miércoles 22 de noviembre de 2023 - 12:01 PM

Estos son los peros a la pretensión de Colombia de importar gas de Venezuela a partir de diciembre del 2024

Entre los peros se resalta la incertidumbre jurídica por la inclusión de Pdvsa en la Lista Clinton, así como el abandono del gasoducto Antonio Ricaurte que necesita mantenimiento.
Compartir

Luego de una sesión extraordinaria, la junta directiva de Ecopetrol solicitó el martes 21 de noviembre a la administración del presidente Ricardo Roa evaluar de manera ágil las distintas alternativas para asegurar la disponibilidad de gas para Colombia.

Esta petición se dio en el contexto del anuncio que recientemente hizo el presidente Gustavo Petro sobre un posible intercambio energético con Venezuela, es decir, una alianza comercial entre las petroleras estatales Ecopetrol y Pdvsa.

Entre las consideraciones que se pusieron sobre la mesa, está el contrato suscrito con Pdvsa desde el 2007, con vigencia a 31 de diciembre de 2027, para la compraventa y transporte de gas a través del gasoducto Antonio Ricaurte, que conecta a La Guajira y Maracaibo, pero lleva años sin operación.

Sobre la incertidumbre jurídica de esta posible alianza, teniendo en cuenta que la petrolera estatal venezolana está incluida en la llamada “Lista Clinton” y el Código de Ética de Ecopetrol exige acatar las disposiciones del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, la misma petrolera colombiana aclaró que “en noviembre de 2022 Ecopetrol solicitó a la Ofac autorización para adelantar negociaciones con Pdvsa en materia de hidrocarburos”,

Estos son los peros a la pretensión de Colombia de importar gas de Venezuela a partir de diciembre del 2024

A su vez, en el comunicado Ecopetrol detalló que mediante la licencia general 44, se anunció el levantamiento de las restricciones por seis meses para que se puedan realizar transacciones relacionadas con la producción, extracción, venta y exportación de petróleo o gas desde Venezuela.

Asimismo, en esa sesión extraordinaria se expuso que como resultado de los balances de oferta-demanda de gas, el país está importando este combustible y entre octubre y lo corrido de noviembre de 2023, se han importado, en promedio, 204 millones pies cúbicos día (Gbtu), lo cual equivale al 17 % de la demanda nacional, a un costo para la demanda cercano a 20 dólares por Gbtu (medida).

De esta manera, Ecopetrol está evaluando una opción presentada por Pdvsa para que se importe gas natural de Venezuela a partir de diciembre de 2024, desde el gasoducto binacional Antonio Ricaurte.

Ante esto, exministros de Minas y Energía coincidieron en que expandir el portafolio de Ecopetrol es un movimiento normal por sus rendimientos financieros. Pero advirtieron el costo y el tiempo que se llevaría la recuperación y puesta en marcha del gasoducto Antonio Ricaurte y los riesgos en los que incurriría el retorno de la inversión al hacer negocios con una petrolera que ha estado en la palestra por impagos.

Le puede interesar: Colombia importaría gas de Venezuela en diciembre del 2024

Reparos a los anuncios de la junta directiva

Para el docente Sergio Cabrales, experto y analista de temas energéticos, la principal justificación que realiza el Gobierno y Ecopetrol para importar gas natural desde Venezuela es que el precio del gas importado por Cartagena es muy alto, oscilando entre 16 dólares y 20 dólares por Gbtu. Actualmente, el precio del gas importado ronda los 7 dólares por Gbtu.

"El precio, las especificaciones técnicas y la disponibilidad del gas natural desde Venezuela aún son inciertos. No sabemos si es más competitivo que el importado por Cartagena. Un punto importante es que la mayoría de las térmicas de la Costa Caribe están cerca de Cartagena y Barranquilla, lo que aumenta el costo de transporte desde Venezuela", puntualizó Cabrales.

Cuestionó el comunicado de Ecopetrol, que menciona que el gasoducto Antonio Ricaurte se encuentra en "un periodo de estabilización". Sin embargo, según Cabrales, es importante señalar que este gasoducto no pertenece a Ecopetrol, sino a Pdvsa.

"¿Quién será responsable de las millonarias inversiones necesarias para ponerlo en operación?", se preguntó el docente.

Por su parte, el profesor Oscar Vanegas Angarita, asociado a la Escuela de Ingeniería de Petróleos de la Universidad Industrial de Santander (UIS), se preguntó si a Ecopetrol le está permitido el transporte y la comercialización de gas natural, además de la producción. "¿Ya tiene integración vertical?

El académico detalló que como el levantamiento de las sanciones es por seis meses, al 31 de diciembre de 2024, ¿cuántos meses han transcurrido?, volvió a preguntar.

Vanegas afirmó que las cifras de importación de gas natural "son falsas, porque realmente se está importando 57 mil pies cúbicos diarios, en promedio, y no 204 millones de pies cúbicos diarios".

Explicó que la importación de gas natural licuado ha disminuido un 77 % en el último año a raíz del alto nivel de las hidroeléctricas, que son la competencia de las termoeléctricas que consumen el gas natural licuado (GNL) importado.

Estos son los peros a la pretensión de Colombia de importar gas de Venezuela a partir de diciembre del 2024

"Últimamente se ha aumentado la importación de GNL en un 60 % respecto al año pasado, pero para almacenar, ante un eventual incremento del fenómeno de El Niño la capacidad de almacenamiento es de 5'800.000 pies cúbicos. En lo que va del año 2023 se han importado 17 millones de pies cúbicos (en 10 meses). ¿De dónde saca Ecopetrol la cifra de 204 millones de pies cúbicos diarios?", cuestionó el experto en petróleo.

Vanegas enfatizó en que la cifra del comunicado de 20 dólares por Gbtu también está equivocada. "Debe ser por 20 dólares por Mbtu, porque la importación de gas natural licuado tampoco se hace diariamente, pues llega en buques, y en lo que va del año, solo han llegado 11 buques".

Aclaró que G significa miles de millones, mientras que M significa millones. "Lo que debería decir el comunicado es 20 dólares por Mbtu. Es decir, lo que vale 20 dólares es un millón de Btu, y no mil millones de Btu (Gbtu)".

$!Estos son los peros a la pretensión de Colombia de importar gas de Venezuela a partir de diciembre del 2024

Una mirada gremial

Por su parte, Luz Stella Murgas, presidenta de Naturgas, el gremio de la cadena de valor del gas natural colombiano, sostuvo que Colombia no puede renunciar a mantener y fortalecer su soberanía energética.

"Los descubrimientos de gas natural costa afuera ratifican que Colombia tiene gas natural para ser autosuficiente. De ahí la importancia de trabajar de manera articulada para que las licencias, consultas previas e inversiones se den oportunamente con el fin de acelerar e incrementar la exploración y producción en el país", dijo Murgas.

Agregó que Colombia necesita construir un Plan Integral de Seguridad Energética que le dé prioridad y agilidad a la exploración y desarrollo de los descubrimientos para garantizar el abastecimiento, incluso en momentos críticos de contingencias o fenómenos de la naturaleza que pongan en riesgo la seguridad energética que hemos mantenido por décadas.

Estos son los peros a la pretensión de Colombia de importar gas de Venezuela a partir de diciembre del 2024

"En este contexto también será necesario contemplar todas las opciones viables de fuentes de suministro de gas natural externas sin generar dependencia de estas, esto es opciones de interconexión regional, infraestructura y regasificación, entre otras".

Lea también: Ahora la ANI se encargará de construir colegios, universidades, hospitales, saneamiento básico y sistemas de riego: estos son los nuevos cambios

El gasoducto Antonio Ricaurte

Se retoma de nuevo el tema del gasoducto transoceánico "Antonio Ricaurte", que conecta a Puerto Ballena en Colombia con el lago de Maracaibo en Venezuela, porque de este dependerá el éxito de la anunciada alianza entre Ecopetrol y Pdvsa.

El gasoducto Antonio Ricaurte, también conocido como gasoducto Transcaribeño, está actualmente fuera de servicio. Fue inaugurado en 2007 con el objetivo de transportar gas natural desde Venezuela hasta Colombia y Ecuador.

Sin embargo, las relaciones diplomáticas entre ambos países se deterioraron en 2015, lo que llevó al cierre del gasoducto.

El gasoducto tiene una longitud de 224 kilómetros, de los cuales 88,5 kilómetros se encuentran en territorio colombiano. Su capacidad es de 500 millones de pies cúbicos por día.

En 2022, las relaciones diplomáticas entre Colombia y Venezuela comenzaron a normalizarse. En este contexto, se ha planteado la posibilidad de reactivar el gasoducto. Sin embargo, todavía no hay un acuerdo definitivo al respecto.

El gasoducto se ha deteriorado debido a la falta de mantenimiento. Esto se debe a que el gasoducto no ha sido utilizado desde 2015. La falta de mantenimiento ha causado daños a la tubería, lo que podría representar un riesgo de seguridad.

Algunos factores que podrían dificultar la reactivación del gasoducto son: La situación económica de Venezuela, que ha llevado a una reducción en la producción de gas natural. La necesidad de realizar inversiones para mantenimiento y rehabilitación del gasoducto. Así como la necesidad de renegociar los contratos entre las empresas involucradas en el proyecto.

Estos son los peros a la pretensión de Colombia de importar gas de Venezuela a partir de diciembre del 2024

Según un estudio realizado por la Cámara de Comercio Colombo-Venezolana, el costo de mantenimiento del gasoducto podría oscilar entre los 100 millones y los 200 millones de dólares. El costo de reactivar el gasoducto podría ser aún mayor, y podría alcanzar los 500 millones de dólares.

Estos costos serían asumidos por las empresas involucradas en el proyecto, que son la empresa estatal venezolana Petróleos de Venezuela (Pdvsa), la empresa colombiana Ecopetrol, y la empresa estadounidense ConocoPhillips.

De esta manera, el anuncio de Petro de una probable alianza comercial entre las estatales petroleras Ecopetrol y Pdvsa se llevaba cocinando por un tiempo, pero expertos y gremios advierten riesgos operacionales, económicos, reputacionales y de seguridad energética, principalmente, que conllevaría a revisar cuidadosamente cómo sería esa operación.

El revuelo continúa entre los diferentes sectores políticos, agremiaciones y expertos, ante el anuncio del presidente de Colombia, Gustavo Petro, sobre la posible asociación entre las empresas Ecopetrol y Pdvsa, de Venezuela, mientras la petrolera colombiana se prepara para modificar sus estatutos para pasar de una empresa solo de petróleo y gas a una compañía de energía.

$!Estos son los peros a la pretensión de Colombia de importar gas de Venezuela a partir de diciembre del 2024
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Image

Periodista económico en Vanguardia. Ganador del premio Simón Bolívar a mejor reportaje en audio en 2023. Magíster en Estudios Políticos, de la Universidad de Caldas. Comunicador Social – Periodista, de la Universidad Pontificia Bolivariana.

@MiguelOrlandoAM

malguero@vanguardia.com

Lea también
Publicidad
Publicidad
Noticias del día
Publicidad
Tendencias
Publicidad
Publicidad