martes 13 de agosto de 2019 - 12:00 AM

Dos pacientes murieron en Bucaramanga esperando atención médica

Familiares denunciaron que el deceso de las dos mujeres, quienes habían sido diagnosticadas con cáncer, obedece a los retrasos en la prestación de servicios y medicamentos por parte de la EPS Medimás.

A las familias Chacón y Anaya las une el mismo drama: la pérdida de sus familiares a causa del cáncer. Y aunque Hilda María Chacón e Irene Mesa de Anaya batallaron contra la enfermedad, la lucha más grande la dieron contra su EPS Medimás, de la cual no salieron victoriosas.

Según manifestaron sus familiares, la EPS Medimás actuó de manera negligente al retrasarles en todo momento la continuidad en sus tratamientos.

Un legado de fortaleza

El 9 de diciembre de 2016 Hilda María Chacón fue diagnosticada con leucemia linfoide aguda, enfermedad contra la cual luchó durante dos años y ocho meses. Su esperanza de vida estaba en un trasplante de médula que nunca llegó.

Constantemente, Hilda acudía a los medios de comunicación para dar a conocer su caso y la negativa de Medimás a sus tratamientos.

La última vez que se supo de la mujer fue el pasado 3 de mayo, día en el que tomó la decisión de pasar la noche en las oficinas de Medimás porque la EPS no le autorizaba el trasplante y la clínica en la que recibía atención no la atendió más.

“La EPS me ha prometido que me van a solucionar la prestación de mi tratamiento con la Foscal y ha sido todo una mentira. La clínica me cerró los servicios por las deudas que tiene Medimás con esa institución de salud”, señaló Hilda ese día.

Jorge Chacón, hermano de la paciente, le relató a Vanguardia que el pasado 3 de julio fue remitida a la clínica León XIII de Medellín, institución en donde según Medimás le iban a prestar todos los servicios de salud.

Lea además: ‘Ponte las alas’ para ayudar a aquellos que padecen cáncer

“Estaba recibiendo la quimioterapia, una más fuerte porque ya llevaba dos recaídas y la enfermedad estaba avanzando nuevamente. La idea era seguir el tratamiento, subirle las defensas y hacerle el trasplante, que supuestamente ya estaba autorizado”, dijo Jorge.

Además del cáncer, Hilda comenzó a tener complicaciones en el riñón y en los pulmones, los últimos dos días estuvo en UCI. El pasado 8 de agosto falleció.

“Si Medimás le hubiera autorizado el trasplante mi hermana se había podido recuperar. Para mi ellos tuvieron la culpa por no prestarle atención a tiempo”, argumentó el familiar.

“Medimás jugó con la vida de mi mamá”

A sus 63 años, Irene Mesa de Anaya batalló por casi dos años contra un doloroso cáncer de seno. La ‘lucha’ también fue contra el sistema de salud.

Según relata Nancy Anaya, hija de la paciente, la salud de su progenitora se fue deteriorando lentamente como consecuencia de la enfermedad y la negativa de la EPS de suministrar los medicamentos para su tratamiento.

Siete meses sin quimioterapia hicieron que la enfermedad avanzara y que Irene tuviera una recaída de la cual no se puedo levantar.

El pasado 9 de junio, Nancy acudió a Vanguardia para denunciar la situación de su mamá. En ese momento, contó que desde noviembre de 2018 Medimás dejó de entregar la medicina necesaria para seguir con el tratamiento.

“A raíz de esa suspensión mi madre, quien ya había vencido la enfermedad, hizo metástasis en el hígado y ahora está en cuidados paliativos, que tampoco han sido autorizados. Por su condición de salud ya no camina y dejó de comer”, señaló la hija en ese momento.

Tras la denuncia, la EPS hizo entrega de una dosis del medicamento, pero ya no había nada que hacer. El pasado 4 de julio Irene falleció.

“Hay batallas que se pueden ganar. Yo sé que el cáncer es una enfermedad mortal, pero uno, dos o cinco años de vida no tienen precio. Medimás jugó con la vida de mi mamá”, dijo la hija.

Ahora, Nancy teme vivir la misma situación con su papá, quien padece un trastorno bipolar depresivo y tiene complicaciones con la próstata.

Nury Villalba, Directora de la Fundación ‘Esperanza Viva aseguró que en cáncer la no continuidad de un tratamiento y la falta de oportunidad en la atención producen recaídas tempranas y muertes prematuras.

“Se supone que en este país el cáncer es una prioridad, pero lo que vemos es todo lo contrario, sobretodo en entidades como Medimás, que vulneran los derechos de los pacientes. No podemos esperar a que los temas administrativos y económicos se solucionen para tener atención, sobre todo cuando está de por medio la vida y la salud”, enfatizó.

Aunque en su momento y tras diversos mecanismos legales interpuestos Medimás respondió a los requerimientos de cada una de las pacientes, los esfuerzos no dieron frutos positivos.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad