sábado 28 de marzo de 2020 - 12:00 AM

Buena atención de los tenderos del área metropolitana, pero con la debida distancia

Los tenderos de área metropolitana de Bucaramanga han tomado las medidas respectivas para cumplir con su trabajo de abastecer a la ciudadanía, algunas de ellas son: uso de desinfectante, organizar la atención mediante filas, despachar a través de ventanas y conservar la distancia.
Escuchar este artículo

Sin el habitual contacto social que los caracteriza, así hacen su trabajo la mayoría de los alrededor de 15.000 tenderos del área metropolitana de Bucaramanga.

Esas largas tertulias, el choque de manos con los más pequeños y el apretón con los adultos, por estos días son anécdotas, porque el COVID-19 les cambió la vida a todos.

Poco diálogo con los compradores, guardar una distancia, tomar medidas para que la gente no se aglomere e incluso atender por una ventana, son algunas de las acciones que tomaron los tenderos de barrio para cumplir con su trabajo.

Lea también. Historias de esperanza en medio de las dificultades en Bucaramanga

Orlando Rey, de la tienda Carnes, Frutas y Verduras de Villanueva, Piedecuesta, reportó normalidad en las ventas.

“La gente se acerca con normalidad y compra sus cosas, pero sí hemos tenido problemas con la organización, porque la gente a veces no colabora con las filas. Nosotros los podemos atender, pero les pedimos que hagan la fila y guarden la distancia para respetar las normas de prevención del Coronavirus”. dijo Rey.

Para surtir la tienda, Orlando indicó que “nos llegan los productos con los distribuidores y lo que es de verduras lo conseguimos en Centroabastos. No hemos tenido inconvenientes; algunos productos subieron los precios, pero nosotros presentamos las facturas para demostrarle a las personas que no es que nos queramos aprovechar de la situación”.

Entre tanto, José López, de la tienda El Manantial, en Brisas de Guatiguará, Piedecuesta, reconoció que las ventas bajaron.

“La gente se abasteció y está guardada, entonces por acá poco vienen. Nosotros tenemos una reja y no la abrimos por prevención, desde allí atendemos y también usamos desinfectante en todo momento”.

Así mismo, Sol Ángel Agudelo, de Salsamentaria y Cafetería, en Floridablanca, aseguró que “las ventas han bajado muchísimo, porque esto está muy solo. Yo estoy esperando que la gente que me debe pague a final de mes para que la situación mejore, pero mi Dios proveerá”.

Lea también. No compre comida en abundancia y si le sobra ayude a los demás

Las tiendas de barrio, una buena alternativa para abastecerse

Con cierta preocupación, ‘Ruchy’ Rojas, quien suma 27 años trabajando por el bienestar de los tenderos de Bucaramanga, Santander y Colombia, analiza el momento que atraviesan los mercaderes de la región con relación al COVID-19.

Para el periodista, director del reconocido programa ‘Que Hablen los Tenderos’, “en los últimos años nuestros tenderos se han visto afectados por el aumento del dólar, que provocó que se subieran los precios en productos como el atún. Además, la llegada de supermercados a los barrios ha generado que miles de tenderos tengan que cerrar y ahora con el coronavirus, como el dicho, tras de cotudos, con paperas”.

“La gente está corriendo para las grandes superficies a hacer filas enormes, y resulta que hay muchas tiendas de barrio con suficientes y excelentes productos que pueden suplir la necesitad de abastecimiento”, agregó Rojas.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad