viernes 03 de diciembre de 2021 - 12:00 AM

Motorizado muere en grave accidente en el sector de La Cemento

Bohormita Torres, quien se desempeñaba como guardia de seguridad, falleció en el HUS luego de recibir un devastador impacto por parte de un camión en el norte de Bucaramanga.
Escuchar este artículo

Jobino Bohormita Torres conducía una Pulsar verde limón de placa IDU-50D por su carril en sentido hacia el puente de Suratá, en el momento en que se vio de frente contra un viejo camión Ford cerca del retorno de La Cemento en Bucaramanga; luego de eso todo se tornó oscuro.

Su robusta motocicleta quedó partida en dos mientras que a los hierros del automotor de estacas con placas SCJ-883 apenas se le notaban un par de abolladuras. Sucedió hacia las 5:00 de la tarde de este miércoles.

Sin embargo, fuera de los daños recuperables, lo peor para los testigos era observar a Jobino desgonzado sobre los restos de su Pulsar, bocabajo y sin pronunciar palabra.

Aún mantenía un poco de consciencia, la suficiente para mover lentamente su brazo izquierdo - con una fuerte fractura con exposición de hueso - quizá en un fallido intento por levantarse.

“Tranquilo que ya viene la ambulancia. ¡Dios lo bendiga papá!”, le decía un transeúnte angustiado al insistirle en que se quedara quieto porque se podía lastimar más.

Pero las heridas que tenía ya eran suficientes para ocasionar el final de su existencia. Algo claro para el conductor del camión, un hombre de 62 años, quien a un lado del camino solo podía llevarse las manos a la cara y a la cabeza viendo la situación.

Lea también: Reconocido comerciante fue baleado en Barrancabermeja

Esfuerzos en vano.

Muchas de las personas que transitaban por el sector decidieron prestar su ayuda y entre varias manos halaron con cuidado la motocicleta que estaba debajo de Jobino, a la vez que los paramédicos sujetaban su cuerpo aún con latidos.

Después de eso comenzaron las maniobras médicas. Inmovilizado en una ambulancia fue trasladado hasta el Hospital Local del Norte, donde los galenos determinaron que necesitaba atención de otro nivel y lo enviaron al Hospital Universitario de Santander, HUS.

Pero al caer el sol llegó la muerte para Bohormita Torres, quien falleció pasadas las 8:30 de la noche, víctima de la imprudencia al volante y de lo que muchos consideran una alarmante falta de señalización vial.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad