lunes 25 de julio de 2016 - 8:11 PM

De homofóbicas y retrogradas califican declaraciones de diputada de Santander

La diputada Ángela Hernández, del partido de la U, dijo que las sociedades quereconocen los derechos de la comunidad Lgbti "llegaron a la perversión máxima, en la que incluso se permite el sexo con animales".

La inclusión de medidas en los manuales de convivencia para proteger a la comunidad Lgbti en los colegios generó polémica en Santander. De acuerdo con la diputada Ángela Hernández se trataría de una "colonización de normas Lgbti" en los colegios. Entre tanto, la comunidad Lgbti responden que se debe respetar la identidad y orientación sexual de los menores. En esta controversia, la Gobernación de Santander asegura que lo único propósito de ley es fomentar la sana convivencia, a pesar de las diferencia.

La diputada santandereana por el partido de la U, Ángela Hernández, citó este lunes a un debate público en la Asamblea de Santander en la que expresó que el Ministerio de Educación, MEN,pretende sobreponer los derechos de la comunidad Lgbti sin tener en cuenta a la comunidad educativa. "Quieren colonizar las instituciones académicas implementando normas Lgbti, por encima de los derechos de los niños y las niñas".

El hecho se produce por la implementación de la Ley 1620 de 2013, con la cual se creó el Sistema Nacional de Convivencia Escolar.  Esta norma garantiza que los menores gocen de un ambiente escolar sano, libre de violencia y discriminación.

Además, tras el suicidio del estudiante Sergio Urrego, en agosto de 2014 en Bogotá, la Corte Constitucional emitió la Sentencia T-478 de 2015 en la que ordenó una revisión a los manuales de convivencia, con el fin de que los colegios instauren normas que garanticen el respeto hacia la comunidad Lgbti.

Al respecto, Hernández criticó este proceso, al considerar que el MEN está obligando a que los manuales de convivencia de colegios públicos y privados autoricen que los niños puedan vestir con el uniforme femenino y viceversa. Así mismo,la diputada considera que bajo esta reglamentación se permitirá que los baños en los colegios ahora sean mixtos. "El hombre que se sienta niña debe entrar al baño de las niñas y la niña que se sienta hombre deben ingresar al de las niños".

Ante tal interpretación, la diputada expresó que aquellas situaciones no se deben permitir e incluso señaló que es preferible "crear un baño exclusivo para el tercer género o que se creen colegios para la comunidad Lgbti".

Además, la representante del partido de la U, se manifestó en contra de este tipo de situaciones progresistas que aplican en países desarrollados, pues a su juicio los lugares que se abrieron a la comunidad Lgbti "llegaron a la perversión máxima, en la que incluso se permite el sexo con animales".

¿Qué dijo la comunidad Lgbti?

Ante las declaraciones de la diputada, miembros de la comunidad Lgbti de Santander aseguraron que Ángela Hernández realizó una mala interpretación de la norma y salieron en defensa de la identidad, la orientación sexual y sus derechos legítimamente establecidos en la constitución política.

Tal es el caso de Máximo Castellanos, representante de la Red Nacional de Personas Transexuales, quien considera que la implementación de la Ley 1620 es necesaria. "En realidad se trata de quitar esa brecha enorme. A mí me hacen un ciudadano de segunda categoría por ser transexual…”.

De acuerdo con Castellanos, esta norma tiene como objetivo garantizar un ambiente tolerante con la comunidad Lgbti, contrario a lo que él vivió cuando era estudiante. Los reiterados episodios de discriminación, confiesa, lo llevaron a realizar cuatro intentos de suicidio. “Yo también fui niño y hubiese querido tener una infancia feliz, tranquila, digna, segura. No entiendo por qué ser lo que soy me lleve a que me nieguen mis derechos…”.

Además, el representante de la Red Nacional de Personas Transexuales trajo a colación un estudio de la organización ‘Colombia Diversa’, que protege los derechos de la comunidad Lgbti, en la que se refleja en el ámbito  nacional el 98,62% de lesbianas manifiestan ser discriminadas en un ambiente escolar. El informe establece que el 97% de los gais, el 69% de los bisexuales y casi el 100% de los transgeneristas padecen la misma situación. "Casi toda la comunidad se siente violentada en los espacios escolares. Estamos construyendo adultos resentidos. Somos muy pocos los quesobrevivimos al suicidio, la depresión, la calle y el trabajo sexual”.

Así mismo, Diego Ruiz, integrante de la corporación Vida Nueva aseveró que la diputada Ángela Hernández hace una mala interpretación de la norma y descartó que la minoría busque a toda costa interponerse sobre la mayoría. "Se quiere proteger a los menores que han sufrido persecución por su sexualidad. Darles la oportunidad a que se desarrollen como seres humanos independientemente de su orientación sexual".

Además, Ruiz expuso que más allá de permitir o no que niños usen un uniforme contrario a lo tradicional, "tenemos que romper el modelo binario de que entonces la niña se viste con falda y el niño con pantalón. ¿A caso las mujeres que visten con pantalón se sienten como un hombre?"

¿Qué respondieron las autoridades educativas?

Entre tanto, la secretaria de Educación de Santander, Ana de Dios Tarazona, asegura que las leyes tienen varias posibilidades de interpretación y que la posición de la diputada Ángela Hernández es respetable.

Sin embargo, Tarazona afirmó que según las lecturas que ha hecho a la Ley 1620 de 2013 no habla de ninguna de las situaciones a las que Hernández se refiere.  "En ninguna parte encuentro una norma, postulado o enunciado que diga que los baños de las niña que tienen que tendencias homosexuales tengan que ir al baño de los niños o al contrario".

En cambio, la Secretaria de Educación de Santander manifestó que el objetivo de esta reglamentación es fomentar una sana convivencia en la comunidad educativa, independientemente de la orientación o identidad sexual de los menores. "Las instituciones educativas deben hacer manuales de convivencia incluyentes, respetando todas las creencias de tipo religiosos político, identidad sexual y demás".

Ante las acusaciones de la diputada Hernández ni el MENni la Secretaria de Educación de Santander quieren imponer estas clases de medida y afirmó que las adecuaciones de los manuales de convivencia son autónomos de cada institución y se realiza a partir de acuerdos entre padres de familia, directivos, profesores y demás.  "Se hacen pactos entre toda la comunidad para poder convivir en medio de las diferencias, para tener una convivencia armónica y pacífica. No vamos a hacer discriminación por ninguna razón".

Por su parte, el Partido de la U a través de su presidente, Armando Benedetti, anunció que investigará a la diputada Ángela Hernández, por sus declaraciones presuntamente homofóbicas.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad