sábado 02 de diciembre de 2023 - 12:00 AM

De la leña al gas: historias de dos familias que salieron de la pobreza energética en Santander

La gasificación rural es una forma de reducir la pobreza energética en Santander, en donde el 10,2 % de la población no tiene acceso a energía, como el gas natural para cocinar y preparar los alimentos. El proceso en Puente Nacional demoró cuatro meses.

Comprometidos con la verdad

Sabemos que te apasiona estar bien informado y que quieres seguir conectado con el periodismo independiente, de calidad y las buenas historias. Por eso, te invitamos a considerar adquirir una suscripción digital.

¡Mira esta propuesta exclusiva para ti!

Beneficios
  • Acceso ilimitado a www.vanguardia.com y contenido EXCLUSIVO para suscriptores.
  • Versión digital del periódico impreso, acceso a las últimas 30 ediciones.
  • Boletín electrónico con recomendaciones de nuestros editores.
  • Sopa de letras y sudokus interactivos.
  • Videos, fotogalerías e infografías.
  • Mejor experiencia de lectura con menos publicidad.
  • Descuentos en productos y experiencias a través del Club Vital.
Suscríbete por 12 meses y te damos 15
OFERTA ESPECIAL
Precio regular: $179.500 Paga: $118.800
Suscríbete
*No incluye periódico impreso
OFERTA ESPECIAL
Paga 12 meses y te damos 15 Precio regular: $179.500 Por $118.800
Suscríbete
*No incluye periódico impreso

Si tienes acceso a la suscripción digital pero no parece cargar correctamente el contenido, refresca tu acceso aquí.

Nuestra mejor noticia

En Vanguardia queremos que te mantengas bien informado. Te invitamos a considerar ser suscriptor digital y seguir conectado con el periodismo independiente y de calidad, investigaciones, buenas historias y todos nuestros contenidos.

¡Mira esta propuesta exclusiva para ti!

Beneficios
  • Acceso ilimitado a www.vanguardia.com y contenido EXCLUSIVO para suscriptores.
  • Versión digital del periódico impreso, acceso a las últimas 30 ediciones.
  • Boletín electrónico con recomendaciones de nuestros editores.
  • Sopa de letras y sudokus interactivos.
  • Videos, fotogalerías e infografías.
  • Mejor experiencia de lectura con menos publicidad.
  • Descuentos en productos y experiencias a través del Club Vital.
Suscríbete por 12 meses y te damos 15
OFERTA ESPECIAL
Precio regular: $179.500 Paga: $118.800
Suscríbete
*No incluye periódico impreso
OFERTA ESPECIAL
Paga 12 meses y te damos 15 Precio regular: $179.500 Por $118.800
Suscríbete
*No incluye periódico impreso

Ya tengo mi suscripción:

o ingresa

Ingresar

Olvidé mi contraseña

Límite de dispositivos diarios alcanzado

Has alcanzado el límite de dispositivos diarios desde los cuales acceder a nuestro contenido.

La llegada del alba en Puente Nacional, una de los 87 municipios de Santander, siempre ha sido un motivo de felicidad, sin importar las limitantes económicas que rodean al territorio. El amanecer es un regocijo para los habitantes de esta población, en especial los sectores rurales, conocida como la cuna de la ‘Guabina Santandereana’, y por su vocación al campo.

Un café todas las mañanas es la constante entre sus pobladores, quienes recuerdan cómo durante varias décadas tuvieron que prepararlo en fogones de leña o estufas rudimentarios.

De la leña al gas: historias de dos familias que salieron de la pobreza energética en Santander

Para llegar a varias veredas de esta población del oriente colombiano, de 24.823 hectáreas, solo es posible a través de vías destapadas y se puede tardar más de una hora. No es fácil el camino, lo que evidencia la dificultad para acceder a servicios básicos, como el gas natural. Residentes del sector rural, en especial las familias de escasos recursos económicos, ahora son favorecidos con la llegada de este energético.

La gasificación rural es una forma de reducir la pobreza energética en Santander, en donde el 10,2 % de la población no tiene acceso a energía, como el gas natural para cocinar y preparar los alimentos, de acuerdo con el Índice Multidimensional de Pobreza Energética.

De la leña al gas: historias de dos familias que salieron de la pobreza energética en Santander

Fue entonces cuando la vida de estos pobladores se transformó. Para estos hogares campesinos quedaron atrás los días de cocinar y exponer su salud al humo altamente contaminante, gracias a la estrategia de sostenibilidad de TGI, que lleva energía sostenible y competitiva a sectores apartados de cascos urbanos.

De acuerdo con el balance presentado por Unidad de Planeación Minero Energético, Upme, entidad adscrita al Ministerio de Minas y Energía, cerca de 1’691.000 hogares en Colombia, es decir, casi 6 millones de personas, usan la leña, los deshechos y el carbón para cocinar, lo que ocasiona graves problemas respiratorios y la deforestación de 3.200 hectáreas de bosques y selvas cada año.

Le puede interesar: La productividad laboral es negativa en Colombia, se ubica -1 %: dato clave para el alza salario mínimo

Beneficiarios

Entre los 400 beneficiarios del programa de gasificación rural se encuentra la familia Torres Sosa, conformada por cuatro hermanos adultos mayores, quienes viven en una casa de la vereda Peñitas, de Puente Nacional.

De la leña al gas: historias de dos familias que salieron de la pobreza energética en Santander

Ellos son Carmen Rosa, de 95 años, quien a pesar de sus quebrantos de salud, recuerda con una gran sonrisa los años en que vivió y trabajó en diferentes casas de familia en Bogotá, en donde conoció diversos personajes de la vida pública; el infatigable Juan Bautista, quien trata de disimular sus 88 años que inexorablemente han dejado huella en su cuerpo; María Nieves, la más devota de sus oraciones y quien con rosario en mano pide por la salud de sus hermanos; y Dora Helena, de 67 años, quien desde muy pequeña fue adoptada y ahora se ha convertido en el ángel guardián de todos, al cocinar, velar por su salud, y ayudarlos a sobrevivir con ayudas que les ofrece el gobierno y la comunidad.

“La llegada del gas natural no es otra cosa que una bendición de Dios, porque no nos imaginábamos sus ventajas. Nos cambió la vida de forma positiva. Llevábamos toda una vida cocinando con leña, ahora con gas es muy cómodo y saludable”, dice entre lágrimas Dora Helena.

De la leña al gas: historias de dos familias que salieron de la pobreza energética en Santander

Atrás quedaron las largas jornadas de levantarse a buscar leña, cortar árboles secos, cargarlos hasta la casa y “bregar” para prender el fogón. Un cambio para mejorar su calidad de vida en la rutina diaria.

Lea también: ¡Qué orgullo! Científica bumanguesa es ganadora del premio “Para las Mujeres en la Ciencia”

Ventajas del energético

Otra de las ventajas del gas natural, dice la menor de la familia Torres Sosa, fue la seguridad para evitar incendios en sus casas, que en la gran parte de la zona rural de Puente Nacional son de bareque y estaban expuestos a los fogones de leña mientras preparaban alimentos. “Qué bueno que podamos ser beneficiarios de todas las tecnologías que van saliendo, como el gas natural”, insiste Dora Helena.

De la leña al gas: historias de dos familias que salieron de la pobreza energética en Santander

Por su parte, Gladys Castellanos, una mujer de la vereda Monte sector Casablanca, quien desde hace 35 años junto a su esposo mantiene su hogar con la venta de almojábanas, y así logró darles estudio a sus cuatro hijos, fue otra de las beneficiarias del programa de gasificación rural.

78 mil

hogares en Santander cocinan con leña, madera y carbón de leña, según el Dane.

Antes, con su horno a leña, lograba una pequeña producción que la vendía en las cafeterías del municipio de Chiquinquirá (Boyacá), al cual llegaba a lomo de su caballo ‘Relámpago’ tras una hora de recorrido.

“Cambiar el horno de leña a gas natural me ayudó a aumentar la producción y a ahorrar más tiempo. Ya no tendremos que llorar en invierno, cuando solo encontrábamos leña mojada y no teníamos con qué cocinar. Pero más allá que una ayuda para mi negocio, es un beneficio para mi salud y el medioambiente”, relata Gladys en su negocio.

De la leña al gas: historias de dos familias que salieron de la pobreza energética en Santander

También cuenta que hace poco una tía murió como consecuencia del humo que tuvo que aspirar, “por eso este es un regalo hermoso que todas las familias que vivimos en el campo debemos aceptar”.

Una apuesta para la transición energética

El gas natural, como dicen expertos del sector y el Gobierno, es el vehículo que habilitará la transición energética en Colombia, a la que llaman justa, sostenible, ordenada y competitiva.

Para cumplir tarea, TGI, que nació en Santander como Ecogas y que hoy es la Transportadora de Gas Internacional, le apuesta a proyectos gasificación rural en veredas de municipios del país, actualmente lo hace en los departamentos de Santander, Boyacá y Meta y próximamente La Guajira y Huila.

El impacto de esta estrategia contempla el mejoramiento de la calidad de vida de 15 mil personas para 2027, así como cerrar brechas de acceso a la energía.

La compañía lo ve como una apuesta para generar impactos ambientales y sociales, que promuevan el trabajo en conjunto con distintos actores a través de mecanismos de financiación, como obras por impuestos o todos ponen. Es un ejemplo al que se suman varias poblaciones que favorecen a sus sectores rurales de municipios como Puente Nacional, Jesús María y Florián, en Santander; Miraflores y Zetaquira, en Boyacá, y Barranca de Upía en Meta.

“Con los proyectos de gasificación rural se han invertido $1.800 millones durante los últimos tres años, logrando un impacto en 1.298 familias, que representan por lo menos 5.000 personas que viven en zonas rurales. Nuestra meta es que a 2027 beneficiemos a 15 mil colombianos que no tienen acceso a este energético y siguen cocinando con leña, a través de una inversión de $20 mil millones a través de mecanismos como “todos ponen” u obras por impuestos”, explica Mónica Contreras Esper, presidente de TGI.

Y es que de acuerdo con el balance presentado por Unidad de Planeación Minero Energético, Upme, entidad adscrita al Ministerio de Minas y Energía, cerca de 1’691.000 hogares en Colombia, es decir, casi 6 millones de personas, usan la leña, los deshechos y el carbón para cocinar, lo que ocasiona graves problemas respiratorios y la deforestación de 3.200 hectáreas de bosques y selvas cada año.

De acuerdo con el Dane, el 9,7 % de las familias santandereanas cocina con leña y maderas, mientras que el 0,3 % lo hace con carbón de leña.

A esto se suma que la pobreza energética es del 18,5 %, un poco más 9,6 millones de personas que no tienen acceso a un energético. Por eso, la industria del gas insiste en programas como la gasificación rural, que no es solo una opción, sino una responsabilidad que permite transformar los territorios y generar progreso en comunidades rurales, mejorar la calidad de vida y promover el cambio de usos y fuentes de energías más sostenibles y limpias.

En definitiva, cocinar con leña es un signo de la pobreza energética que vive Colombia. Sin embargo persisten desafíos importantes: asegurar, además del acceso, una buena calidad, aspecto en el que existen grandes desigualdades; conseguir que el 9,7 % de la población colombiana que aún cocina con leña acoja la alternativa de un energético adecuado para cocinar y proporcionar los medios para que más hogares y personas tengan acceso a dispositivos y otros medios para transformar la energía en bienestar.

Todo esto bajo el panorama del desafío de la descarbonización y lo que conocemos como transición energética hacia una matriz más limpia.

$!Suministrada / VANGUARDIA Entre los beneficiarios del programa de gasificación rural se encuentra la familia Torres Sosa.
Suministrada / VANGUARDIA Entre los beneficiarios del programa de gasificación rural se encuentra la familia Torres Sosa.

La llegada del alba en Puente Nacional, una de los 87 municipios de Santander, siempre ha sido un motivo de felicidad, sin importar las limitantes económicas que rodean al territorio. El amanecer es un regocijo para los habitantes de esta población, en especial los sectores rurales, conocida como la cuna de la ‘Guabina Santandereana’, y por su vocación al campo.

Un café todas las...

Noticias relacionadas:

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Image

Periodista económico en Vanguardia. Ganador del premio Simón Bolívar a mejor reportaje en audio en 2023. Magíster en Estudios Políticos, de la Universidad de Caldas. Comunicador Social – Periodista, de la Universidad Pontificia Bolivariana.

@MiguelOrlandoAM

malguero@vanguardia.com

Lea también
Publicidad
Publicidad
Noticias del día
Publicidad
Tendencias
Publicidad
Publicidad