sábado 09 de diciembre de 2023 - 4:27 PM

La dura experiencia de un niño quemado con un líquido hirviente en Santander

Durante la temporada decembrina se incrementan los casos de personas, especialmente menores de edad, que resultan quemados tras entrar en contacto con sustancias calientes que se encuentran en cocinas y en fogones de leña.
Compartir

En 2017, una familia del área metropolitana de Bucaramanga tuvo una amarga experiencia con los líquidos hirvientes.

Un niño de dos años y medio, cuyos padres debían dejarlo al cuidado de los abuelos maternos mientras trabajaban, resultó con quemaduras de segundo y tercer grado en su rostro, brazos, estómago y piernas.

Vea también: Video: Cicatrices en el alma: el drama de dos quemados en Santander

El día del accidente, cerca de las 6:00 p.m. los cuidadores del niño colocaron una olla con agua en una estufa para preparar el caldo que cenarían aquella noche. Mientras el abuelo de menor estaba en la cocina partiendo fruta para darle, el niño salió corriendo, se tropezó y sus manos cayeron en los fogones.

“El niño se agarró de las rejillas de la cocina y el agua de la olla le cayó encima de su cuerpo”, narró el padre del pequeño.

$!La dura experiencia de un niño quemado con un líquido hirviente en Santander

El niño fue llevado de urgencia a la Clínica San Luis de Bucaramanga pero por la gravedad de sus heridas tuvo que ser remitido a la Unidad de Quemados del Hospital Universitario de Santander.

Durante cerca de 25 días el pequeño permaneció en una Unidad de Cuidados Intensivos con un tratamiento doloroso para tratar sus quemaduras y combatir varias bacterias que lo atacaron durante el proceso.

Le puede interesar: Preparan plan para atender incendios forestales en Floridablanca y Girón

Luego de luchar por su vida y ser dado de alta, el niño recibió curaciones durante seis meses y tuvo que permanecer durante cerca de un año alejado del sol, además del golpe psicológico que le produjeron sus cicatrices.

Cuando sus compañeros de clase preguntan por las marcas que lleva en su piel, el niño les contesta: “Me quemé porque los niños no deben estar en la cocina”.

$!La dura experiencia de un niño quemado con un líquido hirviente en Santander

Esta pequeña víctima de líquidos calientes cumplió nueve años y cursa cuarto grado. Sus padres hicieron un llamado a que los adultos estén muy pendientes con los menores de edad cuando hay elementos hirviendo en la cocina o cuando se asiste a los llamados ‘paseos de olla’.

Para el coordinador de la Unidad de Quemados del Hospital Internacional de Colombia, Carlos Enrique Ramírez, “el dolor de una quemadura se siente 24 horas al día. Hay quemados que sufren mucho, les duele hasta respirar. No obstante, el dolor del alma es mucho más intenso porque la parte psicológica se derrumba completamente, no sólo el paciente porque se ve desfigurado sino también su familia porque sufre por verlo en estas condiciones”.

Alerta en las festividades

$!La dura experiencia de un niño quemado con un líquido hirviente en Santander

El cabo Carlos Julio Portilla, supervisor de Operaciones del Cuerpo de Bomberos de Floridablanca, indicó que durante la temporada decembrina se aumenta el consumo de alimentos fritos y de comidas calientes pero también el número de quemados por accidentes o mala manipulación de aceites o agua caliente.

Portilla dijo que la mayoría de víctimas son niños o adolescentes que, llevados por la curiosidad, se acercan a estos elementos y terminan con graves quemaduras.

Lea también: Alertan alto riesgo de incendios forestales en 17 municipios de Santander

Las llamadas de emergencia por estos casos se aumentan. “En la temporada de fin de año hacemos énfasis en las recomendaciones de no descuidar las cocinas, alejar a los menores de las mismas, verificar que las conexiones de gas estén en buenas condiciones y que los recipientes que contengan aceites calientes estén protegidos ante la volatilidad de este elemento”, explicó el supervisor de Operaciones del Cuerpo de Bomberos de Floridablanca.

Precisamente, durante estos días, los bomberos desarrollan charlas de prevención con la comunidad de la zona y turistas del embalse de Topocoro para que eviten hacer fogatas en los denominados ‘paseos de olla’.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Image

Comunicador social - periodista egresado de la Universidad Autónoma de Bucaramanga. Llega a Vanguardia en el 2012 al equipo web, trabajando en temas de movilidad e infraestructura. Ganador del premio departamental de periodismo Luis Enrique Figueroa en la categoría mejor trabajo audiovisual para Internet, en los años 2016 y 2021 y del Premio Silvia Galvis 2021.

@milvelosa

mvelosa@vanguardia.com

Lea también
Publicidad
Publicidad
Noticias del día
Publicidad
Tendencias
Publicidad
Publicidad