viernes 24 de mayo de 2019 - 12:00 AM

Mujer denuncia haber sido víctima de hurto con escopolamina en Floridablanca

$2 millones 700 mil, representados en dinero en efectivo y objetos de valor, le fueron hurtados a una mujer luego de que le suministraran escopolamina.

Tal parece que de nuevo las bandas delincuenciales que utilizan escopolamina para reducir a sus víctimas y despojarlas de sus pertenencias volvieron a hacer de las suyas en el área metropolitana.

*Liliana, una mujer de 30 años de edad y quien se gana la vida como asesora comercial en un almacén de cadena, denunció ante la Fiscalía haber sido víctima de hurto bajo esta modalidad el pasado 17 de mayo, en el sector de Cañaveral, en Floridablanca.

El hecho tuvo lugar a las afueras de un centro comercial, luego de que la mujer salió de su trabajo y se dirigía a practicarse unos exámenes médicos.

“Me abordó un anciano, de unos 65 años, bajito y de piel canela, supuestamente me dijo que era ecuatoriano. Llevaba una camiseta oscura y un gorro. Sacó un papel y me preguntó por una dirección de asesorías de abogados. Yo le respondí que no sabía, pero que con gusto le ayudaba”, relató *Liliana.

La afectada añadió que inmediatamente el adulto mayor le mostró el papel, empezó a sentirse mareada y desorientada.

A los pocos segundos, como suele suceder en estos casos, apareció en escena el cómplice, un hombre de entre 30 y 35 años, alto, con un acento paisa y quien se ofreció a colaborar en la búsqueda de la dirección.

“Este señor me dijo que la dirección quedaba allí, subiendo, pero que le preguntara al anciano qué iba a hacer allá. Ahí él (adulto mayor) respondió que se había ganado la lotería y que no podía reclamar el premio, porque el jefe tenía sus papeles”, señaló la víctima.

*Liliana afirmó que lo último que recuerda con total claridad fue que les pidió ayuda a los dos hombres, puesto que se sentía muy mal. “Me dijeron vamos y nos sentamos, yo ya estaba muy mal. Me dieron de beber un jugo, y yo nunca recibo nada en la calle”.

Una vez reducida, la asesora comercial cree que ‘El Paisa’ la convenció para que entre los dos le ayudarán al anciano a cobrar el supuesto premio. Los hechos que ocurrieron después, la afectada no los recuerda bien.

“No sé cómo lo hicieron pero ‘El Paisa’ me llevó hasta el centro comercial y retiró $600 mil de mi cuenta, el sueldo que me lo habían acabado de pagar”, agregó la afectada.

Después de varios minutos, los delincuentes convencieron a la víctima para que fuera hasta su casa y sacara más dinero.

“Los tres nos subimos en un taxi. Llegamos a mi casa en el barrio Oasis. Ellos me esperaron en el carro. Entré, saqué la plata y otros objetos para entregárselos a ellos. Todo lo que ‘El Paisa’ me decía yo lo hacía”, añade la mujer.

De allí se trasladaron nuevamente al sector de Cañaveral, en donde *Liliana fue abandonada a su suerte, no sin antes quitarle su celular, avaluado en $1 millón 500 mil y el cual apenas había empezado a pagarlo.

“El hombre alto me dijo que lo esperara, que iba a llevar al abuelito a la casa. Yo empecé a dar vueltas, hasta que me empezó a dolor el pecho y me caí. Recuerdo que un policía se me acercó y me llevó al CAI. Estando allá les conté la historia, me explicaron que era una forma de robo”, continuó la afectada.

La mujer fue trasladada a la Clínica Chicamocha en donde recibió atención médica y seis días de incapacidad.

El monto del hurto, entre los elementos hurtados y dinero en efectivo, asciende a los $2 millones 700 mil.

“Medicina Legal ya dictaminó que me dieron una alta dosis de escopolamina, falta saber el resultado de otro examen que me practicaron”, concluyó la mujer, quien ahora espera que la Fiscalía y Policía esclarezcan este hecho.

*Nombre cambiado por petición de la víctima.

Otro caso
Vanguardia conoció que el pasado 31 de enero un caso de esta misma naturaleza se presentó en un bar de Cañaveral. Dos hombres, de 30 y 33 años, fueron despojados de una gran suma de dinero, tras presuntamente ser drogados con alguna sustancia química.
“Departíamos en el bar, comprarnos media botella de aguardiente, no pasaron tres tragos cuando empecé a perder el conocimiento, tenía mucho sueño y al poco tiempo perdí la noción de todo. Desperté a las 4:00 a.m. en una estación de servicio de Girón”, reveló una de las víctimas, a quien le robaron su reloj, su celular y le vaciaron la cuenta de ahorros.
dato
La escopolamina altera el funcionamiento cerebral en aproximadamente 2 minutos. Su efecto produce en la víctima debilidad y pérdida de conciencia.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad