viernes 08 de mayo de 2020 - 10:50 AM

Indignación en Colombia por denuncia de vigilante que fue obligada a vivir en el edificio en el que trabajaba

La noticia de una mujer a la que obligaron a vivir en el edificio que cuidada mientras terminaba el aislamiento fue publicada por medios de Bogotá y rápidamente se difundió por redes sociales en donde causó gran indignación.

Según relata el periódico El Espectador, Edy Fonseca se desempeñaba como celadora en un edificio residencial del reconocido barrio Rosales, al norte de Bogotá.

Una vez comenzó el aislamiento Fonseca fue obligada a quedarse en su lugar de trabajo por un mes, porque, "según sus jefes, así lo había ordenado el Gobierno Nacional. Los hechos, conocidos este miércoles, dejaron a la mujer con graves problemas de salud" informó el medio.

Además de obligarla a vivir en el edificio, el presidente del consejo de la unidad residencial no le aseguró un sitio digno para que la mujer pudiera descansar ni un baño con agua para que pudiera asearse.

Fonseca contó que le preguntaron si tenía un colchón inflable. "Yo les dije que no tenía. Entonces me pidieron que llevara algo que se asimilara a un colchón, así que llevé un cubrelecho”.

El presidente, al ver el cubrelecho, le acomodó un sofá para que la trabajadora pudiera descansar en el, eso sí, en recepción, para que no se alejara tanto de sus labores.

Como gesto de 'generosidad' el empleador le ofreció la suma de $15 mil pesos diarios para que desayunara, almorzara y comiera en el lugar.

"Además, el sitio donde la dejaron, meses atrás había tenido que ser fumigado pues lo habían invadido las ratas y solo contaba con un baño, que no contaba con agua, por lo que ella debía mantener un balde en el sitio para poder asearse, informó El Espectador.

Fonseca pidió que la dejaran volverá su casa, para poder ver a su hija así fuera por un momento pero no la dejaron.

“Yo no entendía por qué no me dejaban ir a mi casa, si todo el día entraban y salían residentes y domiciliarios, entonces ¿yo por qué no podía salir?”, contó la afectada al medio.

Por la presión del trabajo, las malas condiciones de descanso y alimentación Fonseca sufrió problemas de azúcar y, pese a que ella informó que no se sentía bien, su empleador no hizo nada al respecto.

"Una residente que es médico un día me vio mal, entonces me compró un suero y unas pastas. Eso me ayudó como por dos días, pero volví a enfermarme”, aseguró la mujer.

Un mes después de vivir en su lugar de trabajo, la vigilante se levantó con la cara torcida. Un residente decidió llamar al 123 después de ver la situación de Fonseca.

La mujer estaba entrando en un coma diabético, tenía azúcar alta, parálisis facial y problemas para respirar. En ese momento llegó la ambulancia.

Para ese momento, mientras Fonseca se encontraba batallando contra sus síntomas, "el presidente del consejo del edificio le dijo que "los había metido en un problema”, así que la echó", explicó El Espectador.

Después de ser atendida en una clínica, la mujer se recupera en su casa.

Cuando la ambulancia llegó, Fonseca estaba entrando en un coma diabético, tenía azúcar alta, parálisis facial y problemas para respirar. “Yo ya no podía respirar, ya no coordinada lo que estaba hablando”, relató la afectada, quien aseguró que cuando estaba en la ambulancia, el presidente del consejo del edificio le dijo que "los había metido en un problema”, así que la echó.

Después de ser atendida en la clínica Palermo, Fonseca volvió a su casa, en donde se recupera de todas sus afectaciones de salud.

Según informó a diferentes medios el abogado de Fonseca, no todos los residentes del edificio tenían conocimiento de lo que sucedía, sin embargo tanto el presidente del consejo como la administradora estaban al tanto de la situación.

“No alcanzó a ser homicidio, pero sí fueron lesiones personales porque ellos dieron pie a todo eso y también hubo una coacción psicológica, porque todo esto fue lo que le generó los problemas de salud que ella presentaba cuando llegó la ambulancia”, expuso el abogado.

Tras conocerse los hechos, en redes sociales la indignación por el trato inhumado que le dieron a la mujer no se hizo esperar.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad