domingo 08 de noviembre de 2020 - 12:00 AM

Terminó la larga espera para los integrantes de Futsénior

Futsénior, el equipo de veteranos que conforma el histórico Jorge Ramoa, exjugador de Atlético Bucaramanga, regresó a las actividades después de estar inactivo por la pandemia y en las primeras prácticas los deportistas no pudieron ocultar su felicidad de volver a pisar el campo de juego.
Escuchar este artículo

Después de una larga espera, los integrantes de Futsénior regresaron a los entrenamientos y, aunque tienen unos cuantos kilogramos de más y el regreso a la actividad física es difícil, volver a tocar el balón de fútbol es el principal aliciente.

Y es que para estos futbolistas mayores de 35 años vivir sin jugar fue hasta traumático, porque es algo que han hecho durante toda la vida.

“Se extraña mucho el fútbol, porque somos personas que toda la vida hemos estado ligadas a este bello deporte. Ahora retomamos los entrenamientos y esto sin duda ayuda a la calidad de vida porque realizamos actividad física con la disciplina que nos gusta”, dijo el histórico jugador de Atlético Bucaramanga Jorge Ramoa, quien es entrenador de Futsénior.

Lea también: Los clubes y entrenadores de formación afrontan el peor momento

Los primeros entrenamientos del equipo de veteranos, con muchos de sus jugadores con pasado en el fútbol profesional y aficionado, están enfocados a la reactivación física y a los trabajos de técnica.

“No tenemos la inmediatez de la competencia y por eso hacemos un trabajo gradual, que permita asimilar la parte física de tal manera que no se generen lesiones como ocurrió en el ámbito profesional, que en muchos casos como en Europa, tuvieron poco tiempo de preparación para la competencia”, agregó Ramoa.

Efectivamente, los torneos de veteranos de la región, entre ellos el de la Cancha Marte, El Bueno o Manzanares, que son tradicionales en diciembre y enero, y que reúnen a las denominadas viejas glorias del balompié santandereano, no se llevarán a cabo debido a la pandemia de COVID-19, pero el solo hecho de entrenar con miras a un 2021 de más partidos, es motivo de alegría.

Lea también: Escuelas de fútbol buscan reactivarse

Y los más contentos son justamente los jugadores, quienes a pesar de que les costó un poco volver a entrenar, reconocen que vivir sin fútbol no es lo mismo.

“A pesar de que muchos nos ejercitamos en casa, no es lo mismo que practicar en el campo y se siente afectado el físico, pero la parte técnica se conserva y volver a jugar es muy saludable desde todo punto de vista”, indicó Fabio Gallo, quien también se dedica a la formación de futbolistas.

Por ahora, únicamente el 50% de los integrantes del club retomó las prácticas durante un día a la semana porque también existe miedo por la pandemia, pero con los debidos protocolos de bioseguridad, el club Futsénior se empeña para mejorar desde el fútbol la calidad de vida de sus jugadores, que tienen un rato de esparcimiento que los aleja de las dificultades del momento.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad