sábado 17 de agosto de 2019 - 12:00 AM

Murió arrollado por una moto cuando limpiaba la autopista a Floridablanca

Hernando Ardila Jiménez, de 54 años, hacía parte de una cuadrilla de trabajadores que limpiaban y podaban el separador de la autopista Floridablanca - Piedecuesta cuando fue atropellado por una motocicleta.

En la UCI del Hospital Internacional de Colombia, HIC, sobre las 8:00 de la noche del pasado jueves, falleció Hernando Ardila Jiménez, de 54 años de edad, quien había sido arrollado por una motocicleta cuando adelantaba labores de poda y limpieza en la autopista Floridablanca - Piedecuesta.

El accidente ocurrió hacia las 7:30 de la mañana del pasado martes, exactamente frente al Estadio Álvaro Gómez Hurtado, en sentido sur - norte.

Allí, de acuerdo al relato entregado por los familiares de la víctima, Hernando Ardila estaba sosteniendo la lona para que sus compañeros de cuadrilla podaran el prado del separador, cuando fue embestido por una motocicleta de placas GBD-26D.

“Tenían la señalización, conos donde estaban trabajando, él estaba teniendo la malla para los que arreglan el pasto con guadaña, y adelante venían los que estaban barriendo. En eso la moto dicen que se les metió y se lo llevó”, manifestó una prima del hoy occiso.

El impacto lo mandó contra el asfalto, aún consciente manifestaba que le dolía mucho la cabeza. Una ambulancia lo auxilió y lo trasladó al HIC, donde pese a que fue intervenido, nada pudieron hacer los médicos para salvarlo.

“Desde un principio su pronóstico fue grave. No le dio chance de nada y tuvo muerte cerebral. Le hicieron exámenes, lo operaron, pero no dio señales de vida. Entró en crisis y falleció”, agregó la familiar.

Según el reporte médico, el trauma craneoencefálico le produjo muerte cerebral. Agentes de la Unidad de Criminalística de Tránsito de Floridablanca realizaron el levantamiento del cadáver, el cual ayer permanecía en la morgue de Medicina Legal.

Afligidos por lo ocurrido, los parientes pidieron a las autoridades que se investiguen las causas del accidente.

“Era un ser maravilloso, especial, todo el mundo lo quería mucho porque ayudaba a quien lo necesitara. Toda la vida trabajó en mantenimiento de vías, era muy buen empleado y el patrón se lo había llevado a trabajar a Floridablanca”, concluyó la pariente.

dato
Hernando Ardila Jiménez era oriundo del municipio de Guadalupe, Santander, y actualmente residía en el barrio Los Colorados, norte de Bucaramanga.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad