domingo 25 de agosto de 2019 - 12:00 AM

James volvió y el Real Madrid empató

James actuó 57 minutos con el Real y registró 48 toques, 87% de precisión en los pases, dos opciones de gol, cuatro remates y dos robos de balón.
Escuchar este artículo

En su estreno como local el Real Madrid volvió a las andadas, al retorno al pasado más reciente, el que le marginó de los éxitos, tras dejarse dos puntos en la visita del Valladolid (1-1).

Le bastó con poco al conjunto de Pucela para dar con el premio en Madrid ante un rival al que le falta pegada, verticalidad y al que aún le tiemblan las piernas ante el mínimo contratiempo.

Tuvo el partido ganado, con el gol de Karim Benzema a ocho del cierre. Pero no lo supo gestionar y fue víctima de sus errores individuales. Sergi Guardiola devolvió los fantasmas al Bernabeu.

Y eso que Zinedine Zidane cargó de alicientes la puesta en escena del equipo tras la alentadora pinta de Vigo. Desprovisto en su citación de los refuerzos incorporados por el club, en vía de recuperación de sus lesiones (Eden Hazard o Mendy), el preparador francés acentuó su apuesta en la vieja guardia y en poner en el escaparate a los ‘indultados’.

Gareth Bale y James Rodríguez son el ejemplo más claro. Si hace una semana, en Balaídos, fue el galés el que respondió a la confianza de un técnico que le había mostrado la puerta de la salida tiempo atrás, en esta ocasión fue el colombiano el bendecido por el golpe de timón dado por el galo.

Tras dos años de cesión en el Bayern Múnich, James regresó a un once blanco. Desde mayo del 2017 el colombiano no ejercía de madridista. Lo hizo ante el Valladolid, un equipo ordenado y con ambición.

Fue Isco Alarcón, uno de los más motivados y que sobresalió en la primera parte, el que ocupó el lugar del sancionado Modric. James, sin embargo, saltó al campo en detrimento de Vinicius y mostró una buena imagen.

El Valladolid se sostuvo simplemente con orden. Líneas juntas y trabajo ante un rival acomodado con la pelota pero lento en la transición.

Isco, James, Kroos y Benzema aseguran el control, el juego. Pero con Bale, intermitente y sin espacios, el Real Madrid careció de profundidad.

Zidane no esperó y antes de la hora de juego ya dio entrada a Vinicius. Quitó a James, que se llevó la ovación de un público nostálgico de los buenos tiempos de antaño.

Benzema alivió la situación en el tramo final. El de siempre. Recibió de Varane un balón de espaldas, dentro de área, giró y llevó el balón al palo izquierdo de Masip. Fuera de su alcance.

No supo el Real Madrid gestionar la ventaja ni eliminar a los fantasmas del pasado. Una pérdida de balón en el centro del campo propició un robo gracias a la presión. Óscar Plano vio la entrada por la izquierda de Sergi Guardiola que superó a Courtais para premiar a su equipo en el Bernabeu.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad