martes 07 de diciembre de 2021 - 12:00 AM

Conozca cuáles son los 12 rasgos de un maltratador

Vanguardia abre este espacio pensando en las mujeres que han sido agredidas, discriminadas, abusadas o vulneradas. Buscamos visibilizar los casos que se “normalizaron” por miedo o porque no se denunciaron a tiempo, para demostrar que sí se puede hacer algo para defender sus derechos.
Escuchar este artículo

El pasado fin de semana, a través de la revista Semana, una joven santandereana de 27 años, médica de profesión, tras un estremecedor relato, denunció haber sido víctima de violencia de género por parte de un reconocido cirujano cardiovascular, con quien sostenía una relación sentimental.

De acuerdo con la versión de la víctima, ella sufrió una fuerte golpiza que provocó además de petequias, edemas y equimosis, perforación timpánica, mordeduras y fractura de tres dientes.

El ataque fue tan brutal, que la víctima no dudó en interponer las denuncias respectivas ante la Fiscalía General de la Nación.

A raíz de esta situación, otra mujer aseguró ser víctima del mismo cirujano cardiovascular. Lo catalogó como un “monstruo”, tras ser sometida a una serie de maltratos físicos y verbales.

Se presume que, desde 2007 a la fecha, por lo menos unas 20 mujeres que sostuvieron con este hombre algún tipo de relación afectiva fueron víctimas de violencia. Se espera que a estos dos testimonios ya conocidos públicamente se sumen otros más.

Por lo anterior, hoy, a través de “No te quedes callada, denuncia si fuiste agredida”, Vanguardia le cuenta cuáles son las conductas o los patrones más comunes de los hombres que atacan a sus víctimas por cuestión de género. Eso sí, dejando claro que no hay un único perfil de hombre que ejerce violencia; de hecho, expertos consideran que al inicio es difícil detectarlas porque las acciones violentas se presentan de distintas maneras, usualmente de forma sutil e incluso con hechos aceptados y normalizados socialmente.

Vea también: Especiales Vanguardia: No te quedes callada, historias de violencia contra la mujer

Camilo Umaña Valdivieso, médico psiquiatra de la Foscal - Isnor, comentó que “reconocer que el maltrato puede ser psicológico y/o físico es algo que observamos con frecuencia en el manejo de las relaciones de pareja cuando se presenta a consulta. La mayoría de personas no consultan y solo los casos extremos llegan a las estancias judiciales y, a las redes sociales, unos casos especiales que no temen socializarle como una forma de censura, advertencia y en casos especiales venganza”.

Las personas que son maltratadoras psicológicas, señaló, tienen en su personalidad alteraciones que son proclives a la agresividad como personas con trastornos paranoides, narcisos, limítrofes y, en especial, si tienen concomitante de trastorno de control de impulsos que los hace proclives a tener comportamientos agresivos como parte de su patología.

“Cuando la agresión es física son personas con iguales patologías con componentes más acentuados de su personalidad y de su trastorno de control de impulsos. También personas con patologías psiquiátricas mayores pueden tener este tipo de comportamientos cuando están en crisis y más aun si nunca han tenido diagnóstico, no son adherentes a sus tratamientos”, acotó.

De otro lado, agregó Umaña, la presencia de trastorno de consumo de sustancias y/o alcohol se comporta en muchas oportunidades como un factor de empeoramiento en estos casos y muchas de las agresiones se presentan por su uso.

1. Buena imagen pública

El psicólogo clínico, Oscar Castillero Mimenza, comunicó que el maltratador en el entorno social tiende a actuar con perfecta normalidad. Por lo general, en su conducta, no hay signos visibles de hostilidad hacia su pareja, por el contrario mantiene una imagen de hombre respetuoso. Es en la vida privada, donde manifiesta y descarga su agresividad.

2. Sentimientos de inferioridad y baja autoestima

Castillero Mimenza indicó que un denominador común en la mayor parte de maltratadores es la presencia de baja autoestima y de sentimientos de inferioridad. “Dichos sentimientos de inferioridad provocan una profunda frustración que se puede transformar fácilmente en violencia”.

Generalmente, los sujetos buscan un lugar seguro, donde nadie los vea o cualquiera que les ofrezca intimidad para ejercer esa violencia.

3. Motivación por el poder

Por lo general, el agresor tiene una elevada necesidad de poder. Imponen sus propias opiniones o que las cosas se hagan a su manera.

4. Internalizan estereotipos de género

“La mayor parte de maltratadores utilizan como pretexto para la agresión los roles de género, utilizándolos para remarcar su papel y el de su pareja y castigando las conductas y pensamientos que se alejen de ello”, aseveró el especialista.

5. Bajo nivel de asertividad

En un gran porcentaje de agresores hay poca capacidad de responder asertivamente a los diferentes problemas que les pueden ocurrir. En ese sentido, carecen de tolerancia a la frustración y reaccionan de forma agresiva.

6. Relaciones de dependencia

Aunque no se cumple en todos los casos, comenta Castiller Mimenza, es común que en la estructura de la personalidad del maltratador exista cierta dependencia del entorno, que provoca miedo y cierta fijación ante la idea de ser abandonado.

“En el caso del maltratador se traduce en un aumento del control hacia la pareja, un elevado nivel de celos hacia otros posibles “competidores”, el intento de aislarla y hacer que dependa del agresor/a e incluso la agresión física”, agregó.

7. Inestabilidad emocional e impulsividad

Para el Psicólogo Clínico, por norma general este tipo de victimarios suele tener un elevado nivel de neuroticismo; es decir, que tiene una emocionalidad lábil que puede pasar rápidamente de la alegría a la tristeza, o del afecto al desprecio.

8. Egocentrismo

La mayor parte de los agresores se centran en sus propias necesidades y preocupaciones.

9. Celos y posesividad

El individuo que maltrata tiende a temer que la pareja le abandone o le ponga en evidencia, con lo que intenta evitar que se vea influenciada o atraída por sujetos externos que puedan alejarla, reaccionando de forma violenta a supuestas interacciones con personas ajenas. Considera que pueden “arrebatársela”.

“La persona maltratada es considerada un elemento de su propiedad que debe permanecer fiel y cumplir sus designios. Se establecen conductas controladoras y se sesga la percepción en búsqueda de la confirmación de sus temores”, subrayó.

10. Niveles bajos de empatía

Uno de los aspectos más visibles en los maltratadores es el poco nivel de empatía que manifiestan con sus víctimas.

11. Minimizan la violencia o culpabilizan a los demás

Otro factor frecuente, a pesar de que no se da en todos los casos, es que el maltratador tiende a considerar la violencia ejercida como justificada, a disminuir la importancia de sus efectos o a situar la culpa en la actuación de la pareja o en otros factores como el alcohol o las drogas.

12. Capacidad de manipulación

El profesional concluye que, si bien, no en todos los casos, a pesar de tener una capacidad de empatía muy reducida muchos maltratadores reincidentes posean una elevada capacidad de manipulación y sugestión, en algunos casos se ha manifestado la capacidad de convencerlas de que “las conductas agresivas se han llevado a cabo por su bien, que son normales o incluso de que la agresión era merecida”.

Si deseas que conozcamos tu caso, no olvides escribirnos al correo notequedescallada@vanguardia.com
¡No estás sola!
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Image
Ingrid Paola Albis Pérez

Periodista egresada de la Universidad Pontificia Bolivariana. Miembro de Vanguardia desde 2010. Trabajó con Q’hubo Barrancabermeja en 2016 cubriendo temas judiciales. En la actualidad es reportera de la sección Área Metro, apoya en la elaboración de contenidos digitales y transmisiones en directo y es la encargada de la campaña ‘No te quedes callada, denuncia si fuiste agredida’ donde se manejan temas de violencia contra la mujer.

@PaolaAlbis

ialbis@vanguardia.com

Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad