miércoles 13 de febrero de 2019 - 12:00 AM

Hay nuevos actores armados reclutando niños en Santander

Aunque Santander no tiene registros oficiales de menores de edad reclutados para la guerra en 2018, defensores de derechos humanos afirman que en el departamento sí existe reclutamiento de niños y adolescentes por parte de grupos delictivos.

Organizaciones delincuenciales, dedicadas al microtráfico, al hurto y a la extorsión, se convirtieron en los nuevos actores armados que ejercen el reclutamiento de menores de edad en territorio santandereano. Así lo denunciaron ayer defensores de derechos humanos.

Aunque las autoridades aseguran que desde 2011 no se conocen en Santander casos de infantes reclutados en el marco del conflicto interno, funcionarios de la Gobernación de Santander admiten que las agrupaciones dedicadas al comercio de sustancias psicoactivas representan en la actualidad un gran “riesgo” para niños y adolescentes.

Si bien en la región no existe reclutamiento de menores por parte de guerrillas y paramilitares, como sí está ocurriendo en Norte de Santander, Valle del Cauca, Antioquia, entre otros departamentos, en territorio santandereano el crimen organizado está captando la atención de la población de infantes y adolescentes para engrosar sus grupos delictivos.

Lea también: Siete niños en Santander lograron huir de las filas de grupos armados ilegales

Tal información se dio a conocer por parte de entidades oficiales y de Organizaciones No Gubernamentales, durante la conmemoración del ‘Día Internacional Contra el Reclutamiento Ilícito de Niños y Adolescentes’.

“Tenemos que pensar en los nuevos actores delincuenciales que están llegando a las urbanidades. Ya no hay que pensar solo en el conflicto armado, sino cómo está mutando el delito y cómo los niños son vulnerables a esta transformación del reclutamiento”, informó Ronald García, coordinador de la Agencia para la Reincorporación y la Normalización, ARN.

García afirmó que los menores con edades entre los 12 y 15 años son “quienes son reclutados con mayor frecuencia”.

¿Con qué fin?

Miembros de la ONG santandereana ‘Compromiso’, afirman que actualmente los grupos delincuenciales que operan en la región suelen instrumentalizar a niños y adolescentes en actividades relacionadas con la fabricación y tráfico de estupefacientes.

Algunos menores son usados como ‘mulas’, para transportar la droga entre los municipios de Santander y desde o hacia otras regiones del país. Otros infantes son utilizados para promover la venta directa de psicoactivos.

Tal afirmación, según esta ONG, se refleja en las cifras oficiales de menores de edad que fueron detenidos durante 2018 a raíz de la comisión de diversos delitos. Según datos del Sistema de Responsabilidad Penal para Adolescentes, el año pasado en Santander 941 jóvenes fueron privados de la libertad.

La información señala que el 36% incurrió en el delito de tráfico, fabricación o porte de estupefacientes; un 29% en hurto simple y un 9% en hurto calificado. Es decir, el 74% de los adolescentes detenidos en 2018 tenía alguna relación con el crimen organizado.

Lograr efectividad en la comisión de delitos, sin llamar la atención o despertar la sospecha de autoridades, y burlar las penas que se imponen para aquellos delincuentes que ya alcanzaron la mayoría de edad, son algunas de las razones del reclutamiento de menores por parte de organizaciones criminales.

Según Mercedes Castillo Ardila, defensora de derechos humanos y asesora de la ONG Compromiso, “el Estado debe ponerle mucha atención a esta nueva problemática, porque la población infantil ya está asumiendo las consecuencias en la demanda del consumo de drogas”.

“No se puede bajar la guardia en la acciones de prevención, ya que el riesgo de reclutamiento en menores es real. Hay que afianzar las rutas y sistemas de atención a la niñez, además de brindar oportunidades para el progreso de esta población en los diferentes hábitos: educación, cultura, proyecto de vida, entre otros”, agregó Castillo Ardila.

¿Cómo los reclutan?

La asesora de ‘Compromiso’, quien completa más de 17 años ejerciendo como defensora de derechos humanos, indicó que en la mayoría de los casos que ha conocido los infantes suelen ser abordados con falsas promesas sobre mejoramiento de sus condiciones de vida o prosperidad económica.

Según Castillo Ardila, “los grupos delictivos aprovechan que en muchos hogares se comete maltrato contra los menores, y los embaucan con promesas de mejor vida. En otras familias hay problemas económicos, y les pintan la idea de que se van a enriquecer”.

“También existen las amenazas para presionan al infante, y son muy pocos los casos en donde los niños o adolescentes acceden por convicción ideológica o política. En todos estos casos se trata de reclutamiento forzoso, ya que los menores resultan engañados y persuadidos”, agregó.

¿Qué se gestiona?

Andrés Fandiño, secretario del Interior de Santander, informó que su despacho vigila y atiende de cerca esta problemática, y que fruto de estas acciones ya se tienen identificados nueve municipios en donde existe un “riesgo superior” por reclutamiento de menores.

Bolívar, Rionegro, Barrancabermeja, El Playón, Puerto Wilches, Simacota, Sucre, San Vicente de Chucurí y Sabana de Torres, son las municipalidades referidas. Según el funcionario, desde esta semana se emprendió una campaña de prevención al respecto, que tendrá especial foco en los municipios enunciados.

“Procuraduría, Defensoría del Pueblo, Policía, Ejército y Gobernación, nos unimos para emprender acciones en cada rincón del departamento, especialmente en comunidades y colegios. Dicha labor inició este martes, en San Vicente de Chucurí”, informó Fandiño.

El Secretario del Interior también aseveró que “estamos dando una lucha incansable, las 24 horas todos los días, para combatir y contrarrestar el microtráfico. Buscamos desmantelar todas esas organizaciones que quieren corromper y abusar de nuestros niños y adolescentes”.

La Secretaría de Educación de Santander indicó que hace un estricto seguimiento de los menores matriculados en colegios oficiales, con el fin de identificar a escolares que posiblemente dejen de acudir a las aulas y así prevenir que deserten del sistema educativo.

“Uno de los efectos del reclutamiento es la deserción escolar. En el último año pasamos de tener un índice de deserción del 3,5%, y bajamos hasta el 2,7%. A la fecha tenemos 135 mil estudiantes matriculados, y buscamos que esta misma cantidad culmine el actual periodo escolar”, señaló tal dependencia.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad