lunes 23 de septiembre de 2019 - 6:00 PM

La historia de Angélica Jaimes, la santandereana que atajó cuatro penales en el Nacional de fútbol

El sábado, en el estadio Hernán Ramírez Villegas de Pereira, ante Bogotá, Jeimy Angélica Jaimes Vargas se puso la capa y voló tan alto como su ídolo, Miguel Calero, para atajar cuatro penales en las semifinales del Campeonato Nacional Juvenil de fútbol femenino y mantener vivo el sueño de Santander de coronarse campeón.
Escuchar este artículo

Pocos minutos antes de la hazaña de Jeimi Angélica, Karen Daniela Castellanos le devolvió la vida a Santander cuando parecía que la ilusión se desvanecía. Las ‘hijas’ del Cañón del Chicamocha perdían 1-2 contra Bogotá a siete minutos del final. Pero Castellanos logró el gol del empate y forzó a la definición por penales.

La ‘Gata Jaimes’, como conocen a Angélica en el mundo del fútbol, se acercó a su entrenador, Expencer Uribe, y le dijo: “Tranquilo ‘profe’, deme la confianza, yo me voy a tapar tres penales”.

Todo empezó hace 10 años

10 años atrás, cuando Angélica apenas era una niña, uno de los mejores porteros en la historia de Colombia, Miguel Calero, atajó cuatro penales y le dio la clasificación al Pachuca de México a la Copa Libertadores de América. Vencieron al Atlas de Guadalajara.

Ese día, muy lejos de Carson, California, en el barrio La Juventud de Bucaramanga, Angélica observó admirada como su más grande referente volaba de palo a palo y se hacía infranqueable ante los rivales, que desesperados, no lograban vulnerar la portería defendida por Calero.

Una actuación que le quedó grabada en la mente a Jaimes, quien con nueve años se prometió a sí misma convertirse en la mejor arquera del balompié nacional.

Comenzó hace ocho años a entrenarse en el club femenino más importante de la región, Botín de Oro. Con su habilidad no tardó en llegar a la selecciones Santander infantiles y prejuveniles.

La historia de Angélica Jaimes, la santandereana que atajó cuatro penales en el Nacional de fútbol

Ya hizo sus primeros ‘pinitos’ en el profesionalismo

Expencer Uribe, su mentor desde que era una adolescente, la llevó al Atlético Bucaramanga como portera suplente. No tuvo la oportunidad de debutar, pero experimentó cómo es el profesionalismo.

Este año, con apenas 19 abriles, de nuevo Ángelica tuvo otra oportunidad como profesional. Esta vez con el Real San Andrés. No fue inicialista en el comienzo de la temporada, pero a la tercera fecha saltó al once titular.

Fue contra el Cúcuta Deportivo. El Real derrotó 1-0 al conjunto ‘motilón’ y la gran figura del compromiso fue Ángelica. Tan buena fue su actuación, que fue elegida como la mejor portera de la jornada en Colombia.

“Fue impresionante. Yo dije me llegó la oportunidad y tengo que devolverle esa confianza al entrenador. Sobre el final tuve un mano a mano que resolví de la mejor forma. Ahí sentí que las cosas me habían salido bien”, expresó Jaimes, quien jugó otros dos partidos como profesional.

La historia de Angélica Jaimes, la santandereana que atajó cuatro penales en el Nacional de fútbol

Una niña humilde con grandes sueños

A Angélica no le ha tocado fácil. Reside en uno de los sectores con más necesidades de la ciudad, el barrio La Juventud al norte de Bucaramanga. Allí, vive junto a su madre Luz Amanda Vargas y sus dos hermanas.

La tiene clara, su meta es convertirse en profesional y poder llegar a la selección Colombia. Sin embargo, también sabe que debe estudiar. Le gusta la Educación Física, pero por ahora está concentrada en el fútbol.

Como persona, el profesor Expencer Uribe la describió como “una niña alegre, muy disciplinada y dispuesta a trabajar por sus metas”. Como portera, expuso que es muy rápida, fuerte en los achiques y con mucha experiencia para la categoría”.

Durante los últimos años, la Liga Santandereana de Fútbol la ha ayudado para que pueda asistir a los entrenamientos. Ella lo ha retribuido con disciplina y trabajo. Parece que su futuro en el profesionalismo está asegurado.

Ella dice que le aprendió a Calero la velocidad en los achiques. Además, de tanto ver a su ídolo, aprendió una técnica para atajar penales. “Yo aguanto lo más que puedo al pateador, espero que él haga el movimiento y ahí aprovecho mi agilidad para atajar”.

La figura en las semifinales

El sábado, cuando Santander empató el partido contra Bogotá, Angélica se les acercó a sus compañeras y les dijo que no se preocuparan, que ella iba a atajar tres penales. Que patearan tranquilas, que fijo ella los tapaba.

Jaimes adivinó los cinco tiros. Atajó cuatro, aunque había prometido solo tres. Santander desperdició dos, pero fue suficiente para avanzar a la final ante Antioquia.

La definición se jugará este martes. A las ‘paisas’ ya las vencieron una vez en las fases previas. Pero saben que esta vez será diferente. Por eso deben estar listas para afrontar este compromiso. Después de todo, el fútbol siempre da revanchas.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad