martes 07 de mayo de 2019 - 12:00 AM

‘Nito’ Cortizo quiere rescatar a Panamá

Heredero del ‘torrijismo’, el empresario y exministro Laurentino ‘Nito’ Cortizo llega al poder en un país agobiado por una crisis de corrupción sin precedentes en la última década.

Con la elección del empresario de centro izquierda Laurentino Cortizo Cohen como presidente, Panamá da un viraje político, y además, tendrá que hacerle frente al gran desafío de gobernabilidad que se plantea al imponerse por estrecho margen.

En una impredecible final de ‘voto finish’, Cortizo superó, el pasado domingo, por apenas 40 mil sufragios, con el 33% de la votación, a su cercano contendor, Rómulo Roux, del partido Cambio Democrático (31%), el candidato del expresidente Ricardo Martinelli.

También conocido como ‘Nito’, Laurentino Cortizo, de 66 años, llega al poder de la mano del Partido Revolucionario Democrático (PRD) fundado por el líder nacionalista militar Omar Torrijos, tras una década de dominio de la oposición. Además, fue ministro de su hijo, Martín Torrijos, durante su mandato entre 2004 y 2009.

Juan Carlos Rozo, profesor de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Houston en Estados Unidos, define a ‘Nito’ Cortizo como un político de bajo perfil con una carrera tímida, que luego dio un salto grande en la escala de poder.

Y lo que puede extraer como lo más importante de la elección en Panamá, es algo parecido a lo que sucedió en México con Manuel Andrés López Obrador, aunque no tan extremo: “un giro de la derecha hacia la izquierda, contrario a lo que ha pasado con Colombia, Brasil, y Argentina”.

Si bien Rozo reconoce que es un giro sutil en términos políticos, destaca una nueva tendencia a la centro izquierda, particularmente porque el actual presidente Juan Carlos Varela, el gran derrotado, llegó al poder gracias al triunfo de una alianza bipartidista de la centro derecha y la derecha.

El triunfo de Cortizo denota una situación de oscilación política de las fuerzas un poco cada vez más extremas, evalúa por su parte, el politólogo e investigador Sebastián Polo.

“Varela era un presidente más nacionalista, antimigración, no obstante, a pesar de esa bandera política, en un escenario cada vez más aumentado por la crispación regional por los elementos críticos en Venezuela, eso no ha impedido que la población panameña haya criticado la gestión de Varela a lo largo de su Presidencia”, asegura.

Cortizo es uno de los principales opositores del actual mandatario, a quien ha criticado por el crecimiento de la deuda externa del país en una economía que en los últimos cinco años creció a un promedio de 5,6%, de acuerdo con el Banco Mundial.

‘Legado’ de Varela

En ese contexto, Isaac Bigio, politólogo, economista e historiador, describe que el presidente Varela, líder del Partido Panameñista, ha hecho que el istmo siga siendo uno de los países más cercanos a las políticas y a la diplomacia de Estados Unidos, y también a que sea una de las naciones latinoamericanas con mayor desigualdad social. El 10% más rico de Panamá gana 28 veces que el 10% más pobre, precisa.

“Su crecimiento económico se ha dado con base en impulsar medidas monetaristas, privatizadoras y desreguladoras. Durante su quinquenio subió el desempleo y se desatendieron necesidades urgentes de infraestructura, salud, educación y servicios básicos, algo que fue castigado por la debacle electoral de su partido”, explica.

Así las cosas, Bigio observa que el próximo presidente panameño tendrá por delante dos retos fundamentales: atajar -o al menos, atemperar- la inequidad, que le ha llevado a ser uno de los cinco países más desiguales del mundo y hacer frente al clamor ciudadano contra la corrupción.

Polo agrega en ese sentido, que realmente el mayor reto es saber qué cartas va a jugar Cortizo en cuanto a su proceso político en Panamá, “sabiendo que el PRD y otros partidos demuestran una proximidad a las ideas de Omar Torrijos, los cuales eran una suerte de militarismo acompañado de ideas revolucionarias de orden progresista”.

Reto: Corrupción

Por otro lado, la periodista panameña Evidelia Velásquez opina que el nuevo mandatario representa a un hombre trabajador, que se presenta como “el primer obrero del país” y que centró su campaña en el combate de la corrupción a la que define como la “sexta frontera”, uno de los mayores males de la política interna.

“Hay mucha corrupción en todos los órganos del Estado, y él prometió no permitir la corrupción”, recalca Velásquez, quien recuerda que durante el Gobierno de Martinelli la corrupción subió a niveles inimaginables.

Asimismo, el Estado tiene en estos momentos una deuda de unos 26 mil millones de dólares, afirma la periodista, quien incluso remarca que Cortizo prometió “meterle la mano a la educación, que está por el piso” y reformar la Constitución porque el Congreso se ha convertido “de manera descarada” en una fuente de clientelismo y otras cosas aún peores, según expertos.

Igual que Martinelli, su sucesor en el Palacio de las Garzas, Juan Carlos Valera, dejará el cargo, el próximo 1 de julio, con una reducida popularidad por cuenta del impacto durante su mandato de las denuncias relacionadas con los sobornos de la constructora Odebrecht y los “Papeles de Panamá”.

Leer también: El efecto Odebrech

Para Rozo, la victoria del centroizquierdista Cortizo es la prueba de un desgaste de las maquinarias políticas con Varela, “pues él venía de dos partidos que ya tienen una historia afianzada en Panamá”.

Mientras que Polo dice que supone un cambio que también incita a una cada vez más progresiva equiparación de las fuerzas en América Latina, que mantiene una propuesta de país con ideas progresistas, en el marco de lo que fue el giro a la derecha en la región, como ya ocurrió con México y Uruguay.

$!Tomada de Internet / VANGUARDIA
Tomada de Internet / VANGUARDIA
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad