miércoles 01 de mayo de 2019 - 12:00 AM

Los últimos momentos de Ilse Amory: el crimen que consternó a Santander

Nuevas evidencias reveladas por la Fiscalía en las audiencias indican que Ilse Amory Ojeda González, de 51 años, habría sido asesinada el 31 de marzo pasado en la misma zona en donde fueron hallados sus restos.
Escuchar este artículo

Un estremecedor capítulo del mediático caso de la desaparición y el asesinato de la ciudadana chilena Ilse Amory Ojeda González se vivió ayer en la sala 3G del Centro de Servicios Judiciales de Bucaramanga.

La Fiscalía destapó en la audiencia de medida de aseguramiento las pruebas ‘reinas’ que vinculan a Juan Guillermo Valderrama Amézquita, de 28 años, en el asesinato de su pareja.

Las revelaciones más impactantes entregadas por la Fiscal Tercera de la Unidad de Flagrancias llevan a concluir que la ciudadana chilena fue asesinada por su compañero sentimental en la vereda Portachuelo, Rionegro, Santander, sobre el mediodía del pasado 31 de marzo.

Dos días antes de este hecho, fue la última vez que la extranjera conversó con sus familiares por redes sociales. Por este motivo las autoridades manejan el 29 de marzo como la fecha de la desaparición.

Los videos de las cámaras de seguridad del peaje que comunica al municipio de Rionegro con la capital santandereana fueron fundamentales como evidencias para la Fiscalía.

Allí, se observó el vehículo Mazda 6, de placas NAH-685, propiedad del procesado, pasando por primera vez hacia las 11:35 a.m. del 31 de marzo.

En el celular de Ilse Amory, encontrado posteriormente en un allanamiento efectuado por la Policía, hacia las 12:00 del mediodía del mismo 31 de marzo se descubrió una foto en donde se evidencia una rodilla y un pie de la chilena en la parte trasera del automóvil.

Sobre la 1:20 de la tarde, Juan Guillermo volvió a pasar por el peaje. Esta vez de regreso a Bucaramanga.

Una hora y 10 minutos después, el señalado asesino retornó a Rionegro en compañía de un hombre, a quien contactó en el barrio Café Madrid y le habría pagado $200 mil para que quemara una vaca que había muerto tras caer de un barranco en su finca, siendo en realidad los restos óseos de Ojeda González, que previamente, según las autoridades, fueron incinerados por su pareja.

Finalmente, a las 3:08 p.m., ambos sujetos regresaron a la capital santandereana. En ese vaivén de idas y venidas el rostro de Juan Guillermo quedó captado en el momento en que pagaba el peaje.

Los resultados de ADN

Justamente ayer el Instituto Nacional de Medicina Legal confirmó que estos restos óseos hallados por la Policía el pasado viernes pertenecían a la extranjera. Esta nueva prueba obligó a que el ente acusador modificara la imputación.

A eso de las 10:00 a.m. de ayer, a Valderrama Amézquita le fueron imputados dos nuevos delitos: feminicidio agravado y ocultamiento de material probatorio, a los cuales no se allanó. Cabe destacar que ya se le había imputado el delito de desaparición forzada.

“La muestra fue cotejada con un hijo de la señora Ilse Amory (Jonathan Matías Sánchez Ojeda), y este resultado genético nos da la certeza de la identificación”, dijo la directora de Medicina Legal, Claudia García.

Para soportar la inferencia razonable de autoría, la Fiscal 4 entregó detalles de los 45 restos óseos de Ilse Ojeda que se encontraban calcinados en Portachuelo.

A pesar de los avances realizados por Medicina Legal en la identificación de los restos, las autoridades informaron que aún desconocen las causas de la muerte de la excarabinera chilena.

“Ustedes saben que fueron restos óseos, no hay tejido muscular y los huesos no están completos, no se puede determinar el tipo de arma, ni las causas, pero es claro que fue una muerte violenta”, expresó el director seccional de fiscalías de Santander, Abel Morales Leal.

El calvario de Amory

Si bien la Fiscalía había leído textualmente en audiencias anteriores fragmentos de un video hallado en el celular de Ilse Amory, ayer a las 2:00 p.m., presentó por completo este material.

En las imágenes, grabadas el 28 de marzo en la vivienda del barrio El Cristal Bajo, la mujer manifestaba su intención de regresar a su país y daba cuenta de los maltratos que estaba padeciendo.

“Nunca nadie me había hecho sufrir tanto, es malito, es mala persona. Cree ser bueno cuando quiere conseguir algo, pero no es una bonita persona”, dijo Ilse en el video que tiene una duración de 15 minutos.

Otra evidencia sólida que destacó el ente acusador tiene que ver con la entrevista que rindió Alejandra Ojeda González, hermana de la víctima, a su llegada a Bucaramanga el pasado 28 de abril. En el relato la mujer narra los episodios de violencia que padeció su familiar al lado de Juan Guillermo, en Chile.

“Mientras investigábamos por su desaparición conocimos por parte de las vecinas que él maltrataba a mi hermana siempre, los fines de semana siempre la golpeaba y escuchaban los golpes de su cabeza contra la pared, también la escuchaban llorar”, dijo la hermana a la Fiscalía.

¿Inimputabilidad?

Flor Alba Cely de Vera, abogada defensora del imputado, aseguró que pedirá una valoración médica y psiquiátrica de Juan Guillermo para conocer si es inimputable.

“El papá me contó que en el año 2007 Juan Guillermo tuvo un accidente de tránsito, él estuvo 19 días en la clínica, 9 en estado de coma. Por eso yo voy a pedir que se le mande a un examen en medicina legal con el psiquiatra forense. La actuación de él no es de una persona normal”, aseguró la defensora.

Sin embargo, luego de cinco días de audiencias, Juan Guillermo Valderrama Amézquita fue cobijado con medida de aseguramiento en centro carcelario.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad