miércoles 23 de junio de 2021 - 12:00 AM

Contagio y complicaciones por COVID se aceleran en adultos jóvenes

En Santander hay 7.765 personas entre los 18 y 40 años de edad con el virus activo, representando casi que la mitad del total de casos. En razón a este preocupante indicador, médico intensivista explicó que está ocurriendo con esta población y porque están llegando tan rápido a las UCI.
Escuchar este artículo

Los adultos jóvenes, esos que están en edad productiva, que son más propensos a tener interacciones sociales en diferentes espacios, se están contagiando de SARS-CoV-2, de una manera acelerada y descontrolada en el departamento. Las alarmas están encendidas.

En Santander, el 46,66% del total casos de COVID-19 notificados desde el inicio de la pandemia hasta el 21 de junio, corresponde a población entre 19 y 40 años de edad. Esto quiere decir que de los 174.145 contagios confirmados en el departamento durante 15 meses, 81.263 fueron en personas que hacen parte de este grupo etario. Activos hay 7.765 casos, de los cuales 82 permanecen en Unidades de Cuidados Intensivos y 235 en hospitalización.

Felipe González, gerente COVID-19 en Santander, confirmó que esta es la población que más se ha contagiado del virus; por eso, el llamado repetitivo a los adultos jóvenes para que refuercen las medidas de autocuidado.

“Desafortunadamente se están viendo en las Unidades de Cuidados Intensivos muchos síntomas severos en esta población y fallecimientos. Un llamado a que, si hay alguna manifestación, en este momento, no sea a través de las aglomeraciones”, acotó.

Mario Castillo, médico anestesiólogo intensivista, Presidente de la Asociación Colombiana de Medicina Crítica y Cuidado Intensivo - Capítulo Santander, por su parte, manifestó que, lo que se está viendo en el departamento, a diferencia del primer pico de la pandemia, es que “en este tercer pico el grupo etario de 18 a 40 años es el que ha venido llenando los cubículos de Unidades de Cuidados Intensivos, además hay una evolución más rápida de la enfermedad que nos está llamando la atención”.

Es decir, en el primer pico de la pandemia, un paciente evolucionaba -de un deterioro progresivo a una UCI- hacia la segunda semana. Ahora, el COVID-19 está siendo más agresivo con sus variantes que, en menos días de enfermedad, el paciente está críticamente enfermo requiriendo una UCI.

“Aquí es donde nos hemos alarmado. Estos pacientes, del día quinto al séptimo, ya están con requerimiento de cuidado intensivo. Es una evolución muy rápida de la enfermedad”, subrayó.

$!Contagio y complicaciones por COVID se aceleran en adultos jóvenes
$!Contagio y complicaciones por COVID se aceleran en adultos jóvenes

¿Se habla de qué tipo de complicaciones?

De acuerdo con el intensivista, el COVID-19 es una enfermedad muy grave que afecta todo el sistema y los órganos del cuerpo. Sin embargo, la razón principal por la que los pacientes ingresan al servicio de urgencias es por la falta de oxígeno, debido a un pulmón afectado o una neumonía.

“Cuando hablo de una enfermedad grave, que hace que esta población acuda a un servicio a ocupar un cubículo de cuidado intensivo, es porque hace falla respiratoria. El compromiso pulmonar es tan severo que ya en un servicio de urgencias la suplencia de oxígeno que se pueda aportar no es suficiente y se requiere un monitoreo continúo y una ventilación mecánica porque ya la persona no es capaz por sí misma de ingresar ese oxígeno, y el pulmón enfermo no es capaz de transferir lo suficiente que requiere el cuerpo y por eso el paciente fallece”, explicó.

Lea también: Restricciones nocturnas en Santander siguen por dos semanas más

¿La estancia en UCI ahora es más larga?

Castillo indicó que esta enfermedad tiene una evolución de dos semanas aproximadamente, pero después de este tiempo quedan secuelas en el cuerpo. Es decir, si un paciente ingresa a UCI, su evolución depende de que el paciente tenga una sobre infección, que una bacteria llegue a su pulmón o que otro sistema como el riñón y el corazón empiecen a fallar.

Entonces a cada parte del cuerpo que falla hay que darle manejo y eso hace que la estancia en la UCI pueda ser más prolongada.

“Es verdad que el paciente está entrando más temprano a la unidad de cuidado intensivo y que tenga una duración más larga porque es una patología que está siendo más agresiva, llega en un estado más crítico que puede evolucionar a una estancia más prolongada en la unidad. Además, las personas están llegando en tan poco días con una enfermedad tan grave a falta de oxígeno, que la falta de oxígeno en el cuerpo hace que los otros sistemas fallen y el riesgo de mortalidad es mucho más elevado”, aseveró.

Hasta el pasado 20 de junio, la tasa de mortalidad en Santander era de 239,73 por cada 100 mil habitantes; en Bucaramanga era de 374,53, en Floridablanca de 301,08, en Barrancabermeja de 279,98, en Málaga de 221,48, en Piedecuesta de 206,60, en San Gil de 236,30 y Socorro de 237,90.

Entre tanto, la tasa de letalidad del departamento era del 3,17, la cual se encuentra por debajo de Norte de Santander que estaba en 4,78, pero por encima de la tasa nacional que era de 2,54.

¿Esto ha incrementado las solicitudes de terapia Ecmo?

El Presidente AMCI Santander agregó que la situación se ha vuelto tan compleja durante las últimas semanas que a terapia de oxigenación por membrana extracorpórea (Ecmo, por sus siglas en inglés) ofrecida en la Fundación Cardiovascular de Colombia, para el caso de Santander, también está llegando cada día población más joven, desde los 18 años, así como gestantes.

Ecmo es una terapia que en ese paciente que tiene el pulmón críticamente enfermo y a pesar de la ventilación mecánica no es suficiente para transferir el oxígeno a la sangre, se hace el reemplazo artificial de las funciones del pulmón y/o el corazón por un tiempo prudente.

El programa Ecmo de la Fundación Cadiovascular de Colombia tiene capacidad instalada para la atención de 24 pacientes, pero la demanda insatisfecha es muy alta. Es decir, en estos momentos, por cada cubículo hay más de 10 pacientes en lista de espera.

Se necesita sangre

Mario Castillo, médico anestesiólogo intensivista, quien también hace parte del equipo Ecmo de la Fundación Cardiovascular de Colombia, hizo un llamado de solidaridad a la comunidad santandereana porque hay desabastecimiento de sangre en los bancos.

“La sangre es un recurso fundamental para el manejo, la recuperación y rehabilitación de nuestros pacientes críticamente enfermos, víctimas de la COVID-19. En terapia Ecmo extraemos sangre del paciente, la oxigenamos por una membrana y retorna al paciente con oxígeno, por eso se requiere ese recurso y no lo tenemos”, expresó.

Las personas que deseen hacer sus donaciones pueden ir a los bancos de sangre de la Fundación Cardiovascular de Colombia ubicados en la sede Cañaveral (calle 155A # 23-58 urbanización El Bosque) y en el Hospital Internacional de Colombia.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Image
Ingrid Paola Albis Pérez

Periodista egresada de la Universidad Pontificia Bolivariana. Miembro de Vanguardia desde 2010. Trabajó con Q’hubo Barrancabermeja en 2016 cubriendo temas judiciales. En la actualidad es reportera de la sección Área Metro, apoya en la elaboración de contenidos digitales y transmisiones en directo y es la encargada de la campaña ‘No te quedes callada, denuncia si fuiste agredida’ donde se manejan temas de violencia contra la mujer.

@PaolaAlbis

ialbis@vanguardia.com

Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad