martes 23 de abril de 2019 - 12:00 AM

Una actividad ancestral en el vilo por la delimitación del Páramo de Santurbán

Vetas forma parte de la provincia Soto Norte, donde toda su población depende de la actividad minera. Con una ampliación de la delimitación en el Páramo de Santurbán, el sustento económico de sus habitantes se vería afectado.
Escuchar este artículo

Si algo conocen los vetanos es el trabajo de la minería. No solo porque es su principal actividad económica, sino porque es la que desarrollan desde 1555, año en el que se fundó esta localidad en la provincia de Soto.

Es por esta razón que más de 2.550 personas, ó 750 familias que dependen de la minería, se sienten en vilo con la nueva delimitación del Páramo de Santurbán, que debe trazar el Ministerio de Ambiente por orden de la Corte Constitucional.

Esto no implica que la comunidad no esté de acuerdo con que se acate la Sentencia T-361 de la alta Corte, como dice Ivonne González, representante legal de Dignidad Minera. “Estamos interesados en la protección del Páramo, como lo dice la Corte, pero queremos que se haga una reconversión sobre la minería”, aseguró.

La comunidad pide un estudio científico, técnico y socio económico que verifique lo que ellos consideran errores cartográficos en la anterior delimitación.

Ante esta situación, la comunidad presentará hoy la propuesta: ‘Producir conservando, conservando para producir. Sustitución no, reconversión sí’, durante la fase de consulta que adelanta el Ministerio de Ambiente.

Actualmente, en Vetas se realiza la actividad minera en 581 hectáreas, por lo cual en dicha propuesta sus habitan-tes expresarán su interés por preservar el Páramo de San-turbán, pero además pedirán el respeto por el ejercicio que desarrollan desde épocas ancestrales.

“Aceptamos la delimitación, aceptamos el parque (Parque Natural Regional Santurbán Mutiscua-Pamplona), pero deben tener presente que la minería la venimos haciendo por tanto tiempo, por esto queremos hacer una gobernanza minero-ambiental, con la reconversión, que nos digan cómo hacerlo y hasta qué punto se puede hacer, en caso de una nueva delimitación”, aseveró González.

Lea también: Entes de control verifican proyecto minero en Soto Norte

Sin espacio minero

Actualmente el 80% de la comunidad que habita en Vetas está ubicada dentro del Parque Natural Regional de Santurbán y el Páramo, por lo cual la propuesta realizada por los accionantes bumangueses opositores a los proyectos mineros en la región que busca bajar la delimitación a 2.000 metros, llevaría a que este municipio se quede sin la principal actividad económica de la que viven.

De acuerdo con Orlando Rodríguez Ramírez, alcalde de Vetas, “si bajan la línea de páramo, quedaríamos con el 1,4% del territorio para ejercer la actividad, eso nos quitarían toda actividad económica y cualquier forma de subsistencia en el municipio. Lo que queremos es que podamos hacer en 581 hectáreas lo que se han hecho toda la vida”.@

Tanto la líder minera como el mandatario municipal insisten que desde hace un década, los pequeños mineros de la zona realizan la actividad sin el uso de mercurio, como quedó acordado con el Acueducto Metropolitano de Bucaramanga, para evitar el daño a las fuentes hídricas de la capital santandereana.

Al contrario, dice González, la nueva decisión llevaría a que en el municipio se ejerza la minería ilegal.

$!Una actividad ancestral en el vilo por la delimitación del Páramo de Santurbán
Actividades no
favorables
Vetas cuenta con otras de las actividades económicas para su sustento como lo es la agricultura y el turismo, sin embargo, en este último, el alcalde Orlando Rodríguez Ramírez, asegura que esto no los beneficia y al contrario afecta el entorno ambiental.
“Lo más destructivo para el municipio ha sido el turismo, es peor que meter una retroexcavadora en las lagunas. Aunque en promedio vienen unas 300 personas al mes, no es un sector que esté dejando ganancias, pues los turistas no buscan nuestros servicios sino que traen sus propios alimentos y además, se llevan hasta los frailejones, aun sabiendo que en Bucaramanga no les van a servir”, afirma el mandatario.
En cuanto a la agricultura, si bien esta es una zona donde predominan los minifundios, representados en pequeñas parcelas con diferentes clases de cultivos y con prácticas tradicionales, con cultivos en papa, cebolla junca, trigo y hortalizas, su producción solo da para el sustenta alimenticio de la misma población.
“Aquí no se puede hacer gran agricultura porque los predios es mayor de inclinación del 70% y esto dificulta los cultivos porque todo se rueda, además no hay grandes extensiones de tierra, se tiene de una o dos hectáreas”, precisó.
Con esto los vetanos ratifican su interés para que se mantengan las 581 hectáreas donde desarrollan la actividad minera.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad