandes empiezan labores durante seis meses aproximadamente. Luego, gracias a la gestión de los integrantes de esta institución pudieron ubicarse en el salón comunal del barrio Regaderos.

Le puede interesar: Una ciudad sin límites para ser solidario

“Cuando yo llegué a Fandic lo primero que hicimos fue realizar un diagnóstico sobre cuántos niños con discapacidad había en la zona. Siempre íbamos con estudiantes y la trabajadora social, ella nos presentaba ante la comunidad, así nos empezaron a reconocer”, explica la Directora de la fundación.

Actualmente, en Fandic se trabaja con la estrategia de Rehabilitación Basada en la Comunidad, RBC, que consiste en brindar apoyo en aspectos fundamentales como salud, educación, subsistencia y fortalecimiento social con el fin de lograr la inclusión de esta población con discapacidad a través del acceso a estos servicios primordiales. En salud, por ejemplo, se brinda servicios de fisioterapia, trabajo social, terapia ocupacional, psicología y fonoaudiología, todo esto con un trabajo interdisciplinario.

Así mismo, padres de familia y docentes de colegios del norte reciben capacitaciones con enfoque en la inclusión educativa y social. Por eso allí el trabajo no es solo con los menores, es un trabajo en equipo con la comunidad.

En el proceso de rehabilitación y habilitación hay 56 niños beneficiados, algunos gracias al convenio que tiene la institución con la Alcaldía de Bucaramanga, con vigencia de tres a siete meses al año. Cuando no existe ese convenio, la fundación debe disminuir el número de beneficiarios, priorizando a quienes se encuentren más cerca y necesiten mayor ayuda.

Por eso y para que pueda brindar un mejor servicio, Fandic requiere del apoyo de todos, ya que si es la fundación con mayor número de votos de la campaña “Bucaramanga sin límites”, podría recibir un beneficio de hasta $25 millones con los que instalará una plataforma de elevación para acceso de niños con discapacidad física, podrá cambiar el techo del segundo piso con su respectivo cielo raso e instalar allí un aire acondicionado para adecuar nuevos espacios terapéuticos.

Directora: Olga Santamaría.

Fecha de fundación: 1998.

Misión: Incluir niños con discapacidad en un contexto social a través de la Rehabilitación con Base en la Comunidad, RCB. Así mismo, involucrar a la familia y población santandereana en programas, planes y proyectos que buscan el mejoramiento de la calidad de vida de niños y jóvenes.

Proyectos: Lograr que cada vez más niños con discapacidad cognitiva del norte de la ciudad puedan ser parte de Fandic.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad