domingo 12 de abril de 2020 - 12:00 AM

Cinco municipios de Santander blindan el campo contra la pandemia

El control para evitar el ingreso de vehículos de personas no residentes a las poblaciones, a través de la vías terciarias, representa un mayor reto para las alcaldías, dado el alto número de trayectos rurales y la falta de pie de fuerza oficial para hacer un control constante en las mismas.
Escuchar este artículo

Las medidas de control en la provincia Guanentina para evitar la propagación del COVID-19 aumentaron esta semana en las diferentes poblaciones, luego de conocerse el primer caso de contagio en la región, que se dio en Curití y se hizo público el pasado jueves.

La alerta es mayor y eso se hace evidente en cada una de las acciones que se vienen tomando, especialmente en los sectores rurales, que se están convirtiendo en la zona elegida de quienes incumpliendo con la cuarentena obligatoria, pretenden viajar entre un municipio y otro, ya sea por un motivo familiar o por fines turísticos.

El control para evitar el ingreso de vehículos de personas no residentes, a través de la vías terciarias, representa un mayor reto para las alcaldías, dado el alto número de trayectos rurales y la falta de pie de fuerza oficial para hacer un control constante en las mismas.

A continuación, algunas de las contenciones y trabajos que se están desarrollando en los pueblos de la provincia, más cercanos a San Gil.

En Villanueva, la comunidad presiona

En Villanueva, en donde la administración ya venía haciendo el control correspondiente en las vías de acceso principal, las comunidades del sector rural tomaron la decisión de cerrar con troncos y cercas algunas vías del campo.

En un comunicado público los presidentes de las Juntas de Acción Comunal, JAC, de cuatro veredas, informaron que habían decido tapar con árboles cortados por ellos mismos el paso vehicular por dos vías terciarias que permitían a los conductores llegar hasta Villanueva desde San Gil, saltándose los controles oficiales.

Después de esta acción, los ciudadanos le solicitaron a la administración municipal el cierre de todas las vías rurales que permiten a las personas salir e ingresar a Villanueva.

Ante esta petición y tras una reunión con el comité de atención de emergencias, el alcalde de Villanueva, José Alfredo Jiménez Barón, indicó que entiende la preocupación de sus conciudadanos y dijo que se está estudiando la posibilidad de cerrar los ochos pasos terciarios que permiten el ingreso al municipio. Los cierres permanentes se harían en las zonas limítrofes de Villanueva con los pueblos vecinos y “la idea sería tener una sola vía de acceso y salida para tener un mayor control”, destacó el alcalde.

Por ahora, las JAC de las veredas Choro Alto, Choro Bajo, Carrisal y Macaregua taponaron las vías en los sectores de la quebrada Choro Alto y el cruce de Chapala.

En Mogotes usaron maquinaria

La misma decisión la tomó ya el alcalde de Mogotes, Higinio Rueda, que, acompañado con maquinaria pesada, llegó hasta diferentes zonas del sector rural para taponar con tierra, troncos y piedras las vías terciarias.

“Hay desobediencia, tenemos personas que no acatan las normas y por encima de todo tenemos que tomar medidas para cuidar a los mogotanos”, sentenció Rueda.

Los pasos terciarios rurales que fueron clausurados están en el sector de Puente Arco, que comunica a la vereda San Roque de Mogotes con el Valle de San José; la carretera entre la vereda San Roque y la vereda Santa Bárbara de San Gil; y también el sector de Puente Escalera, que también lleva hacia San Gil.

Barichara y el riesgo de la vía nacional

Al control de las 9 vías terciarias que le permiten la conexión con otras poblaciones, el mayor reto de Barichara está en contener una vía nacional que no puede cerrar hasta que no reciba la orden del Gobierno Nacional.

Alfonso Rodríguez Patiño, alcalde del municipio, indicó que para el control en las vías rurales se tiene una estrategia de trabajo muy cercana con la comunidad, en donde se les pide a los habitantes avisar cuando vean un vehículo ajeno a la cotidianidad en cada una de las vías.

Asi mismo, el mandatario indicó que el mayor riesgo en este momento lo genera la vía nacional, proveniente de Galán y Zapatoca.

Valle de San José se adelantó

De la mano con la Policía Nacional, la administración del Valle de San José hizo hace más de una semana el cierre de cinco de las seis vías terciarias, con vallas, cadenas y candados de la Policía Nacional.

Alexis Burgo Rincón, alcalde del municipio, indicó que solo una vía de acceso aún está por cerrar.

El funcionario destacó que además de la vía de ingreso principal, otras dos son abiertas con el control de las autoridades y la comunidad en horario diurno, solo para que las personas del pueblo puedan hacer uso de las mismas, conforme lo determina la ley.

Páramo tiene muchas vías

Uno de los mayores retos para contener el ingreso a la población lo tiene la administración del Páramo, cuyo municipio cuenta con cerca de 20 accesos rurales. Al respecto, Filemón Solano Cala, primera autoridad de la población, indicó que ya se hizo el cierre de las 4 vías del campo más importantes y se trabaja con la comunidad en el control de las demás.

En total, además del control en la vía principal, se cerraron ya cuatro carreteras rurales y se está trabajando con alcaldías de otros municipios. “El punto más vulnerable que tengo es una carretera que viene desde el Socorro”, agregó Solano.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad