lunes 06 de enero de 2020 - 12:00 AM

De cuatro puñaladas asesinaron a un menor de edad en el norte de Bucaramanga

La víctima, según indicaron sus familiares, fue engañado para
que se adentrara en un zona boscosa para atacarlo. Por su parte,
las autoridades aseguraron que se trató de una riña.
Escuchar este artículo

Lo jodieron, lo jodieron, acabaron de joderlo”. Esas fueron las palabras que retumbaron a las 6:50 de la noche del sábado por los barrios Campo Madrid y Betania etapa 12, en el norte de Bucaramanga.

Acababan de propinarle cuatro puñaladas (dos en la espalda y dos en el pecho) a un joven de 17 años en un zona boscosa aledaña a una cancha de los barrios antes mencionados.

La madre de la víctima aseguró que momentos antes de que se desatara toda esta tragedia que hoy lamenta, su hijo se encontraba en la casa cuando fue llamado por una joven apodada como ‘La Diabla’.

“Ella lo buscó y me lo convidó para el monte, allá estaban tres manes escondidos listos para darle cuchillo”, dijo la mujer, quien cree firmemente que a su hijo le tendieron una ‘trampa’ para matarlo.

Tan pronto el menor se adentró en zona boscosa se presentó el incidente en el que terminó recibiendo las cuatro puñaladas.

“Mientras uno le tapó la boca para que no pidiera ayuda, el otro le daba puñaladas (...)Eso no fue ninguna riña, fue algo planeado”, agregó la madre.

Contrario a la versión entregada por los familiares, la Policía advierte que el joven habría ingresado a la zona a consumir sustancias estupefacientes con otros tres sujetos y, por causas que son materia de investigación, se desató una riña en la que llevó las de perder.

Lo cierto fue que un amigo de la víctima se encargó de ir hasta su casa y comunicar las malas noticias a los allegados.

En una batalla contra el tiempo el padrastro y el amigo lo sacaron alzado de la zona boscosa. Enseguida, con el joven desangrándose, pidieron ayuda en un CAI móvil que se encontraba cerca.

Los uniformados lo subieron y a toda marcha lo llevaron al Hospital Local del Norte, pero ya era tarde... el joven ya había partido de este mundo.

“Yo estaba trabajando cuando el padrastro me llamó y me dijo que acababan de ‘joderlo’, que me fuera para el hospital. Le pedí permiso a mi patrona y cogí mi moto, allá llegué y ya estaba muerto”, relató entre lágrimas la progenitora.

Aunque la Policía adelantó operativos en el sector para ubicar a ‘La Diabla’ y los otros tres jóvenes que habrían tenido participación en la muerte del menor, todos se dieron a la fuga.

“Desconozco el problema que ellos tenían con mi hijo, pero ahora debe haber justicia, tienen que responder. Ya todos están identificados”, concluyó la mamá.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad