viernes 01 de marzo de 2019 - 12:00 AM

Desacuerdo en la cumbre Trump - Jong-un

La segunda cumbre entre Estados Unidos y Corea del Norte por la desnuclearización fracasó. La posibilidad de lo que puede ser un acuerdo entre las potencias se desvanece cada vez más.

La mesa quedó servida en el Hotel Metropole en Hanói, donde se llevaba a cabo la segunda cumbre entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, con el fin de llegar a un acuerdo que lograra la desnuclearización del país asiático.

El encuentro catalogado como histórico y que acaparó la atención del mundo entero, al final quedó convertido en un acto mediático en el que, una vez más, ambas potencias demostraron que llegar siquiera a un acuerdo en concreto no es una posibilidad a corto ni mediano plazo.

Y aunque la firma de un tratado de paz entre Corea del Norte y Estados Unidos, esperado desde el armisticio de 1953, no era una opción en esta cumbre, el mundo entero esperaba, por lo menos, la firma de un documento que reflejara la voluntad de las potencias para lograr el fin de las hostilidades a futuro.

Sin embargo, hasta esa mínima posibilidad quedó descartada luego de que Donald Trump y Kim Jong-un abandonaran la mesa, cada uno alegando que su contrario no estaba dispuesto a ceder en sus posiciones.

Lea también: La propuesta rusa en la ONU sobre Venezuela fracasa por falta de apoyo

Si bien la posibilidad del fracaso estaba servida, no se esperaba que fuera el plato fuerte que reabriera el camino a una relación de tensión, que podría terminar, en caso extremo, en un enfrentamiento armado de talla mundial, según explican los expertos.

Por ahora Trump carga sobre sus hombros el peso de lograr avances en el tema de la desnuclearización, en el marco de una posible reelección para la cual se jugaría este encuentro como una de sus mejores cartas, mientras que Jong-un logró demostrar, nuevamente, que tiene su margen de maniobra nuclear.

Un futuro incierto

Un tercer encuentro entre los líderes políticos luego del fracaso de los dos anteriores no es, de momento, una opción.

En ese sentido, el futuro de los acercamientos es incierto.

“De esta cumbre debía salir un avance en la agenda de trabajo no solo con Estados Unidos, sino también con Corea del Sur. Era la voluntad de mantener los compromisos adquiridos en la cumbre de Singapur del año pasado, para decir que siguen completamente vigentes y que las partes están animadas. Era un mensaje de buena intención fundamentalmente”, explicó el docente universitario Alejandro Alvarado Bedoya.

Es así como el camino para dejar de lado el armamento nuclear por parte del país norcoreano y de levantar las sanciones económicas por parte del estadounidense, se torna cada vez más complejo.

“Corea del Norte lo primero que tiene que hacer es renunciar a su plan de armamento nuclear. Luego de eso, deben pasar por un proceso de negociación, de desmonte de las áreas militarizadas, de normalización de las relaciones diplomáticas entre ambos países y de la normalización de los intercambios comerciales para lograr un tratado”, agregó Alvarado Bedoya.

Le puede interesar: Lo juro: exabogado de Trump compremete al gobierno del presidente de EE.UU.

Pero las declaraciones dadas por ambos mandatarios luego del encuentro, apagan la llama de la esperanza.

Una cortina de humo

Luego de la fracasada cumbre, Trump fue el primero en ‘golpear’, más no el encargado de hacerlo más fuerte.

Según el mandatario, las exigencias de Corea de Norte sobrepasaban las capacidades de aceptación de Estados Unidos, al pedir el levantamiento de todas las sanciones internacionales impuestas contra el régimen a cambio de desmantelar su centro nuclear de Yongbyon, el principal emplazamiento nuclear de tipo bélico del país norcoreano.

Pero la credibilidad de sus palabras es ahora cuestionada, luego de que Ri Yong-hong, ministro de Exteriores de Corea del Norte, asegurara que su país solo pidió el levantamiento parcial de las sanciones y que fue Estados Unidos el que, a último minuto, impuso una condición que dejaba en claro su falta de voluntad para la salida negociada del conflicto.

Para el politólogo Gerardo Martínez, “esta cumbre fue usada como un distractor por ambos países. Por un lado Donald Trump quiere enviar un mensaje de que si no es reelegido no habrá nunca un estado de seguridad y que sin él no se podrá dar otra negociación. Y por otro lado Kim Jong-un muestra sus ‘dientes’ al mundo para decir que es él quien tiene el poder”.

Así las cosas, para el experto, este encuentro funcionó como una cortina de humo para dejar de lado los problemas que llevan sobre sus hombros ambos mandatarios.

“En el fondo, las potencias no tienen afán de buscar acuerdos, sino de demostrar que son omnipotentes. Por eso ponen condiciones que saben que el otro no va a aceptar mientras despiertan el miedo en el mundo”, dijo Martínez.

Lea además: Desabastecimiento y enfrentamientos en Haití, cobra 26 vidas

Una salida no negociada

Uno de los grandes interrogantes que surgen luego del fracaso, es si la opción militar es una posibilidad que Estados Unidos tiene en cuenta para lograr dicha desnuclearización en Corea del Norte.

Y aunque podría pensarse que sí, Trump lleva las de perder en el área armamentista.

La única opción que le queda a Estados Unidos es la militar, pero su posición es débil. En los últimos ensayos quedó claro que Corea del Norte tiene misiles capaces de alcanzar el territorio estadounidense, pero Estados Unidos no tiene misiles de este tipo. Hacer esa intervención militar en Corea sería iniciar un conflicto militar de gran envergadura, teniendo en cuenta que involucraría a países como Rusia, China e Irán”, explicó Florent Frasson-Quenoz, director del Grupo de Investigación de Relaciones Internacionales de Universidad Javeriana.

En este sentido, para Frasson-Quenoz la única salida posible ahora, es que Trump reconozca a Corea del Norte como miembro de la Comunidad Internacional y su capacidad nuclear.

“Cada día que pasa es un día perdido para Estados Unidos que se quedó sin opciones, mientras que Corea del Norte gana al demostrar su soberanía nuclear”, concluyó el experto de la Javeriana.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad