viernes 16 de octubre de 2020 - 12:00 AM

La guerra clausura las aulas de la asediada Nagorno Karabaj

No solo las escuelas están cerradas en el enclave separatista. Toda la vida cultural ha muerto en el Karabaj. El teatro de Shushá da ahora espectáculos en Ereván y los centros culturales se han quedado vacíos.
Escuchar este artículo

La escuela número 10 de Stepanakert, capital del enclave separatista de Nagorno Karabaj, ha quedado destruida por la guerra.

En el patio hay cráteres, proyectiles sin estallar y no se escucha el bullicio de los niños, evacuados en su mayoría a la vecina Armenia.

“Si los jardines de infancia, las escuelas, las universidades se convierten en objetivos (de la guerra), ya no se puede hablar de justicia o esperanza”, asegura la ministra de Educación, Ciencia y Cultura de la autoproclamada república, Luciné Karajanián.

Un total de 25.000 escolares se han quedado sin clases tras el estallido de la guerra el pasado 27 de septiembre, al igual que unos 5.000 universitarios y 2.000 estudiantes de colegios técnicos medios, explica.

Nuné, profesora de ruso, recuerda que la Universidad se encuentra junto al Ministerio de Defensa karabají, y el mismo día en el que comenzaron los enfrentamientos armados sufrió el impacto de un proyectil.

Además: El Cáucaso vuelve a ser un polvorín: Armenia y Azerbaiyán, al borde de la guerra

“Fue un domingo. Imagine que fuese un día entre semana, con todos los estudiantes en clase”, comentó a Efe.

El defensor del Pueblo karabají, Artak Beglarián, ha calificado de “crímenes de guerra” los ataques contra escuelas y guarderías por “el fuego indiscriminado y deliberado” del Ejército azerbaiyano.

Gran parte de los escolares y estudiantes ha partido a Armenia, otros pocos se han refugiado en zonas más seguras del Karabaj, a las que todavía no llegan los proyectiles del Ejército azerbaiyano.

Sobre los pupitres del aula de la escuela número 10 de Stepanakert, junto a lápices olvidados tras la evacuación, yacen restos de estuco y yeso. En las ventanas apenas quedan cristales y del techo cuelga una lámpara, desprendida por las ondas expansivas.

$!La guerra clausura las aulas de la asediada Nagorno Karabaj

Una guerra contra la cultura

La escuela lleva el nombre de Avetik Isaakián, célebre poeta armenio de la primera mitad del siglo XX, un reconocimiento tácito de que además de centro docente es un espacio de difusión de cultura e identidad.

“Aquí se destruyen los centros educativos y los monumentos culturales que son parte del patrimonio universal. En Shushá una catedral sufrió el impacto de un proyectil de alta precisión”, denuncia Karajanián, cuyo esposo se ha ido a luchar al frente.

Lea también: Cancilleres armenio y azerbaiyano se reúnen en Moscú para discutir un alto el fuego

Está convencida de que son ataques deliberados contra la cultura armenia.

La ministra, que pasa las noches en los refugios y por la mañana se va a trabajar, cree que los azerbaiyanos, apoyados por los turcos, “quieren legitimar su presencia en la región, destruir todo lo armenio y borrar las huellas de nuestra cultura”.

“Observamos esta política de barbarie, que es catastrófica”, dice. Y es que para ella, los ataques contra escuelas, centros culturales y templos son parte en la política fomentada por Turquía desde el genocidio armenio de 1915.

“A veces pienso que el asesino vino a rematar a su víctima”, asegura Karajanián.

Y no hay perspectivas de que la vida escolar y cultural se reanude pronto en Nargorno Karbaj. Porque el cese el fuego acordado el fin de semana pasado no se cumple.

Armenia indicó que una lucha “intensa” tiene lugar en la dirección sur del frente y Azerbaiyán acusó a las fuerzas armenias de haber atacado la ciudad de Tartar, causando la muerte de tres civiles.

Tenga en cuenta: Denuncian “desastre humanitario” en la región de Nagorno Karabaj

Sin embargo, los karabajíes sacan fuerzas de su apego a la tierra que los vio nacer, asegura Nuné, convencida de que “cuando se tranquilice esto volverán todos”.

“Los traumas de la guerra hay que enfrentarlos con la comprensión de que no somos víctimas, pese a que nos atacan con sus hordas somos los vencedores. No han podido vencernos”, defiende.

Mientras, las perspectivas de una pronta solución al conflicto parece -hoy por hoy- tan fantasmal como la escuela número 10 de Stepanakert.

$!La guerra clausura las aulas de la asediada Nagorno Karabaj
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad