miércoles 10 de agosto de 2022 - 12:00 AM

Los que más ganan deberán aportar más con la reforma tributaria del Gobierno Petro

Economistas y expertos hacen un análisis de la reforma tributaria del Gobierno Petro. Identificaron aciertos y desaciertos del articulado, con el que buscan recaudar $25 billones en el primer año de mandato.

Un coctel de impuestos hay en la reforma tributaria del Gobierno Petro. Por lo menos ocho grandes grupos de tributos se identifican en las 130 páginas y 69 artículos del proyecto de ley. Hay para todos los gustos y estratos, es decir, a todos los colombianos les tocará ‘meterse la mano al bolsillo’.

Hay desde impuestos a productos ultraprocesados o azucarados como las obleas, que todos tendremos que pagar, hasta los que afectan a las personas naturales que ganen más de $10 millones al mes y aquellos con un patrimonio superior a los $3 mil millones.

Para la doctora en Economía María Valdés, la tributaria de Petro es la primera reforma progresiva de Colombia, que le apuesta a recaudar de los sectores que hoy tienen más dinero y que hoy pagan tarifas bajas.

“Es un reto porque estas personas son las más ricas y poderosas del país. La discusión será ardua y difícil, que ellos entiendan que Colombia necesita de sus aportes”, dijo en sus redes sociales. La meta del recaudo para el próximo año es de $25,88 billones, de los cuales las personas naturales aportarán $8,12 billones.

Empresarios

Y en este coctel tributario, los primeros en pedir espacio para comentar son los empresarios. María Claudia Lacouture, directora de la Cámara de Comercio Colombo Americana y presidente de Aliadas (reúne a 36 asociaciones y gremios), manifestó que es importante que el sector privado, una vez conocido el texto oficial, tenga la oportunidad de hacer sus comentarios y propuestas para contribuir al análisis.

“La reforma debe reflejar un equilibrio entre la necesidad de ingresos fiscales para apoyar a los más vulnerables y no debe afectar la viabilidad empresarial y la atracción de inversión. Si bien un mayor recaudo es necesario, también lo es no minar la capacidad de crecimiento económico”.

Equidad e igualdad

El magíster en Economía Germán Machado, docente de la Universidad de los Andes, califica a esta reforma, en líneas generales, como un avance en la dirección correcta, porque mejora la equidad de las reglas tributarias y permite cubrir parte del déficit fiscal. Además, es positivo que la mayor parte del recaudo provenga de personas naturales y no de las empresas.

Sobre esto coincide Gabriel Angarita Tovar, economista de la Universidad Externado y estudiante de la Universidad de Chicago. “La reforma es una apuesta por mejorar la equidad del sistema tributario, de forma que las personas que tienen más ingresos aporten más y no se aprovechen del sistema tributario”.

A la par de esta nueva realidad habrá una reducción de los beneficios tributarios para empresas, “pues el sistema actual cuenta con demasiados beneficios, casi imposibles de controlar. En general, la propuesta va en la dirección correcta al apostar por crear más equidad en el pago de impuestos”.

Lea: Todo lo que debe saber de los nuevos impuestos de la reforma tributaria del Gobierno Petro

Impuestos polémicos

Machado agregó que la reforma no tendrá un trámite sencillo en el Congreso, pues contiene elementos polémicos. “Revive el impuesto al patrimonio que, en la práctica, es una doble tributación, ya que al reducir el tope de rentas exentas y deducciones generará desincentivos a los aportes voluntarios a AFC (cuenta de ahorros) y pensiones voluntarias”.

Valdrá la pena revisar, insistió Machado, la eliminación de beneficios tributarios para algunos sectores, que son generadores de empleo con el fin de no generar desincentivos a su crecimiento.

El economista acotó que los impuestos saludables golpean con más fuerza a la gente más pobre, como el impuesto a las bebidas azucaradas y los ultraprocesados, que hacen parte de la canasta familiar.

Sobre esto, Angarita afirmó que la apuesta de impuestos saludables y ambientales es correcta, “pero la coyuntura de inflación alta hace que la propuesta tenga un impacto en el corto plazo”.

Asimismo, Óliver Pardo, director del Observatorio Fiscal de la Javeriana, insistió en que el impuesto a las bebidas azucaradas no es al valor de la bebida, sino al contenido de azúcar del mismo, “entonces el efecto final es que se disminuyan las cantidades de azúcares para que haya menos enfermedades”.

Lo de mayor impacto

El economista Angarita consideró que las propuestas más relevantes se centran en la reducción de beneficios tributarios para personas naturales y empresas. Por eso se espera que los de mayores ingresos aporten en mayor proporción y, además, que los impuestos no recaigan únicamente sobre los asalariados, sino sobre las personas con ganancias de capital, que hoy reciben un tratamiento especial.

“La medida de ponerle tope a los beneficios tributarios de las empresas es lo más novedoso y práctico. En el sistema tributario existen muchos beneficios dispersos, mal clasificados e imposibles de controlar. Esta medida va en la dirección correcta, pero debería acompañarse de una reducción de la tarifa general de empresas para no afectar su competitividad”.

Al respecto, el director del Observatorio Fiscal de la Javeriana afirmó que a la reforma le hizo falta reducir la tarifa general al impuesto de renta de personas jurídicas, que es del 35% sobre el total de las utilidades de las empresas. “Sigue siendo muy alta, por eso, los empresarios recurren al cabildeo, informalidad y evasión. Reducir la carga tributaria de las empresas es prioridad en este país”.

Otros impuestos

Para el economista Martín Jaramillo, máster en Economía de los Andes, es justo el impuesto a las pensiones mayores de $10 millones, especialmente las del régimen público que están altamente subsidiadas. “Es apenas una forma de recuperar una parte del subsidio que le damos a quienes no lo necesitan. Es importante que en la reforma se excluyan a quienes tienen una pensión del sistema privado, puesto que sería un trato desigual e injusto con las personas que ya renunciaron no solo a una parte, sino a la totalidad del subsidio”.

Añadió que el impuesto al patrimonio es uno de los peores impuestos para la economía. Con esta reforma deberán tributar quienes lo tengan por encima de los $3 mil millones. “Si bien lo han implementado Uribe y Santos, y también fue propuesto por Duque, este es un impuesto que es bastante inequitativo. Implicaría gravar a los empresarios una tercera vez. Además de esto, fiscalizar este impuesto es bastante difícil”.

Sobre los cambios del impuesto de industria y comercio, Jaramillo explicó que el ICA es un impuesto regional que es descontable al 50% del impuesto de renta nacional. “Ahora ese descuento se pierde y empieza a ser una deducción. El Gobierno pretende recaudar $5 billones más en impuestos a las empresas, en contravía de lo recomendado. Esto hará que Colombia sea menos competitiva, tenga menos empresas, competencia y empleo”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Image
Miguel Orlando Alguero

Periodista económico en Vanguardia. Magíster en Estudios Políticos, de la Universidad de Caldas. Comunicador Social – Periodista, egresado de la Universidad Pontificia Bolivariana. De La Guajira.

@MiguelOrlandoAM

malguero@vanguardia.com

Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad