martes 21 de mayo de 2019 - 12:00 AM

Empas da solución al tratamiento de aguas residuales, pero se queda corta

A pesar de los esfuerzos que la Empresa Pública de Alcantarillado de Santander ha venido realizando para mejorar la calidad del agua tratada que se vierte al río de Oro, Bucaramanga aún no tiene garantizado el tratamiento del 40% de su población ubicada en la zona norte y suroriental.

Si bien la Empresa Pública de Alcantarillado de Santander, Empas, adelanta desde hace varios años un proceso de ampliación y modernización con la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales de Río Frío, en poco se estaría beneficiando Bucaramanga.

Solo el 11% de la ciudad, que corresponde a la zona sur, conduce las aguas negras a esta Ptar, hasta donde también las lleva Floridablanca.

Por esta razón, la capital santandereana requiere con suma urgencia la construcción de la Ptar Río de Oro, que se cotizó por el orden de los $250 mil millones. Con esta infraestructura, se atendería el 40% de la población, correspondiente a la zona norte y suroriental. Entre tanto, las aguas residuales generadas diariamente allí continúan vertiéndose directamente al río de Oro sin ningún tipo de tratamiento, causando un impacto ambiental.

El 49% restante del territorio bumangués se atiende mediante estructuras de vertimientos, donde solo se logra la remoción de carga orgánica, mediante un tratamiento no convencional. Parte de estas estructuras se incorporarían en una segunda etapa de lo que sería la Ptar Río de Oro.

Obras complementarias

Consecuencia de este mal manejo de las aguas servidas, expertos justifican los olores ofensivos que se sienten en el área metropolitana.

Sin embargo, la Empas asegura que no ha escatimado esfuerzos para solucionar el problema desde su competencia. Por esta razón, en la Ptar Río Frío se adelantan obras relacionadas con la etapa II, fase 2 del reactor Uasb 5 (Reactor Biológico de Flujo Ascendente) que, una vez opere, permitirá ampliar la capacidad de tratamiento primario de la Planta en 1.000 litros por segundo.

Lea también: Mal manejo de aguas residuales, el causante de olores ofensivos en el área metropolitana

Lo que quiere decir que se logrará realizar el tratamiento del total del caudal que ingresa a la Planta, así como la incorporación de los caudales aportados por las áreas de expansión urbana de Floridablanca, Valle de Menzuly y zona norte de Piedecuesta que serán entregados al interceptor que se encuentra en construcción.

La ingeniera Ruth Ardila, subgerente para el tratamiento integral de aguas y residuos, explicó que “junto con el primer tren de tratamiento aerobio se mejorará la calidad del afluente para dar cumplimiento a la resolución 631 de 2015, es decir, el agua que sale de la planta sale con una mejor calidad”.

Este proyecto tiene un costo cercano a los $2.500 millones, con un plazo de ejecución de cuatro meses. Se prevé que después de mitad de año se termine.

Sin cultura ciudadana

Vanguardia pudo establecer que pese a estos esfuerzos, el problema relacionado con la afectación de los cuerpos de agua en el área continuaría, teniendo en cuenta que existen sectores subnormales en lo que es no es viable ni siquiera como solución sanitaria brindarle conexión al sistema de alcantarillado.

A eso se suma que industrias efectúan descargas ilícitas a quebradas y ríos.

“Las cargas industriales son altas. Una descarga industrial puede tener 15.000 miligramos por litro, la incidencia de esa carga es mucho más alta que una agua residual doméstica que puede ser de 370 miligramos por litro”, subrayó Ardila Jaimes.

En ese sentido se requiera que la gente sea consciente de esta situación y haga el reporte a las autoridades competentes.

Lea también: El 47,4% de las aguas negras del área van a los ríos

Beneficios reactor Uasb 5

Con las obras complementarias del reactor Uasb 5 se generarán los siguientes beneficios:

-Mejoramiento de la calidad del agua tratada que se vierte al cuerpo receptor que es el río de Oro.

-Reducción de la carga contaminante vertida a la corriente hídrica, mejorando la calidad de agua y de las condiciones de salubridad.

-Reducción de gases efecto invernadero.

-Reducción de los olores ofensivos que los sistemas anerobios generan.

-Aprovechamiento del biogas para generar energía y aprovecharla en los diferentes procesos que se adelantan en la Ptar Río Frío.

-Mejoramiento de la calidad del abono que sale como subproducto del tratamiento de las aguas.

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad