lunes 13 de mayo de 2019 - 12:00 AM

Irán ve improbable una guerra con Estados Unidos

La hostilidad hacia Irán de la Administración estadounidense es no obstante clara, promovida principalmente por el secretario de Estado, Mike Pompeo, y el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, John Bolton.

Los Guardianes de la Revolución de Irán restaron ayer importancia al despliegue militar de Estados Unidos en el golfo Pérsico, asegurando que ven improbable una guerra y que, en caso de ataque, tienen la capacidad de responder con firmeza.

“Los estadounidenses son como un trozo de carne debajo de nuestros dientes y, si se mueven, les golpearemos en la cabeza”, aseguró con altivez el comandante de la División Aeroespacial de los Guardianes, Amir Ali Hayizadé.

El comandante aludió a que la flota y las bases militares estadounidenses en la región están al alcance de los misiles de este cuerpo militar iraní de elite, designado grupo terrorista por Washington el mes pasado.

Le puede interesar: Ahora es Escocia

“Son vulnerables”, dijo a la agencia ISNA Hayizadé, quien explicó que los misiles iraníes tienen la capacidad de impactar en los buques estadounidenses desde una distancia de 300 kilómetros y los más modernos, de hasta 700 kilómetros.

El Departamento de Defensa de EE.UU. anunció el pasado viernes que reforzará sus tropas desplegadas en Oriente Medio con el buque de asalto anfibio USS Arlington y misiles Patriot, en el marco de su estrategia para hacer frente a la creciente tensión con Irán.

Tanto el buque como los misiles forman parte de la misma operación que llevó a Washington a mandar al golfo Pérsico al portaaviones USS Abraham Lincoln, que junto a su flota de combate, atravesó el canal de Suez.

Sobre el portaaviones, el comandante de la Guardia Revolucionaria indicó que este aparato, con al menos 40 o 50 aviones y unos 6.000 soldados, “en el pasado era una seria amenaza pero ahora se ha convertido en una oportunidad”.

Centro del debate

La situación en el golfo Pérsico fue el centro de debate ayer de una sesión a puerta cerrada del Parlamento iraní, en la que compareció el comandante en jefe de los Guardianes de la Revolución, Hosein Salamí.

Basándose en “análisis estratégicos y de campo”, Salamí informó a los diputados de que “no se avecina una guerra” con EE.UU., según comentó al término de la sesión el presidente de la comisión de Seguridad Nacional y Política Exterior del Parlamento, Heshmatolah Falahatpisheh.

“Sólo están librando una guerra psicológica y están tratando de combinarla con las sanciones y las presiones económicas”, dijo Falahatpisheh, citando a Salamí.

Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad