jueves 31 de diciembre de 2020 - 12:00 AM

Argentina marca un hito al legalizar el aborto

El país austral ha dado un paso histórico al permitir que una mujer pueda abortar de forma legal y segura. El movimiento feminista ha alcanzado notoriedad nacional y capacidad de influencia sobre las leyes argentinas.
Escuchar este artículo

Argentina hizo historia. Tras años de movilización feminista en defensa de los derechos sexuales y reproductivos, y de ardua lucha política en torno al tema, Argentina se convirtió en el cuarto país en América Latina que legaliza el aborto bajo cualquier circunstancia.

La votación en el Senado argentino de despenalizar la interrupción voluntaria del embarazo hasta la semana 14 de gestación, marca un hito para alcanzar una sociedad más igualitaria y envía un mensaje a los países de la región sobre el respeto que tienen las mujeres a decidir sobre su cuerpo, coinciden expertos consultados.

Este país se suma a Uruguay, Cuba, Guyana y Ciudad de México que permiten que una mujer pueda abortar entre las semanas 8 y 14 de gestación, sin ir a cárcel.

El aborto es un asunto muy divisivo en un país como Argentina, donde nueve de cada 10 ciudadanos son católicos, y es la patria del papa Francisco, que se opone abiertamente al aborto.

Además: El boom del ‘violador eres tú’

En ese contexto, las cifras reflejan esta polarización en torno al tema: el 49% de los argentinos está en contra del aborto, el 35% a favor, y el 16% prefiere no pronunciarse al respecto.

Por eso, para muchos se impuso la razón sobre las cuestiones de fe con esta ley, que promovió el presidente Alberto Fernández, cumpliendo así su promesa electoral de no seguir penalizando el aborto.

Juliana Martínez, profesora de género y sexualidad en American University de Washington, en Estados Unidos, pone de manifiesto que Argentina no solo descriminaliza el aborto hasta la semana 14, sino la garantía del aborto gratuito.

“Es algo muy importante porque el aborto es un tema de clases, porque las mujeres ricas siempre han podido abortar, y casi siempre de manera segura y son las mujeres, los hombres trans, las personas no binarias pobres quienes más exponen su salud y su vida”, asegura.

Además, señala que el aborto no va a desaparecer porque se criminalice.

Según Martínez, el debate de fondo no es sobre aborto sí, aborto no, sino sobre aborto clandestino, que afecta seriamente la salud, la capacidad reproductiva y la vida de millones de mujeres en la región.

También aquí: Mujeres que alzan la voz

La realidad muestra que la criminalización del aborto de nada ha servido. En Argentina, por ejemplo, se realizan entre 350.000 y 500.000 abortos clandestinos al año.

En ese sentido, Diana Marcela Gómez, experta en el tema de género y docente de la Universidad de Los Andes, apunta que la criminalización no ha sido efectiva, y de eso dan cuentas las cifras de aborto en los países.

En vez de afianzar la criminalización y la censura a través de las leyes, la sociedad y la cultura, Gómez plantea el fomento de una educación sexual para la libertad y para el placer, que se desvincule de la simple procreación, que en su opinión, es justamente parte del problema que existe con la educación sexual y el veto sobre el aborto.

$!Argentina marca un hito al legalizar el aborto

Activismo de la ‘ola verde’

Por otro lado, la docente Martínez destaca el activismo que han tenido otras comunidades como las lesbianas, las personas trans, y las personas no binarias, quienes han luchado de la mano con las mujeres heterosexuales para alcanzar este logro histórico en Argentina.

Igualmente menciona que es interesante que la ley fue aprobada por el Congreso, aclarando que solo Uruguay y la capital mexicana lo han hecho por vía legislativa, y no por corte de justicia.

Lea también: #MeToo: Primer año de un fenómeno viral

Para ella, esto habla también del músculo político del movimiento feminista argentino y de su capacidad de movilización.

A su juicio, “es un momento histórico donde le están dado a la región una lección de movilización política y de tenacidad”, lo cual demuestra que “sí es posible defender los derechos de las mujeres por la vía legislativa”.

Por su parte, Gómez considera que los países están en mora de legislar en favor de los derechos de las mujeres, y que se despenalice completamente el aborto, aludiendo a que en el caso colombiano existen tres excepciones, que si bien es un avance, no garantiza la libre determinación y el control de las mujeres sobre su cuerpo.

$!Argentina marca un hito al legalizar el aborto
Un problema de clase social
Danny Ramírez, profesora de la Universidad del Rosario sobre asuntos de género, analiza que el aborto se ha convertido en un tema de clase y no de moral, bajo la premisa de que se criminaliza y se estigmatiza alrededor de la moralidad de lo que significa el aborto, pero no sobre la garantía de los derechos sexuales de las mujeres.
Es decir, el principio de la defensa de un aborto seguro, libre y en condiciones de dignidad.
Sobre la legalización de esta práctica en Argentina, la experta lo cataloga como un “avance significativo para la dignidad y la autonomía de las mujeres, de tener la opción de elegir ser madres o no con tranquilidad y con el apoyo del Estado y de la sociedad al margen de los moralismos religiosos fundamentales”.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad