lunes 01 de abril de 2019 - 12:00 AM

Colombia importa soya ante mercado saturado

Para los analistas, los efectos de una guerra comercial entre dos potencias exportadoras perfectamente se puede llevar el 0,25% del PIB de ambas economías en un año.
Escuchar este artículo

En marzo del 2018 comenzó la más fiera guerra comercial entre dos potencias productoras: EE.UU. y China se transaron en la imposición de aranceles de protección, situación que fue iniciada por el país americano.

En medio de ese revolcón quedó la soya, el mayor producto agrícola que Estados Unidos exporta a China.

De acuerdo a la postura de la Federación Nacional de Cerealistas y Oleaginosas, Fenalce, a través de su medio oficial “El Cerealista”, a hoy el comercio entre los dos países es cero. Hay unos favorecidos; otros, al borde de la locura, como por ejemplo, los cultivadores americanos que ven como su mejor cliente ya no está, sus bodegas se atiborran del grano y los precios se van al suelo con el pasar de los días.

A lo anterior se suma el desconcierto para posibles siembras y pérdida de la dinámica del sector.

China para atender sus necesidades recurre a la oferta de Brasil y Argentina, países estimados como grandes productores y favorecidos con el problema económico de esas dos potencias. ¿Que pasa con Colombia?

Precios de oportunidad

La soya está barata en el mercado externo y quienes la necesitan la compran a manos llenas.

De acuerdo con Fenalce, las importaciones colombianas han crecido el 21% frente a las efectuadas en 2017 al bordean las 615.000 toneladas.

Para Jorge Alberto Quintero Serrano, presidente de la junta directiva de la Federación Nacional de Avicultores, Fenavi, en la industria avícola la soya es una materia prima de importancia en la formulación de sus alimentos concentrados.

“Si China demanda soya americana, nosotros nos vemos perjudicados porque los precios tienden al alza; en la medida que no lo haga buscan mercados alternativos y ahí, es cuando nos podemos favorecer”, agregó.

Quintero Serrano dijo que los chinos también requieren maíz, grano que sí es sustancial en el sector avícola colombiano, al importarse más de 5 millones de toneladas anuales.

“Los precios de esas dos materias primas en 2018 estuvieron favorables; este año han seguido iguales”, agregó.

Si esa guerra, en su concepto, sigue, los precios de la soya y maíz, muy seguramente tenderán a la baja y el sector avícola vería una situación favorable al ser importador de esos dos materias primas que no se producen en el país.

Se aprieta la situación
China impuso aranceles de protección del 25% a la importación de ese producto; en igual porcentaje también lo hizo la Unión Europea en respuesta a los aranceles de Estados Unidos para el acero y hierro.
Es una especie de cerco que afrontan los cultivadores americanos ya que el cerca del 91% de los 545 productos que China gravó pertenecen al sector agrícola.
Ese arancel, llevó a que los agricultores de EE.UU perdieran un cliente que compra más de 30 millones de toneladas de soya; es decir, más de dos tercios de la producción anual americana. Los epicentros productores americanos están situados en Iowa, Nebraska y Kentucky con aproximadamente 89,5 millones de acres de soya (36,2 millones de hectáreas).
El cordón maicero americano es de 89,1 millones de acres de maíz (36 millones de hectáreas). Esas siembras son altamente subsidiadas.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad