jueves 20 de junio de 2019 - 12:00 AM

“Bucaramanga y su área están en alto riesgo de desabastecimiento de agua”

El Director en Latinoamérica de Good Stuff International advirtió que Bucaramanga y sus municipios vecinos conforman el área metropolitana del país con el mayor riesgo de desabastecimiento de agua, debido a que solo cuenta con la cuenca hidrográfica del Alto Lebrija.

En caso de que ocurra un fenómeno climático con una fuerte sequía o alguna intervención humana que perjudique las fuentes hídricas, el área metropolitana de Bucaramanga tendría una alta probabilidad de afrontar un desabastecimiento de agua, debido a que dispone de una sola cuenca hidrológica.

Así lo advirtió ayer Diego Arévalo Uribe, director en Latinoamérica de Good Stuff International, GSI, organización holandesa que fue fundada en 2007 y que actualmente adelanta diversas alianzas en Colombia para ejecutar proyectos de conservación y diagnóstico ambiental.

Lea también: Estudios hidrológicos e hidrogeológicos trabarían delimitación de Santurbán

Arévalo Uribe ofreció una conferencia en la capital santandereana, en el marco de la versión 2019 de ‘Encuentros Regionales por el Agua’, un espacio que se realiza desde hace siete años para analizar y hacer seguimiento a los problemas relacionados con el preciado líquido en el país.

“Bucaramanga, la de mayor riesgo”

El hecho de que en Bucaramanga y su área exista una población que ronda el millón 200 mil habitantes, y de que dicha cantidad de personas disponga tan solo de una cuenca hidrográfica, ubica a la ciudad como la de mayor riesgo en Colombia por posible desabastecimiento de agua, de acuerdo con lo expuesto por el Director Regional de GSI.

Según este experto, la capital santandereana, Floridablanca, Girón, Piedecuesta y Lebrija únicamente cuentan con la cuenca hidrográfica del Alto Lebrija; mientras que en las demás ciudades grandes de Colombia las comunidades tienen más de una.

Arévalo Uribe advirtió que “analizando la provisión de agua en las seis áreas metropolitanas que existen en el país, definitivamente se evidencia que el área de ordenamiento hidrológico del Alto Lebrija es la que tiene mayor riesgo en Colombia, con relación a la población que abastece. Sin dudas es la que más riesgo presenta, por encima de Bogotá, Cali, Medellín, Barranquilla y Cartagena”, advirtió Arévalo Uribe.

“Denominamos Alto Lebrija a la unidad de ordenamiento hidrológico que incluye todos los afluentes que proveen de agua a 1,2 millones de habitantes en el área metropolitana de Bucaramanga. De hecho, de las cerca de 400 unidades de ordenamiento que existen en el país, la de mayor riesgo por la cantidad de población es la del Alto Lebrija”, agregó este experto.

Así las cosas, de llegar a existir un verano extremo, con reducción de caudales y déficit de lluvias, el área metropolitana de Bucaramanga podría afrontar una grave emergencia por falta de agua. Dicha situación también se presentaría, si por medio de un proyecto se causa desequilibrio o impacto en las fuentes de agua que llegan a la cuenca del Alto Lebrija.

“Es decir, Bucaramanga y su área es una zona con una alta concentración de población y muy poquitas fuentes de agua, de hecho solo hay una única fuente que es el Páramo de Santurbán, el cual surte a dicha cuenca. Por esta razón es necesario y urgente, conservar dicho ecosistema de alta montaña”, señaló el Director Regional de GSI.

¿Qué se hace al respecto?

Las autoridades ambientales y empresas, tanto públicas como privadas, han hecho convenios para la protección de terrenos en donde existen nacimientos de agua y afluentes que proveen a Bucaramanga y Santander.

Fruto de tal gestión se han comprado terrenos, y en otros casos se paga una especie de sueldo a quienes poseen dichas tierras, para que se encarguen de protegerlas contra la contaminación.

En la actualidad la Corporación para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga, Cdmb, protege un total de 47.925 hectáreas, en 13 diferentes municipios.

El Acueducto Metropolitano de Bucaramanga, AMB, es la entidad que más ha trabajado por este asunto. Uno de los proyectos más sobresalientes es el del Embalse de Bucaramanga (ubicado en el río Tona), que permitiría captar agua en la ciudad en tiempos de sequía.

Aunque la represa de esta obra ya se terminó, aún está pendiente la tubería que conducirá el agua hasta la capital santandereana y sus municipios aledaños.

“Nuestra ciudad solo tiene una alternativa para obtener agua: la cuenca del Alto Lebrija. No obstante, sentimos que el área metropolitana tiene un plus de seguridad frente al abastecimiento, gracias a la infraestructura que se termina de construir en la actualidad”, indicó Zoraida Ortiz Gómez, gerente del AMB.

La funcionaria destacó otra labor que, según ella, desde hace cerca de un siglo viene haciendo el Acueducto.

“Durante estos 103 años se han comprado predios ubicados en cuencas y nacimientos de agua, se han protegido y conservado. En este momento el Acueducto tiene la propiedad de más de 12 mil hectáreas, en terrenos estratégicos para el abastecimiento de agua”, señaló Ortiz Gómez.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad