Publicidad

Mundo
Miércoles 03 de abril de 2024 - 10:32 PM

Video| “Todo fue un caos, estaba mareado”: latinos relatan angustiosos momentos que vivieron durante el terremoto de 7,7 en Taiwán

Un colombiano y un venezolano relataron a El Tiempo como fue vivir el sismo más poderoso que ha tenido Taiwán después de 25 años.

Compartir
Imprimir
Comentarios
Edificio que colapsó tras el movimiento de tierra.
Edificio que colapsó tras el movimiento de tierra.

Compartir

Diego López Patiño acababa de llegar a Okinawa, al sur de Japón, cuando comenzaron a sonar alarmas a su alrededor. Mientras esperaba en un lugar para alquilar un coche, su teléfono móvil empezó a vibrar de repente. En la pantalla, aparecían mensajes de alerta de tsunami tras el terremoto de magnitud 7.4 que había sacudido Taiwán.

“La gente no se alarmó de inmediato. Pero, después de un par de minutos todo se convirtió en caos. Había gente corriendo, alarmas de tsunami sonando por todas partes. Varios helicópteros empezaron a sobrevolar los cielos y la gente empezó a correr”, le contó a El Tiempo López, un profesor colombiano del American English School Pingtung Branch, cómo vivió este martes los momentos de pánico tras el poderoso sismo.

López observó cómo la gente salía apresuradamente de los edificios más altos, sumido en escenas de caos. Todos corrían en busca de refugio. “Esperábamos la llegada inminente del tsunami”, dice. Por fortuna, luego de unas horas, las olas no superaron los 30 centímetros de altura.

En realidad, López reside en Taiwán, pero había llegado recientemente a Okinawa para un viaje de turismo y negocios. Estas dos áreas están separadas por solo unos 600 kilómetros, lo que equivale aproximadamente a dos horas en avión. Por ello, los residentes de esta zona japonesa sintieron los efectos del terremoto con gran intensidad.

Lea también: Urgente: cerca de un millar de personas atrapadas en la montaña tras el fuerte terremoto de Taiwán

Y con razón. El terremoto de magnitud 7.4 en la escala de Richter fue el más potente en golpear a Taiwán en un cuarto de siglo. Aunque en Okinawa no se reportaron víctimas, en el condado taiwanés de Hualien, el área más cercana al epicentro, lamentablemente nueve personas perdieron la vida.

Tres de las víctimas perdieron la vida aplastadas por rocas mientras practicaban senderismo, y una cuarta falleció debido a un deslizamiento de tierra. Los medios locales mostraron numerosos edificios de varias plantas en Hualien, inclinados peligrosamente después del temblor.

En Ciudad Nueva Taipéi, al norte, un almacén colapsó, sin embargo, más de 60 personas fueron rescatadas con vida de entre los escombros, según informó el alcalde.

“Yo estaba en mi casa cuando todo ocurrió. Revisaba correos y hablaba por celular cuando se produjo el primer sismo. Realmente, me sorprendió bastante. Varios de mis libros se cayeron al suelo. Casi me caigo al suelo porque quedé bastante mareado”, le relató a ese diario Nahem Reyes, un profesor venezolano de la Universidad Tamkang que vive en Taipéi, otro de los lugares de Lejano Oriente donde más fuerte se sintió el potente terremoto.

Aunque se han reportado víctimas hasta el momento, el número de fallecidos es considerablemente menor que hace 25 años. En septiembre de 1999, un terremoto de magnitud 7,6 cobró la vida de aproximadamente 2.400 personas en Taiwán, marcando el desastre natural más letal en la historia de la región.

“Yo creo que pese a que esta intensidad de este terremoto, el saldo de víctimas es muy bajo. Si bien es cierto que algunos edificios han colapsado, si eso te compara hace 25 años, el saldo es significativamente mucho más bajo en cuanto a las víctimas fatales”, dice Reyes.

Los expertos en sismología le atribuyen esto a la buena preparación que tiene la isla.

“La preparación de Taiwán para terremotos se encuentra entre las más avanzadas del mundo”, afirmó Stephen Gao, sismólogo y profesor de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Missouri para El Tiempo. “La isla ha implementado códigos de construcción estrictos, una red sismológica de clase mundial y campañas de educación pública generalizadas sobre seguridad en caso de terremotos”.

La isla se ubica a lo largo del “Anillo de Fuego” del Pacífico, una línea de fallas sísmicas que rodea el Océano Pacífico y donde se registran la mayoría de los terremotos del mundo.

Por el momento, se ha descartado la alerta de tsunami en el Pacífico, pero las labores de búsqueda en edificios y túneles aún están en curso, con la esperanza de encontrar más sobrevivientes.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.

Publicado por Karol S. González Granados

Publicidad

Publicidad

Tendencias

Publicidad

Publicidad

Noticias del día

Publicidad