jueves 12 de septiembre de 2019 - 6:00 AM

La Ruta del Misterio: La belleza inexplorada de Betulia, la ‘niña blanca’ de Santander

Betulia es un bello pueblo de Santander conocido como ‘la niña blanca’. Sin embargo, debido a los múltiples secretos, enigmas y misterios que esconde, bien podría llamarse ‘la niña misteriosa’. Este paraíso envuelto entre nubes y rodeado de exuberante naturaleza, se encuentra aislado por el mal estado de su carretera.
Escuchar este artículo

En este lugar el cielo se une con el suelo. La tierra, fuerte y firme, como sus habitantes, se tiñe de múltiples colores que se une con las nubes que bajan en señal de advertencia a aquellos que intentan perturbar la paz y la tranquilad de este territorio habitado hace cientos de años por tribus indígenas.

Betulia, cuentan algunos de sus habitantes, se encuentra aislada y olvidada. Han pasado incontables administraciones y gobiernos, pero nadie se ha preocupado por acercarla, por facilitarle el camino a aquellos que desean visitarla y descubrirla.

En Santander hay pueblos bellos, misteriosos, secretos; con múltiples mitos y leyendas. Pero Betulia, es quizás uno de los pocos que reúnen todas estas características.

Esta tierra, aparte de verse envuelta entre nubes y naturaleza, está cubierta de múltiples fenómenos, lugares e historias, que para sus habitantes, están llenas de misticismo y es motivo de orgullo contarlas a quienes ‘sin miedo’ se atreven a llegar hasta el pueblo.

Le puede interesar: La Ruta del Misterio Santander: El ‘seminario del diablo’ en Servitá

$!La Ruta del Misterio: La belleza inexplorada de Betulia, la ‘niña blanca’ de Santander

‘La niña misteriosa’

A Betulia la llaman ‘la niña blanca’ por múltiples razones. Cuentan sus pobladores que el sustantivo ‘niña’ se le acuñó porque nunca creció, no logró un desarrollo debido al aislamiento y al olvido en que la dejaron. Por otro lado, el adjetivo ‘blanca’ hace referencia a las nubes que rodean la zona y las fachadas de la iglesia y las casas, que por mucho tiempo tuvieron este color.

Sin embargo, bien podría llamarse ‘la niña misteriosa’, porque su tierra, su aire, el agua que la baña, e incluso sus personas, a quienes llaman los ‘traganubes’, están llenos de enigmas.

Mientras nos vamos acercando por la carretera que de Zapatoca conduce a este maravilloso pueblo, se hace evidente todo lo que cuentan de él. Su tierra, arenosa pero firme, se pinta de múltiples colores. Por un lado podemos ver un ecosistema árido y desértico y por el otro uno lleno de fauna y árboles, sobre todo, altos pinos, cuyos bosques son abundantes en la zona y le dan ese toque lúgubre y misterioso.

Desde antes de llegar al pueblo se puede apreciar la extraña abundancia de nubes, pero estas son visibles únicamente a las afueras, en las veredas cercanas, ya que por alguna razón desaparecen en el casco urbano.

Su altura es mucho menor que ciudades como Bogotá y Tunja, pero a diferencia de estas, Betulia siempre tiene nubes, no importa si hace calor, si hace frío, si llueve o hace sol. Esto se observa con más detalle en el llamado ‘Salto blanco’, una caída de agua de casi 500 metros de profundidad que se encuentra prácticamente seca y era considerada un lugar sagrado por las tribus aborígenes que habitaron estos terrenos.

$!La Ruta del Misterio: La belleza inexplorada de Betulia, la ‘niña blanca’ de Santander

El cementerio indígena

A unos cuantos metros del ‘Salto blanco’, convertido en un impresionante acantilado, se encuentran los restos arqueológicos de lo que fue un cementerio indígena. No se sabe con exactitud a qué tribu pertenecía, pero por su ubicación, lo más probable es que fuera del pueblo yariguí.

El terreno es una zona verde donde hay múltiples círculos cubiertos con piedras, las cuales protegían las tumbas de saqueadores. Esto, por supuesto, no fue impedimento para que ‘el letargo’ en el que se encontraban los indígenas enterrados fuera profanado. Muchos han sido los que han llegado a saquear las tumbas en busca de riquezas. En el terreno, dicen, habría cerca de 200 sarcófagos de este tipo.

$!La Ruta del Misterio: La belleza inexplorada de Betulia, la ‘niña blanca’ de Santander

En el lugar, la atmósfera es misteriosa y demasiado tranquila. Dicen que las almas de quienes estuvieron y todavía se encuentran enterrados allí son muy delicadas, no les gusta que el sitio sea alterado. Por eso, apenas llega algún turista, las nubes empiezan a bajar. Otoniel Plata Prada, capataz de la finca nos invita a que gritemos, pues entre más ruido se haga, más rápido aparece la nube.

Le puede interesar: La Ruta del Misterio en Santander: Los vestigios de la Batalla de Palonegro

Por muy raro que parezca, gritamos, y en cuestión de minutos las nubes bajaron y se mezclaron entre nosotros. Algo aterradoramente mágico.

“Esto tiene casi dos metros de profundidad y un metro de ancho; al cavar, llegaban hasta el fondo y hacían una abertura de tal manera que la persona cupiera perfectamente en posición fetal. Lo enterraban con sus pertenencias, porque la creencia era que ellos hacían un viaje. Luego la tapaban con una piedra y ponían la capa de tierra y piedras encima”, explicó Plata Prada.

$!La Ruta del Misterio: La belleza inexplorada de Betulia, la ‘niña blanca’ de Santander

La creencia era que ellos provenían del vientre materno, pero finalizaban en el vientre de la madre tierra.

Muchos son los relatos que se cuentan sobre los lamentos y gritos que en ocasiones se oyen en la zona. Múltiples personas creen que esto se debe a que los indígenas reclaman su tierra, están tristes y molestos por el daño que el hombre le hace a la naturaleza.

“Yo los he escuchado, se sienten ruidos, como idiomas extraños, pareciera que estuvieran molestos. Cuando yo entro al sitio, ellos se van calmando”, relató Plata Prada.

Halo de luz ‘mágico’

Otra de los extraños acontecimientos que se presentan en el lugar es la antelia o halo de luz que se produce en torno al sol y solo sucede entre las 3:00 y las 5:00 de la tarde.

Este fenómeno meteorológico, se muestra como un efecto óptico donde se aprecia un anillo de múltiples colores al rededor del sol. Aunque con las condiciones adecuadas se puede presentar en cualquier lugar del mundo, usualmente aparece en sitios extremadamente fríos. Además, los registros visuales de algunos pobladores muestran que en el interior del sol se puede ver una figura humana.

“Esto se forma como homenaje a nuestros antepasados indígenas. La figura que se puede ver es el propio reflejo de uno”, expresó Oscar Pinzón, habitante de la zona.

$!La Ruta del Misterio: La belleza inexplorada de Betulia, la ‘niña blanca’ de Santander

Tierra colores

Metros antes de llegar al casco urbano, se encuentra uno de sus más mágicos y bellos tesoros: ‘el desierto de los siete colores’. Un terreno donde la arena parece pintada con múltiples tonalidades de rojo, naranja, ocre, marrón y amarillo.

En este espacio árido, la erosión le abrió paso a diversas montañas con figuras de mujer. Cuentan que esta es la madre naturaleza, que quiere levantarse y vengar el daño que hemos hecho.

“Han pasado muchos años y esto no se ha acabado. A pesar de que aquí vienen motos y niños a pisarla, su forma no se pierde. Un amigo geólogo nos dijo que esto no tenía explicación, porque después de que tanta gente le pasa por encima, sigue intacta”, dijo Euclides Gómez, habitante de Betulia.

Pasos más adelante, nos encontramos con uno de los tantos bosques de pino que se encuentran en la región. Caminamos por este terreno silencioso, tranquilo y cubierto por cientos de hojas que están en el piso y que ahora son marrones.

$!La Ruta del Misterio: La belleza inexplorada de Betulia, la ‘niña blanca’ de Santander

La cueva

Bajamos hasta llegar a ‘La Cueva de la Reina’, una caverna mística y escondida. Como su ubicación no es muy visible, cuentan que era el sitio escogido por los indígenas para protegerse de los españoles en tiempo de colonia.

Para ingresar, hay que hacerlo agachados, metros después ya podemos ponernos en pie. Hay que tener cuidado donde se pisa, el agua de la superficie se filtra, forma pequeños charcos y moja las piedras que quedan ‘resbalosas’.

En el lugar reinan las tinieblas, la humedad, los animales y el suspenso. Dicen que una vez, unos turistas se perdieron mientras la exploraban, porque todavía no se sabe hasta dónde llega y qué más se puede encontrar.

$!La Ruta del Misterio: La belleza inexplorada de Betulia, la ‘niña blanca’ de Santander

Al salir, la noche ha caído sobre Betulia, los fuertes vientos rompen con la tranquilidad y congelan nuestros cuerpos.

Así concluye nuestro paso por esta ‘niña’ hermosa, que nos encantó con su magia, sus lugares, sus paisajes, su misterio y sus historias. Desde aquí, a lo lejos se observa Bucaramanga, iluminada por algunos rayos, adulta e imponente en comparación con esta pequeña que pocos conocen.

Texto: Danilo Prada Álvarez

Vídeo: Milton Velosa Araque

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad